Opinión

El fracaso de Jacques Delors

Jacques Delors, expresidente de la Comisión Europea. EFE

Creó el mayor espacio comercial del mundo. Impulsó masivamente el comercio. La competitividad mejoró considerablemente y proporcionó a las empresas del continente la base interna que les permitió enfrentarse al mundo. Los elogios a Jacques Delors tras su muerte esta semana dejaron claro que la creación del Mercado Único de la Unión Europea no sólo fue su mayor logro, sino el mejor legado político y económico de su generación. Sin embargo, al conmemorarse no sólo el fallecimiento de su fundador, sino también, a principios de este año, el trigésimo aniversario de su creación, una cosa está clara. En realidad, el Mercado Único ha sido un fracaso estrepitoso, que ha frenado el crecimiento y ha arrastrado a Europa consigo. El Reino Unido está mejor fuera de él, y algunos otros países también lo estarían.

No cabe duda de que Delors fue, con diferencia, el presidente de la Comisión Europea más importante del último medio siglo. Gracias a su visión y determinación se creó el Mercado Único. Un ambicioso proyecto para convertir a toda Europa en un bloque económico único y unificado, eliminando cualquier barrera al comercio, que se lanzó finalmente a principios de 1993 entre grandes fanfarrias. Durante todo el año que acaba de terminar, la UE ha estado celebrando su trigésimo aniversario y alabando sus logros. Asimismo, a su fallecimiento, el Mercado Único ha sido alabado como su mayor logro. "Una idea que él hizo realidad, el establecimiento del Mercado Único... y las primeras etapas de una moneda única -ayudaron a- dar forma a un bloque europeo próspero e influyente", dijo su sucesora como presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una declaración sobre su muerte.

Bueno, tal vez. Sin embargo, una necrológica es también un momento para reflexionar honestamente sobre el trabajo y los logros de alguien. Y tres décadas son sin duda tiempo suficiente para juzgar cualquier cosa. Cualquiera debería tener claro a estas alturas que el mercado único no ha logrado nada parecido a las promesas que se hicieron de él. Basta con echar un vistazo a algunas de las pruebas.

Para empezar, el comercio intracomunitario, es decir, el flujo de mercancías entre los distintos Estados miembros, que debería haberse visto impulsado masivamente por el mercado único, apenas se ha movido. A principios de los años noventa, el comercio intracomunitario representaba alrededor del 22% de los productos manufacturados, consolidando así una tendencia iniciada en los años sesenta y setenta, y que después permaneció completamente estática. A continuación, en lugar de acelerarse, el crecimiento se ha ralentizado, desde luego en comparación con Estados Unidos, y ahora también con China y, cada vez más, con India. Como porcentaje del PIB mundial, la UE ha caído de alrededor del 30% hace dos décadas a aproximadamente el 15% en la actualidad, y aunque la salida del Reino Unido y el aumento de la prosperidad de otras regiones desempeñaron un papel en ello, fue el bajo crecimiento constante de la mayor parte de la UE la principal explicación de su declive relativo. "El impacto real verificable del mercado único no ha estado a la altura de las previsiones (en parte muy optimistas)", admitía el Deutsche Bank en un análisis con motivo de su vigésimo aniversario hace una década. Sin duda era cierto entonces, y diez años después no ha ocurrido nada que cambie ese veredicto.

¿Qué falló en la visión de Delors? El mercado único era una gran idea. Como los eurófilos no se cansan de señalar, la Sra. Thatcher era una gran defensora del mismo. Al fin y al cabo, la reducción de las barreras comerciales y el fomento de la competencia deberían favorecer el crecimiento. El problema es que el Mercado Único, tal y como se diseñó en Bruselas, tenía cuatro grandes defectos. En primer lugar, en lugar de basarse en el libre acceso, creaba un nuevo y enorme sistema regulador que obligaba a los burócratas de Bruselas a aprobar los productos en lugar de los nacionales. Los regímenes reguladores relativamente ligeros fueron sustituidos por uno centralizado que, lo que es peor, a menudo se guiaba por los grupos de presión empresariales en lugar de por lo que funcionaba para los consumidores. ¿Cuál fue el resultado? Se aplastó el crecimiento y la innovación. Además, incluía un enorme aumento de la "legislación social". Si el mercado único sólo se aplicara a los bienes, podría haber funcionado, pero Delors, como cabía esperar de un socialista francés, insistió en que también regulara las horas de trabajo y los salarios. Eso minó la competitividad. En tercer lugar, nunca se aplicó realmente a los servicios. Pero como representan el 85% o más de la producción en todas las grandes economías europeas (sólo Alemania, donde la industria manufacturera sigue representando casi el 19% o más de la producción), el sector de los servicios se ha convertido en uno de los más importantes de Europa.

En suma, el objetivo del Mercado Único era impulsar el crecimiento y la prosperidad. Debía permitir al continente seguir el ritmo de los demás grandes bloques económicos mundiales. Jacques Delors, su arquitecto, siempre lo tuvo claro. Sin duda, era un objetivo lo bastante loable. Sin embargo, tres décadas después, es evidente que ha fracasado. Su verdadero legado es una creciente irrelevancia y decadencia económica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud