Podcasts

El consumo de frutas en España se hunde mientras sus precios se disparan

  • Cada persona ha comido 28 kilos menos de frutas y hortalizas en el último año
  • Aún así, aumenta el valor debido al encarecimiento de estos productos
  • Muchas decisiones alimentarias se acaban tomando por razones económicas
Una frutería en un mercado.
Madridicon-related

Vivimos en un mundo con opciones alimentarias diversas, casi infinitas, y confusas, en el que hay pocas certezas. Una de esas verdades, sencilla pero constante, es que comer fruta es esencial, para nuestra salud y para nuestro bienestar. Más allá del capricho para el paladar, comer fruta tiene ventajas palpables.

Podemos hablar de su papel en la prevención de enfermedades. O de cómo facilitan una digestión más saludable. Y a pesar de todos estos beneficios, el consumo de fruta en España se está hundiendo, una tendencia que se ha mantenido en el último año.

En concreto, en el último curso, el consumo de frutas y hortalizas frescas se ha reducido en 28 kilos por cabeza, lo que equivale a unos 2,5 kilos al mes. Una tendencia detectada desde hace tiempo, y que continúa, como refleja el informe 'La alimentación mes a mes', elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), y recogido por EFE.

Dicho estudio indica que la caída es genérica en todas las categorías, aunque destaca especialmente la contracción de consumo en la demanda de naranjas y sandías. Únicamente el plátano ha registrado un alza en el mismo periodo.

Sin embargo, el informe no analiza las razones detrás de esta caída, solo recoge los datos. Pero hay una evidencia, y es que el hundimiento del consumo coincide en el tiempo con el alza de los precios. De hecho, basta señalar que los dos productos que más se contraen, la sandía y las naranjas, están entre las que más se han encarecido.

Tan clara es la relación que, mientras el consumo cae, el gasto se ha mantenido al alza en todas las categorías, con la única excepción de los limones, cuyo valor se ha reducido un 5%. En concreto, en cuanto al gasto, el desembolso total de los consumidores en frutas y hortalizas ha alcanzado los 9.328 millones de euros durante los ocho primeros meses del año.

Consumo y precios

Es difícil disociar la caída del consumo del aumento de precios. En general, frutas y hortalizas acumulan meses al alza, lastrados por los efectos climáticos, que han provocado fuertes periodos de sequía, falta de agua, restricciones al riego... Así hemos visto, por ejemplo, cómo el melón y la sandía, durante su temporada, han sufrido episodios de falta de producto, y, por ende, de un importante alza de precios.

Yendo a los datos del IPC, vemos como en septiembre la fruta acumula un alza de precios de más del 9%, mientras que en el caso de las hortalizas la subida supera el 11%.

Estas cifras preocupan profundamente al sector, que además de enfrentarse a la caída del consumo per cápita, también ven cómo han retrocedido las exportaciones, que se han reducido más de un 7% en volumen, aunque, de nuevo, han aumentado un 6% en valor.

Saludable y sostenible

Como conclusión, desde la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex), los datos constatan el continuo descenso del consumo de frutas y hortalizas en los hogares. Cifras que hacen muy difícil que se pueda conseguir el objetivo marcado en la Estrategia de la Granja a la mesa, que pretende promover el consumo sostenible de alimentos, en el camino de facilitar la transición a dietas más saludables y sostenibles.

Al final, a pesar del consenso entre el ámbito científico, el sanitario y el institucional sobre los beneficios del consumo de frutas para la salud, nos encontramos con que muchas personas se ven obligadas a tomar decisiones alimenticias basadas en sus presupuestos limitados. El desafío radica en encontrar soluciones efectivas para hacer que las frutas sean más accesibles y asequibles para todos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud