Opinión

El desafío de la IA en el sector seguros

  • La seguridad de estos datos está en peligro por el uso de terceros de estas aplicaciones

L a Inteligencia Artificial Generativa (GenAI) se perfila como uno de los caballos de batalla del futuro en el sector de los seguros. Aprovechar la avalancha de datos que gestionan actualmente las empresas aseguradoras para un procesamiento más rápido, preciso y eficiente, se ha convertido en algo más que una opción estratégica. Es más bien, hoy, una urgencia competitiva. Así lo expresaron los líderes del sector que participaron en la última encuesta mundial de la serie CEO Outlook Pulse, realizada por EY, quienes entienden en un 73%, que para mantener su ventaja en el mercado, deben pasar necesariamente por la disrupción tecnológica que supone la GenAI.

Además de la optimización de procesos como la automatización, análisis de clientes, marketing y comunicación, la GenAI se muestra como la herramienta idónea para la extracción de insights valiosos a partir de bases de datos masivas y de gran complejidad. En este sentido, laIA se posiciona como una de las soluciones estrella a futuro en el sector. Su capacidad de asimilación y procesamiento de información a través de algoritmos complejos y la integración de fuentes y formatos diversos, rompe con los límites tradicionales de comprensión y análisis, dando paso a un horizonte de oportunidades y flexibilidad para las empresas de la industria.

No obstante, todas estas potencialidades también traen consigo dilemas éticos y una serie de desafíos de especial relevancia en términos de privacidad y seguridad de los datos. La confidencialidad inherente a la información que manejan las aseguradoras les obliga tener en cuenta factores críticos, entre los que destaca el riesgo de sesgos en el entrenamiento de los modelos de lenguaje con datos personales sensibles.

Por otra parte, la seguridad de estos datos también está en juego y el uso de aplicaciones de terceros puede suponer la filtración o pérdida de datos sensibles. Además, debemos tener en cuenta las posibles implicaciones legales y daños reputacionales asociados a estos eventos, que pueden tener efectos devastadores en una industria basada en la confianza.

En este sentido, la adopción de un modelo de gobernanza y un enfoque de gestión de riesgos innovador y sólido se convierten en necesidades imperativas. El análisis de riesgos, la adopción de un marco de gobernanza interfuncional, el desarrollo de un modelo de implementación de IA responsable, la mejora de los marcos de gestión existentes, entre otros, son pautas indispensables hacia el uso seguro y sostenible de la GenAI.

Las empresas del sector seguros deben desarrollar proyecciones a dos o tres años sobre los productos, servicios y procesos que utilizarán IA y definir las capacidades e inversiones necesarias para satisfacer las necesidades del negocio; así como permitir la supervisión de controles de manera más eficaz y rigurosa por parte de la auditoría interna.

Lo que está en juego es la calidad en la atención al cliente y la confianza de los stakeholders. Para lograrlo, es necesario seguir el camino que nos marca la GenAI de la mano de una implementación responsable y segura, centrada en la gestión sostenible de los riesgos y apoyada en una infraestructura que permita el uso de los datos de manera segura, pero sin coartar la innovación, creatividad y desarrollo.

Asimismo, es fundamental incluir en el organigrama de las organizaciones un comité multidisciplinar capaz de analizar, entender y controlar los riesgos de la implementación de la GenIA, que disponga de pautas claras sobre quién toma las decisiones y cómo se toman. Adicionalmente, los marcos de gestión y control deben revisarse y fortalecerse para captar efectivamente los riesgos.

Las inversiones en GenAI no solo pueden ser una estrategia empresarial de punta de lanza para alcanzar una mayor eficiencia en la industria, sino que también pueden ser una estrategia de rentabilidad a largo plazo, si se adoptan prácticas de gestión de riesgos responsables. Los ganadores serán aquellos quienes sepan adoptar una gobernanza interfuncional, capaz de balancear intereses y ética.

Por último, es crucial invertir en el desarrollo del talento capaz de implementar y gestionar la inteligencia artificial en las empresas del sector, para lo que resultarán esenciales tanto la capacitación interna, como atraer de perfiles muy especializados. De este modo, la evolución del sector de los seguros de la mano de la GenAI puede suponer un salto cualitativo hacia una gestión automatizada, segura, eficiente y de alto valor añadido, en la que la decisión seguirá siendo de humanos.

En retorno, la apuesta por la adopción de la GenAI en el sector de los seguros potenciará, sin duda, su capacidad de respuesta y adaptación a los nuevos retos emergentes, así como una mayor efectividad y eficiencia en sus operaciones y servicios. Simplemente, es llegar a esta nueva etapa con el equipo, la estrategia y las habilidades adecuadas. Un nuevo reto para el sector asegurador, que supondrá un paso más en la construcción de la sociedad digital del futuro.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud