Opinión

Rusia nunca se recuperará de esta guerra

El presidente ruso, Vladimir Putin. Foto: eE

Su invasión de Ucrania fracasó estrepitosamente en su objetivo de tomar Kiev en cuestión de días. Su maltrecho ejército está sufriendo enormes bajas a lo largo de una línea de frente que se extiende cientos de kilómetros. Y ha perdido su mercado de petróleo y gas en Europa sin infligir más que daños menores a unas economías que, arrogantemente, suponía poder mantener a raya. Podría pensarse que las cosas no pueden ir mucho peor para Rusia. Pero resulta que se equivoca. No hay situación tan mala que Vladimir Putin y sus compinches en el Kremlin no puedan empeorar un poco. Con la confiscación de activos extranjeros de esta semana y las fuertes subidas de impuestos a las empresas que quedan, Rusia se convertirá en un Estado paria, cerrado para siempre a cualquier inversión extranjera. En realidad, una cosa está clara. La economía rusa nunca se recuperará de esta guerra. Está condenada a ser un Estado corrupto y pobre que sólo puede sobrevivir como base minera para China. Es un destino sombrío, y muy lejos de las esperanzas que había cuando el comunismo se derrumbó hace dos décadas.

La contraofensiva ucraniana domina con razón la mayoría de los titulares. Queda por ver a lo largo del verano cuánto terreno pueden reconquistar las fuerzas de Volodymyr Zelensky, y si las exhaustas tropas rusas pueden mantener sus líneas o se derrumbarán ante un asalto sostenido, como el motín de Wagner deja entrever. Sin embargo, detrás de las líneas del frente también hay una guerra económica en marcha. Y cada vez hay más indicios de que Putin también la está perdiendo.

El mes pasado nos enteramos de que el Kremlin ha firmado una orden secreta que permitirá a los funcionarios confiscar los activos de las empresas occidentales "traviesas" a precios reducidos, y está planeando nacionalizar totalmente algunas de ellas.

Las empresas europeas y estadounidenses que se quedaron en Rusia después de la guerra, como la tabacalera Philip Morris, la normalmente más santa que nadie Unilever o la cervecera Heineken, que se tomaron con calma la liquidación de sus operaciones en el país, presumiblemente con la esperanza de que la guerra acabara pronto y pudieran seguir vendiendo tranquilamente cigarrillos, helados y cerveza a un mercado de 140 millones de personas, pronto se llevarán un gran susto.

Es probable que sus activos pasen al control del Estado o se repartan entre el mismo grupo de compinches y oligarcas que siempre han sido los principales beneficiarios del Estado gángster de Putin. Fábricas, almacenes y redes de distribución se perderán por completo. Por si fuera poco, las empresas que escapen a la expropiación se enfrentan a una subida de impuestos potencialmente enorme, ya que el Gobierno también está planeando una redada en el sector empresarial. Nunca ha habido un momento peor para intentar hacer negocios con Rusia.

Los activos de las empresas pasarán al Estado

En su desesperación, el Kremlin puede pensar que es lo más inteligente que puede hacer. Puede que sea la única opción que le queda para financiar una guerra cada vez más cara. Pero hay dos grandes problemas. El primero es que hace que el país sea inviable para cualquier empresa extranjera. La expropiación sólo la han intentado los regímenes más desesperados, y suele tener consecuencias catastróficas. El presidente Mugabe expropió tierras de cultivo y minas en Zimbabue, y destruyó lo poco que quedaba de lo que una vez fue una de las economías más prósperas de África. En la década de 1930, México era uno de los principales productores de petróleo, pero tras la incautación de los activos de las principales compañías petroleras, quedó excluido del mercado mundial.

En los años treinta, México era uno de los principales productores de petróleo, pero tras la confiscación de los activos de las principales compañías petroleras, se quedó fuera de los mercados mundiales, la producción se redujo a la mitad y la Alemania nazi acabó siendo su único cliente importante. La historia siempre se desarrolla de la misma manera, y siempre es el país que confisca la propiedad privada el que sale peor parado. Incluso la Venezuela de Hugo Chávez pagó una indemnización cuando nacionalizó su industria petrolera, temiendo lo que ocurriría si no lo hacía. Peor aún, Rusia perderá el poco acceso al resto de la economía mundial que le queda. Aislada del resto del mundo y privada de inversiones extranjeras, no podrá movilizar ni el dinero ni la experiencia que necesitará para reconstruirse incluso después de que termine la guerra. Es un final lamentable para un país que prometía tanto. Hace tan sólo dos décadas, Rusia era uno de los llamados BRIC, formados por Brasil, Rusia, India y China, que los gestores de fondos y banqueros de inversión estaban convencidos de que dominarían la primera mitad del siglo XXI. Los resultados de los otros tres países han sido desiguales, por decirlo suavemente, pero todos han crecido y se han desarrollado, y China e India, sean cuales sean sus defectos, son mucho más ricos que hace veinte años. En cambio, la Rusia de Putin ha sido un fracaso estrepitoso.

Rusia está abocada a servir a China

En realidad, ya no importa mucho cuál sea el resultado de la guerra. Aunque se llegue a un acuerdo negociado con Ucrania, Rusia ya no tiene ninguna esperanza de volver a la normalidad en uno o dos años. Una vez tomados los activos sin compensación, nadie querrá volver a invertir en el país, y aunque lo hicieran sus accionistas no se lo permitirían. A lo largo de dos décadas, no ha logrado producir ninguna empresa importante fuera de los sectores de la energía y los minerales, y sellado al resto del mundo, hay pocas posibilidades de que pueda hacerlo en el futuro. Sólo le aguarda un destino. Rusia será una base minera para la economía china, y como Pekín será el único comprador de sus materias primas ni siquiera obtendrá un buen precio.

Será pobre, caótica y subdesarrollada, como Argentina, pero con un equipo de fútbol de mierda y mucha nieve. Es un desenlace cruel para lo que en su día parecía que iba a convertirse en una de las economías de más rápido crecimiento del mundo, pero a eso es a lo que Putin ha condenado a su país.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud