Opinión

Arriesgada alianza en el sector farmacéutico

Rovi

Rovi e Insud crearán con el Gobierno la primera farmacéutica semipública con el objetivo de desarrollar terapias avanzadas dirigidas a enfermedades graves. Una entidad en la que el 51% del capital pertenecerá a la parte privada mientras que el 49% restante será del Ministerio de Ciencia, a través de Innvierte. Es positivo que al menos la mayoría no la ostente el poder público. Pero más allá de este punto, la alianza es más que discutible. Para empezar, es incomprensible la presencia del Ejecutivo en un sector en el que las empresas invierten miles de millones en innovación con gran eficiciencia, como se demostró en el Covid. Es difícil creer que vaya a producir fármacos más avanzados y más baratos que las farmacéuticas, si fuera así, ¿para qué se necesita el capital público?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud