Opinión

Cómo tomar mejores decisiones con datos

  • La gestión de data con IA facilita el análisis e interpretación de mucha información 

La transformación digital se define como el proceso por el que una organización implementa la tecnología digital para obtener una mejora competitiva. Una parte fundamental de esta transformación es la gestión de los datos, como bien saben las organizaciones que, en España y en todo el mundo, se enfrentan a este desafío. Los datos son clave para la toma de decisiones de las compañías, que aspiran a obtener el máximo provecho de la información, cada vez mayor, de que disponen. Este año 2024 se presenta como un ejercicio en el que la tecnología dará un paso adelante en la labor de rentabilizar al máximo la ingente cantidad de datos de los que disponen las organizaciones, creando así una ventaja competitiva clave para el éxito en el negocio.

El primer paso para poder tomar decisiones científicas, basadas en datos, consiste en la capacidad de los equipos de explotar la información. La clave es contar con la tecnología adecuada de cara a afrontar el proceso de transformar y estructurar los datos y capacitar a los usuarios menos técnicos. De esta manera, las compañías lograrán mejorar la calidad de los datos y hacerlos más consumibles y útiles para la analítica avanzada y la automatización de procesos. Las empresas que logren reducir la brecha entre IT y negocio serán las que logren acercarse al concepto Data-Business-Driven, dando un paso crucial hacia la optimización de sus operaciones y la toma de decisiones estratégicas. Este proceso puede antojarse complicado sin la tecnología apropiada, pero, en buenas manos, es un camino sencillo y libre de errores. En este sentido, la automatización permite acelerar y aumentar la precisión de los procesos de manipulación de datos al eliminar los errores humanos susceptibles del uso de Excel u otros procesos manuales.

La gestión inteligente de los datos hace que sea más fácil analizar e interpretar la información, lo que genera muchos beneficios para las organizaciones y los profesionales. El primero es una mayor claridad y comprensión de la información y una mejora en la consistencia, lo que lleva a una mayor precisión durante el análisis, permitiendo obtener insights en cuestión de minutos o predicciones más exactas. La transformación en la gestión de datos facilita que las organizaciones realicen análisis de datos avanzados, precisos y efectivos acelerando así la toma de decisiones, lo que, en definitiva, supone una mejora en la rentabilidad. En resumen, dos grandes objetivos de cualquier compañía, como son la reducción de costes y la maximización de los recursos disponibles son alcanzables mediante la automatización de tareas recurrentes para poner foco en tareas de más valor.

Es en este punto donde cobra relevancia la Inteligencia Artificial, en especial la generativa, que está llamada a romper barreras tecnológicas, principalmente en aquellos usuarios menos técnicos. La IA permite, incluso a profesionales con experiencia limitada en data analytics, acceder de forma fácil a las capacidades de la automatización, en forma de contenidos (predicciones, recomendaciones y escenarios) basados en texto, por ejemplo, que pueden facilitar la toma de decisiones críticas para el negocio. Además, la IA mejora la eficiencia, permite desbloquear nuevas innovaciones, al descubrir patrones de datos que no habían salido a la luz, y refuerza la gobernanza, al asegurar que los procesos de datos y la analítica son transparentes, auditables y cumplen con las exigencias regulatorias. En suma, la IA brinda una excelente oportunidad para que organizaciones de todo tipo puedan implantar y escalar soluciones de gestión de datos y automatización, acercando IT y negocio, y dispongan así de los datos más valiosos para la toma de decisiones.

Para las compañías que todavía no hayan dado el paso, es el momento de transformar la gestión de datos. El éxito de las empresas pasa por simplificar el acceso a los datos y facilitar su utilización, a fin de obtener valor inmediato, más eficiencia operativa y menos riesgo. La buena noticia es que las organizaciones no están solas ante este desafío: cuentan con la extraordinaria capacidad de la IA para facilitar la transformación. Se trata de impulsar un cambio que permite acceder a toda la información relevante de la organización, totalmente actualizada e incorporada de forma automática en una única plataforma, de manera que los analistas y directivos pueden valorar con mayor rapidez y en un solo vistazo los datos para tomar las decisiones más acertadas en cada momento. Somos conscientes de que esto, tomar las decisiones basándose en datos, importa hoy más que nunca.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud