Podcasts

La sandía y el melón denuncian un boicot a través de WhatsApp: el origen de la polémica

  • El sector acusa a las grande superficies de una campaña de desprestigio
  • Los precios en origen se han estabilizado al fin con el aumento de la oferta
  • Interprofesional exige a la administración apoyo frente a las difamaciones

Indignación en el sector de la sandía y el melón. Los miembros de la asamblea general de la Interprofesional de Castilla-La Mancha han denunciado esta semana la campaña de desprestigio contra estas frutas que, según su criterio, viene inundando desde hace casi un mes las redes sociales y herramientas de comunicación móvil como Whatsapp.

Según han difundido en un comunicado, los profesionales del campo creen que se trata de una campaña orquestada que busca un descenso de los precios en perjuicio de los productores. Todo ello, a través de fuertes movimientos promocionales que han convertido al melón y a la sandía en productos de reclamo de las grandes superficies.

¿Por qué se disparó el precio de la sandía?

Pero... ¿Dónde está el origen de todo esto? A comienzos de junio, los consumidores se llevaban las manos a la cabeza al ver el precio de la sandía en el supermercado. Y es que, según datos del Ministerio de Agricultura, en la semana 21 de este año, la del 23 al 29 de mayo, la cotización media en origen de la sandía alcanzó los 84,79 céntimos el kilogramo.

Esto suponía un incremento de 9,33 céntimos respecto a la semana anterior. En la semana 21 de 2021, la del 24 al 30 de mayo, el registro ministerial situaba el precio en origen de la sandía en 26,9 céntimos el kilogramo. Por tanto, el precio en origen de esta fruta se había triplicado en tan solo un año y esto repercutía finalmente en su coste en las grandes superficies.

Como ya explicamos, han sido varios los motivos que llevaron al sector a esta situación. Por un lado, la decisión del campo español de dedicar menos hectáreas a la sandía y el melón después de dos campañas de bajos precios. En un principio, a mediados de abril, las expectativas situaban un recorte en la producción de sandías del 25% respecto a 2021.

Sin embargo, en el balance económico realizado a mediados de mayo, y tras conocerse los primeros datos de comercialización, las cifras obtenidas eran aún peores y se aproximaban a una reducción del 50%. Una baja producción que se acentuaba además por la inestabilidad meteorológica que se vivió durante la pasada primavera. La calima, las tormentas y la lluvia mermaron gran parte de las plantaciones.

A la escasa oferta, que propició récord en los precios, se le sumaba también el agravante de la subida del coste de los insumos y el combustible. Por otro lado, se produjo una gran demanda en Europa debido a las altas temperaturas que se registraron en los principales países de exportación. Alemania, Francia, Polonia y Países Bajos son algunos de los destinos de la sandía producida en Almería.

Los precios ya se han estabilizado 

No obstante, desde el sector advertían de que había margen para que la situación mejorase y que la producción se recuperase en el tramo final de la temporada. Destacaban que "normalmente los precios empiezan altos y terminan bajos" una vez crece la producción. Y eso es lo que ahora reivindican los productores, quienes creen que "el alza de los precios fue algo puntual", derivado siempre de una falta de producto que ya está normalizada. Tanto es así que ya los precios en origen de la sandía se sitúan en niveles similares a los del año pasado. En la última semana, el precio desciende hasta los 26,76 céntimos el kilogramo.

Interprofesional pide a las administraciones que actúen de inmediato. Por un lado, exigen que se cumpla la Ley de Cadena Alimentaria y se persigan las prácticas desleales. Por otro lado, se solicita el apoyo de la Consejería de Agricultura para poner en marcha una campaña que estimule el consumo y ayude al sector a combatir las difamaciones que, a su juicio, se están vertiendo sobre el melón y la sandía. Se considera que la imagen de estas frutas se está encuadrando como la de productos de lujo, algo que creen que nada tiene que ver con la realidad.

El organismo entiende que "todos los eslabones de la Cadena Alimentaria deben tener sus márgenes comerciales" pero denuncian que sea siempre "a costa del productor". Carlos Jiménez, presidente de la Interprofesional, recuerda que "en la campaña pasada hubo pérdidas de 4.000 euros por hectárea", una situación que no se puede repetir ya que supondría "la ruina del sector".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud