Política

Ximo Puig cobra dividendos de un periódico al que 'riega' de publicidad

  • El presidente ganó 5.800 euros como accionista de 'Mediterráneo' en 2017
  • Ese mismo año el 'Consell' puso publicidad en el medio por 260.000 euros
  • El grueso, 220.000 euros, los aportó directamente el área de 'Presidencia'
Ximo Puig. EFE
Valencia

El presidente de la Generalitat Valenciana cobra dividendos de un diario al que riega de publicidad institucional. Así se desprende de las cuentas depositadas por Pecsa, la empresa de El Periódico Mediterráneo en la que Ximo Puig es accionista con cerca de un 1,2% del capital. En concreto, la firma repartió en 2017 -su último ejercicio auditado- un dividendo entre sus accionistas de 504.000 euros, de los cuales a Puig le correspondieron algo más de 5.800, tal y como comunicó él mismo en su declaración de bienes de ese año.

Se da la circunstancia de que se trata de un medio de comunicación que recibe un importante porcentaje de sus ingresos publicitarios de la administración pública valenciana. En concreto, según las cifras de promoción institucional aireadas en el portal de transparencia de la propia Generalitat, El Periódico Mediterráneo facturó al Gobierno autonómico un total de 261.397 por publicidad de la administración de Ximo Puig publicada tanto en el diario impreso como en su edición online. Esta cifra representa el 6,2% del total de sus "ventas de publicidad", según los 4.203.983 euros que declara la empresa haber ingresado por este concepto en sus cuentas de 2017.

Otro dato llamativo es que el grueso de la publicidad institucional contratada por la Generalitat con Mediterráneo la concentra Presidencia, el departamento del propio Puig. Se trata de un total de 223.620 euros de los mencionados 261.397, que frente al total de "ventas de publicidad" declarado por la empresa ese año supone el 5,3%.

Conflicto de intereses

En resumen: más del 6% de los ingresos publicitarios de Mediterráneo procedieron de dinero público del Gobierno de Ximo Puig, y en concreto un 5% llegaron directamente del área del propio presidente, a su vez accionista del medio. Todo mientras, en sentido inverso, su condición de socio al 1,2% le reportó, a título particular, unos dividendos de 5.800 euros ese mismo ejercicio.

Tal circunstancia ahonda en el conflicto de intereses en el que se halla inmerso el dirigente por simultanear su condición de accionista de un periódico con la de máximo representante de la administración pública valenciana, un conflicto que se ha agravado este año con una 'quita' de 1,3 millones aplicada a la deuda de la propia empresa por parte del banco público valenciano (IVF).

La administración valenciana perdonó este importe en el marco de una gran operación por la que cambió de manos el paquete del 85% mayoritario en Pecsa, adquirido por Prensa Ibérica al tomar el control de Grupo Zeta. Con este cambio de accionista de referencia en Pecsa el presidente Ximo Puig se ha convertido en socio del mayor grupo mediático valenciano y el que más recibe en publicidad institucional. El total que captó Prensa Ibérica el pasado 2018 fue de 1,7 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0