Retail - Consumo

Los súper tienen un margen del 2,6% y el impuesto lo bajaría un punto más

  • Makro, Alimerka y Froiz tiene un margen de rentabilidad inferior al 2,62%

El impuesto del 33% a los supermercados que reclama Podemos dejaría a las principales cadenas con un margen de rentabilidad del 1,7%, lo que supone casi un punto porcentual menos frente al 2,6% actual. Pero es que hay incluso algunas empresas como Dia, Costco o Aldi que tuvieron números rojos en 2021. Una tasa reduciría así la libertad de maniobra de las empresas en caso de incremento de los costes y, a su vez, repercutiría en el beneficio final.

De las 20 grandes cadenas analizadas por elEconomista.es, solo ocho tiene un margen de rentabilidad por encima de la media. Este es el caso de Uvesco, con un 6,73%, seguido de Gadisa, con un 6,36%. Coaliment también cuenta con un margen bastante elevado, en concreto de un 4,90%, mientras que el de Carrefour es algo menos del 4%. La cadena alemana Lidl, por su parte, se acercaba más a la media con un 2,94%. Ahorramás y Bon Preu no han presentado aún las cuentas de 2021, pero el año anterior sus márgenes eran del 5,86% y el 3,73% respectivamente.

Más de la mitad de las grandes cadenas de distribución tienen además un margen inferior al 2,62%. Así, las cadenas con menores márgenes son Makro, con un 0,18%; Alimerka, un 1,04%; Froiz, un 1,47% y Dinosol y Family Cash, con un 1,92% cada uno. Con un margen cercano a la media están Consum (2%), Eroski (2,18%) y Mercadona (2,45%). Además, con datos de 2020, Covirán tenía un margen de distribución del 0,42%. Además, Mercadona, tan criticado por el portavoz de Podemos alegando que había obtenido unos beneficios de casi 700 millones de euros, tendría un margen de solo el 2,45%.

Reducción de beneficios

Si se aplicara el impuesto que propone Podemos, los beneficios se reducirían y por tanto el margen de beneficios sobre ventas. Así, el total de los beneficios de 2021 de estos supermercado fue de 1.406 millones de euros y con la nueva tasa se quedarían en 942 millones. Solo ocho cadenas seguirían teniendo un margen superior al 1,7% en el caso de que se aplicara la tasa.

Los supermercados, que ya partían con un margen inferior serían los más afectados. Makro se quedaría con un 0,12% para hacer frente a una posible subida de los costes. Algo similar le ocurriría al supermercado Alimerka, que vería su margen reducido hasta un 0,70% cuando a cierre de 2021 era de un 1,04%. La gallega Froiz, por su parte, no llegaría ni al 1%, mientas que Dinosol y Family Cash tendrían un margen del 1,28%. Asimismo, Mercadona y Consum verían reducido su margen hasta un 1,64% y un 1,42% respectivamente.

Caos en el seno del Gobierno

El gravamen sigue causando controversia y división dentro del Gobierno. Como ya adelantó esta semana este periódico, los ministerios de Economía, Industria y Comercio y Agricultura han rechazaron de forma tajante la nueva tasa insistiendo en que las grandes cadena de distribución alimentaria trabajan con márgenes muy estrechos y no tienen beneficios extraordinarios.

Por ejemplo, la vicepresidente primera del Gobierno, Nadia Calviño, distribución claro que no es lo mismo la distribución que la banca o la energía. Además, el director general de Política Comercial en el ministerio de Industria, Juan Francisco Martínez, aseguró ya el mes pasado que el Gobierno no apoyaría un impuesto a la actividad de la distribución similar al de la banca. El ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, ha reconocido que los márgenes que tienen las empresas de la distribución son muy estrechos y un coste añadido podría provocar que estas empresas entraran en números rojos.

A este carro se ha sumado la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, asegurando que desde la cartera no se plantean ninguna medida fiscal adicional, aunque si que están en vías de negociación con el sector de la distribución para evitar el alza de los precios. La ministra no ha querido dar más avances respecto a este tema y, simplemente, se limitó a señalar que se están planteando diversos escenarios para reducir la inflación en la cesta de la compra.

Desde el ministerio de Hacienda aseguran que dentro de unos días presentarán la medida que, según ellos consideran, mejor se adaptará a su objetivo principal. La propia Montero ha reconocido que después de que la subida del IPC se redujese hasta cuatro puntos porcentuales durante los últimos cuatro meses, hasta el 6,8%. El Gobierno quiere ahora poner el foco en la cesta de la compra, que es la que está tirando de la inflación, pero por ahora se desconoce qué medidas adoptará al respecto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud