Opinión

Movimiento Fire: otra forma de pensar en la jubilación

  • Persigue compatiblizar los objetivos personales y financieros de cada individuo

Cuando pensamos en la etapa de des acumulación o retiro, es decir, la jubilación, tenemos distintos "estereotipos", entre otros, "jubilarse significa tener que trabajar hasta los 67 años y posteriormente sobrevivir de la pensión después de alcanzar esta edad". El movimiento FIRE, acrónimo de Financial Independence Retire Early, es decir, independencia financiera, jubilación temprana, nos plantea una visión innovadora: la puesta en marcha y gestión de una planificación personal de ahorro a largo plazo que nos permitirá disfrutar de las rentas suficientes una vez jubilados alcanzando independencia, bienestar y/o wellbeing financiero.

Pero…, ¿qué hay de nuevo esto?

La finalidad?es que esa jubilación sea, bien, lo antes posible, si puede ser, desde los 40 años, o bien, no jubilarse nunca, pero con la premisa de no ser asalariados, no depender de un empleador y ser independientes dedicando el tiempo que consideren oportuno a trabajar.

Con esta visión, el esfuerzo económico se realiza durante los primeros años de vida laboral cuando se aconseja aportar aproximadamente la mitad de los ingresos a un plan de ahorro. Este dinero reservado y/o provisionado no se puede emplear, por lo que el objetivo es que vaya generando un montante importante dejando comportarse el tipo de interés compuesto.

Es importante que conozcamos las claves de este movimiento Fire:

La jubilación es una "decisión personal" y no solamente una normativa de los múltiples sistemas públicos de pensiones de los distintos países; eso sí, debemos analizar y definir detenidamente la ruta del camino para conseguirla adecuadamente.

La decisión tiene que ser muy meditada; no me levanto una mañana y digo "me quiero jubilar con 40, 50 o 60 años". Para esto la piedra angular del movimiento es la planificación financiera, entendiendo perfectamente tanto el concepto como el propósito del ahorro y/o la inversión.

Otro elemento principal es la "conciencia de jubilación", es decir, cuando empiezo a trabajar (a edades tempranas) ya tengo "visión" nítida del "cómo" y el "cuándo" me quiero retirar. Este punto que parece banal, en absoluto lo es, implicando ciertos hábitos relacionados con la planificación, consumo y ahorro a largo plazo. No deja de ser un "atentado" contra los gastos, "aquí y ahora", es decir, contener el gasto hoy para alcanzar el bienestar o wellbeing financiero mañana.

Entender la jubilación anticipada de cada régimen de seguridad social, siendo nuestro modelo "punitivo". La?edad de jubilación en España?está ahora mismo entre los 65 y 67 años, pero de todos es sabido que si tienes una cantidad determinada de años cotizados antes de llegar a esa edad puedes solicitar la?jubilación anticipada. Eso sí, esta modalidad implica una serie de?penalizaciones a la hora de calcular la cuantía de la pensión?que nos va a corresponder.

Otro aspecto esencial en esta tendencia es entender y asimilar el concepto de longevidad. No es fácil profundizar y tomar decisiones enlazadas con nuestra "esperanza de vida" ¿cuántos años voy a vivir? Retirarse a edades tempranas implica generar un valor patrimonial para complementar la jubilación durante otros 40 años, aproximadamente, siendo esta etapa de beneficiario una de las más extensas de nuestro ciclo de vida financiero.

Adherirse al movimiento Fire, el cual está adquiriendo muchos adeptos entre las generaciones más jóvenes, especialmente millennials, requiere grandes dosis de perseverancia y una capacidad de ahorro por encima de la media. En comparación con el objetivo común de ahorrar entre el 10% y el 20% de los ingresos, un defensor del movimiento Fire podría aspirar a ahorrar hasta un 50%.

En definitiva, la teoría de jubilarse a los 40, 50 0 60 años no es tan sencilla en la práctica. Para alcanzar a nivelar la esperanza de vida real a la esperanza de vida financiera, durante 40 o 50 años más sin ingresos, es necesario haber ahorrado de manera extrema, con una contención del gasto significativa y con un estilo de vida más bien austero. Y es que hay que tener en cuenta que jubilarse a estas edades implica no recibir ningún tipo de pensión pública de jubilación.?

Es fundamental llevar a cabo una correcta planificación a la jubilación,?conocerse bien y asesorarse correctamente?para acertar con el producto y la estrategia más apropiada.

La Planificación Financiera consiste en compatibilizar los objetivos personales y financieros de cada individuo, fruto de sus exclusivas necesidades y expectativas diferentes, con la situación patrimonial en el presente y su potencial proyección hacia el futuro. La planificación de la jubilación asegura la independencia financiera y el estilo de vida requerido una vez llegada la edad de la jubilación, cuyo fin es proteger a las personas contra el riesgo de sobrevivir a sus recursos financieros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud