Retail - Consumo

Más de la mitad de las familias consumen menos pescado por la subida de precios

  • El 33% recurre a conservas y el 18% a ultraprocesados como alternativas a los alimentos frescos

El progresivo encarecimiento de los alimentos en los últimos 12 meses ha impactado directamente sobre la calidad de la cesta de la compra de los hogares españoles, donde más de la mitad (50,9%) han reducido el consumo de pescado y el 80% reconoce haberse visto obligados a comprar productos de menor calidad.

Los resultados de una encuesta realizada a casi 5.000 familias durante el mes de diciembre por Facua-Consumidores en Acción, revelan que una cuarta parte de las familias (25,2%) han reducido la compra de verduras y hortalizas frescas; una tercera parte (29%) la de fruta fresca; un 23,3% la de lácteos; el 28,5%, la de pollo; el 37,4% la de carne de cerdo y el 55,5% la de ternera.

Como alternativa a estos frescos, el 43,3% de los encuestados ha optado por el congelado para sustituir total o parciamente la compra de pescado fresco y el 18,1% lo ha hecho en el caso de la carne. El 33% ha sustituido los frescos por conservas mientras que el 19,8% ha recurrido a los ultraprocesados, cuya frecuencia de consumo ha de entre uno y tres días en semana ha aumentado más de cinco puntos porcentuales hasta al 17,9% en el último año.

El porcentaje de encuestados que no ha tenido que sustituir la compra habitual de algún alimento por otro de inferior calidad se sitúa en apenas un 22,4%. La categoría más afectada por esta compra alternativa de menor calidad ha sido, de nuevo, el pescado, con un 15,6% de familias que reconocen comprar especies más baratas. En el caso de las carnes, el porcentaje es del 12,7%. Ambas categorías han quedado fuera de la rebaja temporal del IVA anunciada ayer en el precio de los alimentos.

El elevado precio de los alimentos también ha impactado directamente sobre la frecuencia de consumo de estas dos categorías de alimentos, con el pescado como mayor damnificado. Así, el porcentaje de hogares que lo consumen de una a tres veces por semana ha pasado en un año del 60,5% al 41,2%; del 8,6% al 3,6% en los que lo consumían cuatro o más días a la semana; y del 4,7% al 10,1% en el caso de los que no lo prueban ni una vez al mes.

El descenso también ha sido significativo en la frecuencia de consumo de la carne de ternera, que ha pasado en el último año de consumirse de uno a tres días en semana del 28,7% al 14,7%. Este descenso ha sido del 40,8% al 28,7% en el caso de la carne de cerdo y del 61,6% al 51,3% en la carne de pollo. En el caso de la las verduras y las hortalizas frescas, las familias que han pasado de consumir de cuatro a siete días en semana han pasado del 58,3% al 42,9% en 2022, según Facua; mientras que, en la fruta fresca, ha descendido del 78% al 59,2%. La frecuencia de consumo de lácteos también se ha visto afectada con un descenso del 75,6% al 62,1% entre las familias que lo hacía entre cuatro y siete días a la semana.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud