Política

Nieto culpa a los Mossos de que el reférendum del 1-O finalmente se celebrara

  • Nieto era 'número dos' de Interior junto a Zoido durante el 20-S y el 1-O

El que fuera número dos del Ministerio de Interior José Antonio Nieto Ballesteros protagonizó este lunes un duro interrogatorio con el abogado Xavier Melero, que representa al exresponsable de Interior de la Generalitat Joaquim Forn, y acabó afirmando que "si los Mossos hubiera dejado claro que iban a cumplir el mandato judicial, no se hubiese celebrado el 1 de octubre", y por tanto no habría habido enfrentamientos con la ciudadanía. En Directo | Última hora y reacciones del juicio al procés en Cataluña.

El ex secretario de Estado de Seguridad, mucho menos cómodo que en su declaración a la Fiscalía y a las acusaciones, aseguró que "no es cierto que no se atendieran los requerimientos de los Mossos", cuando pidieron ayuda a otros cuerpos. El letrado aseguró que Interior sólo atendió 12 de 112 requerimientos de la Policía autonómica.

"Las actuaciones se llevaron en una determinada circunstancia", trató de explicarse, "se evidenció que no había un objetivo común entre Policía y Guardia Civil y Mossos d'Esquadra porque no se actuaba para impedir el referéndum, sino para legitimarlo", recoge Servimedia.

El interrogatorio de Melero comenzó por cuestionar que la carta de Forn respondiendo a una anterior de Interior sobre las manifestaciones "tumultuarias" del 20 de septiembre asumierá esa palabra como descriptiva de lo sucedido ante la Consellería de Economía. Nieto admitió que Forn negó esa naturaleza "tumultuaria" en su misiva, en la que negaba también la existencia de actos violentos. "¿Sabe cuántas detenciones se produjeron en esa reunión tumultuaria?", preguntó el letrado. "No", respondió Nieto, a lo que Melero le desveló: "Ninguna".

El interrogatorio del letrado estuvo dirigido a demostrar que no hubo actos de violencia entre los manifestantes y asistentes al referéndum del 1-O y a que las intervenciones policiales fueron desproporcionadas. En esa línea, Melero le preguntó por el plan de actuación de los Mossos, ya corregido por petición de la Fiscalía del 29 de septiembre en el que se incrementaba el dispositivo de agentes para el día del referéndum.

Nieto aseguró no haber visto el documento en el que los Mossos destinaban 7.600 agentes en vez de los 5.800 previstos inicialmente, por petición de la Fiscalía, que consideró insuficiente ese contingente. Preguntado por el papel del coronel Diego Pérez de los Cobos, como coordinador, dijo que tampoco "tenía conocimiento del informe final" de los Mossos, aunque le constaba que se había "producido un incremento" de efectivos.

El exnúmero dos de Interior reconoció que no vio en ningún momento el plan de actuación del cuerpo autonómico y que lo conoció después. "Todo se ordena y se planifica teniendo en cuenta que el núcleo de la actuación lo tendrían los Mossos", que fue calificado de "insuficiente" por el fiscal jefe del TSJC.

El abogado y el testigo se enzarzaron en varias ocasiones de la declaración. Una de las enganchadas se produjo cuando Nieto afirmó que "el dispositivo de los Mossos el 21-D (día de las elecciones) fue muy superior en hombres y horas al del 1-O". Según dijo, el día de los comicios convocados después de la entrada en vigor del 155 se movilizaron 11.000 mossos, mientras que en el referéndum fueron alrededor de 7.600 agentes.

Melero, por su parte, insistió en que el dispositivo de los Mossos fue el "más potente" de los diseñados hasta aquel momento por el cuerpo autonómico, a lo que Nieto repuso: "Estoy seguro de que no es así. El de 11.600 es superior al de 7.800".

El abogado de Joaquim Forn preguntó después por si el coordinador del dispositivo pidió a los Mossos alguna corrección de las "deficiencias" que se encontraron en su plan. "No es lo mismo coordinar que mandar", aseguró. "Entre las funciones de De los Cobos no estaba exigir ninguna actuación al responsable de los Mossos. Sí reiterar que, con esos efectivos, entendía que el número y la disposición era insuficiente". Y trató de interrogar al abogado, lo que motivó la intervención del presidente de la sala, Manuel Marchena, quien le advirtió: "Usted tiene que responder, no interrogar".

"¿Alguien dio alguna recomendación de naturaleza técnica?", volvió a preguntar Melero en uno de los momentos de mayor incomodidad para Nieto. "Pues no lo sé", respondió finalmente el ex secretario de Estado.

Y el letrado volvió a la carga: "¿Fue un resultado exitoso el cierre del 5 por ciento de los colegios?". "Lo que se consiguió el 1 de octubre es que ningún organismo serio en el mundo, ningún país...", comenzó el exresponsable de Interior, al que Marchena volvió a interrumpir para recordar que el testigo no está en el tribunal para hacer valoraciones de éxitos políticos. "Con 6.000 efectivos se consiguió que lo que ocurrió el 1-O no fuera un referéndum", logró concluir Nieto.

Abundando en la existencia de violencia en los centros de votación, Melero preguntó cuántas detenciones se produjeron el 1-O. "Creo que no llegó a una decena", respondió Nieto. A continuación, el letrado le preguntó por cuántos oficiales y suboficiales de Policía y Guardia Civil están siendo investigados por agresiones. Nieto se resistió a dar cifras, pero ante la reiterada insistencia del abogado reconoció: "Hay un número importante de personas que están teniendo que sufrir esa situación. Son varias decenas".

También suscitó controversia el auto de la magistrada Armas cuatro días del 1-O, que dejó sin efecto la instrucción de la Fiscalía en la que se ordenaba precintar los centros de votación. Nieto admitió que dicho auto "introduce una variable y eso supone un cambio" que obligó a su vez a "hacer cambios en el operativo".

El Gobierno de Rajoy ofreció a la Generalitat poder votar el 1-O en calles y plazas para evitar 'centros electorales'

Nieto también reveló que el Gobierno planteó al Govern que el 1-O se pudiera votar "en plazas o lugares abiertos" donde no se vulnerara la orden judicial de impedirlo, pero "no hubo ni el más mínimo gesto de cesión", informa EFE.

En respuesta a las preguntas del fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza, Nieto explicó que así lo manifestaron "todos los miembros del Gobierno de España" a los representantes de la Generalitat en la Junta de Seguridad que se celebró el 28 de septiembre de 2017, en vísperas del 1-O.

Según el exsecretario de Estado, el Gobierno planteó que "si se trataba de evidenciar capacidad e movilización del independentismo", ello "no se iba a evitar", pero lo que no se podía aceptar es que se celebrara "un acto expresamente prohibido, suspendido por el Tribunal Constitucional y luego declarado ilegal".

En ese sentido, apuntó que se planteó que se "simulara" el referéndum "en plazas de municipios o lugares abiertos, donde no se fuera en contra del mandato judicial", pero, añadió Nieto, "no hubo ningún interés y hubo una convicción absoluta de sostener mantener el 1-O".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin