Política

¿De verdad le interesa al PP concurrir a las elecciones bajo la marca España Suma con Ciudadanos y Vox?

  • Ciudadanos y Vox siguen zafándose de la aglutinación que quiere el PP
El líder del PP, Pablo Casado, este lunes. Foto: EFE

España Suma. Así se llama el eje sobre el que el PP quiere que gire el futuro de la derecha política en el país, al menos en el corto plazo. Se trata de una idea que ya ha tenido su proyecto piloto con Navarra Suma: una coalición formada por UPN, PP y Ciudadanos que se presentó a las generales por la Comunidad Foral y a las autonómicas en la región. En su extrapolación nacional, los formantes de la entente serían PP, Ciudadanos y Vox y la intención sería sortear los escollos de la ley lectoral, que castiga, especialmente en provincias pequeñas, la fragmentación en varios partidos de un mismo espacio político.

Aunque no cuenta con un apoyo explícito de todo el PP -especialmente desde algunas 'baronías' autonómicas como la de Alberto Núñez Feijóo en Galicia y la de Alfonso Alonso en el País Vasco- y la idea no ha contado con un desarrollo técnico dentro del partido, Génova no ha dejado de deslizarla desde el 28-A, especialmente en las últimas semanas. Los últimos en defenderla han sido los presidentes andaluz, Juanma Moreno, y castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, este lunes.

Los de Pablo Casado parten de la base de que, con los mismos resultados de abril, una misma lista electoral con los tres partidos, al menos en algunas provincias, permitiría robarle escaños al PSOE -muy beneficiado por el sistema D'Hont en las últimas generales- y, sobre todo, hacerse con el control del Senado, cámara fundamental, por ejemplo, para bloquear una posible mayoría de la izquierda en el Congreso o para activar el artículo 155 de la Constitución de nuevo en Cataluña. De hecho, ya antes de los últimos comicios el PP pidió a Ciudadanos y Vox ir juntos a la Cámara Alta.

Sin embargo, ni los de Albert Rivera ni los de Santiago Abascal han comprado la idea del PP. Ambos partidos se han zafado de la propuesta aglutionadora de Casado argumentando los 'naranjas' -Inés Arrimadas avisó de ello el viernes y Rivera el domingo- que así se pondría a Pedro Sánchez en bandeja una nueva movilización contra la derecha -véase lo ocurrido tras la manifestación de Colón- y Vox que el objetivo de esa alianza es "matarlos". Significativo es que el dirigente de Vox Iván Espinosa de los Monteros abriese tibiamente la puerta a alianzas puntuales el viernes en una entrevista en TVE y al poco saliera a rectificar y decir que no, que nada de nada.

Aunque no utilicen este símil, la desconfianza de Ciudadanos y Vox tiene un claro precedente en lo ocurrido en Cataluña en 2015. En aquella ocasión, viendo que CDC perdía terreno ante ERC a cada convocatoria electoral, Artur Mas pergeñó la lista única de JxCat para diluir una posible pérdida de liderazgo. Aprovechando que en el momento de la confección los convergentes tenían más diputados en el Parlament que los republicanos, Mas se situó en la lista por delante de Junqueras y neutralizó, para dolor de éste último, toda opción de que fuera presidente. De hecho, antes de que la CUP lo enviase a la "papelera de la historia", Mas era el candidato a la investidura, sin ser posible dilucidar si JxCat había tenido más votos de CDC o de ERC.

En este caso, un Casado que salvó por poco el 'sorpasso' con Rivera, aprovechando sus 66 diputados frente a los 57 de Ciudadanos, se situaría teóricamente por delante en la lista y se aseguraría la elección como presidente del Gobierno de ganar su lista sin temor a verse superado por Rivera. La carambola se cerraría con la garantía de que Vox no le restaría voto, como ha ocurrido en la última cita. Harina de otra costal sería un eventual pacto de Gobierno si Ciudadanos y Vox exigiesen ministerios, reproduciéndose la misma problemática que ha habido en varios comunidades autónomas por los reproches entre ambas fuerzas.

Peligrosos precedentes en la izquierda

No obstante, en su defensa de la idea, sobre todo por boca de la portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, el PP parece no tener en cuenta los riesgos de una operación así. En Génova parecen subestimar que el electorado vota distinto cuando tiene ante sí una coalición por más que una de sus fuerzas integrantes sea su opción. El caso más claro se vivió entre 2015 y 2016, cuando Podemos unió a IU esperando el 'sorpasso' al PSOE y la alianza perdió más de un millón de votos respecto a la suma que ambos partidos habían cosechado por separado meses antes. En otro claro precedente, en las elecciones del año 2000 al PSOE y a IU tampoco les funcionó su acuerdo de colaboración -no era una confluencia expresa- al Senado.

De la misma manera, parece obviarse lo cambiante de los estados de opinión y más a la velocidad a la que se producen actualmente. Desde las elecciones, los sondeos arrojan una clara subida del PP en detrimento de una caída de Ciudadanos que permitiría a Casado coger algo de aire y continuar la reconstrucción del partido según sus directrices a la vez que erigirse de nuevo en principal bastión de la oposición en un intento por volver, aunque sea tibiamente, a algo parecido al bipartidismo.

Por el contrario, la alianza de España Suma difuminaría esa creciente distancia que parece imponerse demoscópicamente. Respecto a Vox, de ir en solitario, el PP podría reabsorber parte de su electorado y desactivar la movilización de Sánchez contra una 'derecha unida'. Por contra, en una alianza a tres habría votantes del partido de Abascal que no querrían dar su voto a una lista con Rivera y los suyos, algo que también sucedería en sentido inverso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

El tonto
A Favor
En Contra

En Yecla "10.400 euros de multa por llevar virutas de un porro en el bolsillo" por la ley mordaza. Al Fraude hay que echarlo, pero que no suban los mordazas corruptos

Puntuación -6
#1
Rosi
A Favor
En Contra

Los rojos hacen jili.polleces y nos arruinan. Cuando suben los fachas hacen lo mismo para que no les llamen fachas retrógrados.

Puntuación 8
#2
Antirrojos
A Favor
En Contra

Cualquier pacto será siempre bueno, comparándolo con los rojos, proetarras e independistas. Que sería lo peor que le puede pasar a este país, que llegue a ser gobernado por toda esa casta política. Populismo tenebroso.

Puntuación 2
#3
Antitontos
A Favor
En Contra

4. Buhhh

(otro de los que quieren matar a rojos en guerras civiles que arruinan países)

Puntuación -4
#4
navegante los que se sacrifican por una vivienda merecen un premio no un okupa.
A Favor
En Contra

Al 4, no veo yo hasta dónde he leido que nadie quiera matar rojos, 4 yo creo que hay que documentarse en la guerra quien mató a quien, y antes de la gerra quien mató a quien.

Por ejemplo en el 31 no habia ninguna gerra, y de ahí al 37 con sólo un año de gerra los republicanos se cargaron con nobre y apellidos a unos 250.000.

Al 4, según tú, ¿cómo debian de proceder los familiares de los ejecutados.?

Por ser médicos, por ser curas, por ser católicos, por ser maestro de escuela, por se empresarios, y te recurdo que en ese tiempo se podia ser católico pero pobre, si eras un católico con algo de riqueza eras un firme candidato a tener un percance algo así cómo recibir un tiro en la nuca y terminar en una cuneta.

4 LO DE LA MEMORIA HISTÓRICA DEBE DE SER EN LAS DOS DIRECCIONES ¿NO TE PARECE.?

Puntuación 1
#5