Opinión

La revolución de los sénior: garantizando una vida plena y digna

  • Hay que reconocer la importancia del enfoque público-privado para garantizar las pensiones
  • Más de la mitad de los españoles no sabe cuánto dinero ahorrar para su jubilación
  • Varios sector agitan el negocio de los nuevos planes de pensiones de empleo
La generación 'silver' o platino. Dreamstime
Madridicon-related

Nos encontramos en una era de cambios rápidos y constantes, donde la longevidad y la calidad de vida de la población sénior emergen como aspectos cruciales que demandan una atención inmediata y efectiva.

La revolución de los sénior es una realidad innegable que requiere un cambio tanto social como económico para asegurar un futuro próspero y equitativo para todos. Para entender mejor la situación actual, es importante tener en cuenta el fenómeno de la pirámide poblacional invertida, el cual se está convirtiendo en una realidad debido a dos factores principales: en primer lugar, el aumento de la esperanza de vida debido a las mejoras en la atención médica. En España, por ejemplo, ha aumentado en 11 años desde 1970, pasando de 71,5 años a 83 en 2022. Asimismo, la conciencia sobre la importancia de tener un estilo de vida saludable ha contribuido a este aumento.

En segundo lugar, a medida que la esperanza de vida aumenta, la tasa de natalidad en los países occidentales ha disminuido significativamente. En 1970, la tasa de natalidad en España era de 2,8 hijos por mujer, mientras que en 2022 es de 1,2. Estos cambios demográficos están llevando a nuestra sociedad a un proceso de envejecimiento, el cual se espera que continúe en las próximas décadas. Tanto que, en 2037, la población mayor de 65 años alcanzará el 26% y, el 30%, en 2050.

Así, nos encontramos ante un segmento muy numeroso y con perspectivas de seguir creciendo. Un gran número de personas con unas necesidades que van a generar un gran aumento de la demanda de consumo y ocio. Pero, ¿existe realmente una planificación pública y privada en nuestro país, para dotar de una vida de calidad y estabilidad en esta etapa? Y más importante, ¿hay una concienciación social para hacerlo posible?

Parece que no, según las últimas conclusiones del estudio Longevidad: ¿estamos preparados los españoles para una vida feliz, larga y saludable?, que hemos realizado en Nationale-Nederlanden. El 33% de los españoles, asegura el informe, se siente discriminado por su edad, a pesar de que los ciudadanos de nuestro país se encuentran entre los más motivados para afrontar una vida más larga.

Por ello, uno de los aspectos fundamentales a considerar en esta revolución es la diversificación de modelos de jubilación. Tradicionalmente, la jubilación se ha asociado con el retiro completo del mercado laboral, pero cada vez más personas sénior están explorando modelos alternativos que les permiten seguir activos y productivos.

En el ámbito laboral, el talento sénior representa un recurso valioso. Las personas mayores aportan una vasta experiencia, habilidades y conocimientos que pueden ser aprovechados en diversos sectores y roles, por lo que la jubilación masiva de la generación del Baby Boom representa un gran desafío para las empresas. Por lo tanto, fomentar la contratación y retención de talento sénior, así como la implementación de programas de transferencia de conocimientos con las siguientes generaciones no solo beneficia a las empresas al mejorar en diversidad y resiliencia organizacional, sino que también contribuye a la inclusión social y al empoderamiento económico de este segmento de la población, aportando al tejido económico y social en su conjunto.

Por otro lado, en su bienestar y autonomía, el aspecto financiero es fundamental y de nuevo, es otra de nuestras asignaturas pendientes. Nuestro estudio también revela que el 55% de los españoles no sabe cuánto dinero tiene que ahorrar para la jubilación. Esta percepción es todavía más pesimista entre los que ya se han jubilado, y es que más de la mitad (el 52%) tiene dudas de si seguirá cobrando la pensión y uno de cada cuatro se plantearía volver a trabajar por razones económicas.

En cuanto al sistema de pensiones, es crucial reconocer la importancia de un enfoque público-privado para garantizar su sostenibilidad y eficacia a largo plazo, ya que puede ofrecer una mayor variedad de opciones y un nivel adicional de seguridad financiera para los jubilados. Es importante abordar estas cuestiones de manera integral, considerando tanto la necesidad de reformas estructurales como la importancia de la responsabilidad individual y la planificación financiera.

Todos estos datos y conclusiones ponen de manifiesto que, desde el sector privado tenemos la doble obligación de, por un lado, contribuir a la educación financiera de todos los segmentos de la población, para que, una vez que llegue el momento del retiro, cuenten con los activos suficientes para mantener un nivel de vida acorde a sus expectativas; y por otro lado, debemos ayudarles, mediante nuestra oferta de productos, a acumular patrimonio durante los años de vida laboral , así como hacerlo de la manera más eficiente posible. Para todo ello existen gran cantidad de soluciones, los ya de sobra conocidos planes de pensiones y otros menos conocidos, pero que cuentan con importantes ventajas fiscales como son los SIALP y PIAS.

Tenemos una tarea pendiente como sociedad, que es la de desarrollar una atención especial que cubra las necesidades básicas de este segmento de la población, incluso antes de que lleguen a formar parte de él. Los sénior representan una parte importantísima de nuestra sociedad y tenemos que adaptarnos, dando respuesta a sus características y peculiaridades concretas.

En este sentido, la adaptación de las nuevas tecnologías a sus necesidades es un aspecto vital para asegurar su inclusión en la economía digital. Para lograrlo, es muy importante desarrollar interfaces intuitivas y fáciles de usar, brindar un acceso claro y conciso a la información y ofrecer asistencia personalizada cuando sea necesario. Además, es fundamental ofrecer servicios digitales adaptados y fortalecer la atención al cliente, especialmente a través de la personalización. En este sentido, ante el cierre de un 40% de oficinas bancarias desde 2015, las aseguradoras tenemos la oportunidad de acercarnos más a los clientes mediante una red agencial capaz de ofrecer un trato cercano y de alta calidad.

Así lo estamos haciendo en Nationale-Nederlanden. Estamos comprometidos con el bienestar de la población senior. Por ello, nos esforzamos en ofrecer una amplia gama de servicios y coberturas integrales, diseñados específicamente para satisfacer sus necesidades y garantizar su autonomía. Nuestra misión es proporcionarles las mejores opciones de salud y protección a través de nuestra solución Contigo Senior, ofreciendo alternativas accesibles y asequibles a otros seguros privados que, en ocasiones, pueden resultar costosos. Es decir, trabajamos para brindar la tranquilidad y seguridad que nuestros clientes necesitan para disfrutar plenamente de esta etapa de su vida.

La sociedad es uno de nuestros pilares estratégicos. Desde nuestros orígenes, nos hemos marcado el objetivo de dejar el mejor futuro a las generaciones presentes y venideras y, para ello, tenemos que conseguir que nuestro compromiso sea algo transversal y tangible, que no se quede en palabras, sino que podamos demostrarlo con hechos, a través de nuestros productos y de nuestras acciones. Y con esa premisa seguiremos innovando con soluciones y productos que irán evolucionando en la misma medida de que lo hagan nuestros sénior porque, lo que les importa a ellos, nos importa también a nosotros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud