Opinión

¿Hacen falta mejores sanciones contra Rusia para parar la guerra en Ucrania?

El legendario jefe del estado mayor prusiano Helmuth von Moltke el Viejo decía que ningún plan de batalla sobrevive al primer contacto con el enemigo. Se refería a que los comandantes que ganan las guerras no necesariamente son los que tienen los mejores planes iniciales, sino aquellos que se adaptan rápidamente a la nueva información y a las condiciones en el terreno.

La brillante contraofensiva del ejército ucraniano, que ha obligado a las tropas rusas a retirarse en Kyiv, en el este y en el sur de Ucrania, es un buen ejemplo. Un ejemplo menos brillante es el esfuerzo de Occidente por utilizar sanciones comerciales y financieras para dificultar la capacidad de Rusia de llevar adelante la guerra. Aquí las cosas no han salido según el plan inicial y resulta evidente que se debe ajustar la estrategia. Con este objetivo, hemos identificado varios pasos que harían que el régimen de sanciones occidentales resulte más efectivo.

Las acciones iniciales en materia de sanciones fueron impresionantes. Inmediatamente después de la invasión, Estados Unidos, la Unión Europea y sus aliados congelaron la mayor parte de las reservas internacionales de Rusia, excluyeron a la mayoría de sus bancos del sistema de pagos internacionales SWIFT y prohibieron la venta de muchos productos a Rusia (incluidas piezas de aviones e insumos críticos a los sistemas de armas). También intentaron torpemente mellar la capacidad de Rusia de financiarse a través de las exportaciones de petróleo y gas: Estados Unidos impuso un embargo petrolero inmediato, mientras que la UE anunció que prohibiría la mayoría de las importaciones de petróleo ruso en un lapso de 6-8 meses.

Por otra parte, cientos de empresas extranjeras anunciaron que se retirarían del mercado ruso. Pero si bien los pronósticos iniciales anticipaban una contracción de dos dígitos del PIB y un colapso del rublo, eso no sucedió. El Fondo Monetario Internacional espera que el PIB ruso caiga solamente un 3,4% este año, mientras que el rublo se ha revalorizado aproximadamente en un 20% con respecto al dólar en relación a los niveles previos a la guerra.

Esto no significa que las sanciones lideradas por Estados Unidos y la UE no hayan afectado significativamente el poder bélico del presidente ruso, Vladimir Putin. Pero, ciertamente, han sido menos efectivas de lo que inicialmente habían esperado Estados Unidos y los gobiernos europeos. ¿Qué es lo que salió mal y qué podría hacerse para lograr un mayor impacto?

Las sanciones financieras utilizan el poder de Estados Unidos y sus aliados en las finanzas internacionales. Son particularmente efectivas cuando se las utiliza contra países que tienen déficits de cuenta corriente. Al impedir que esos países logren financiarse, las sanciones financieras causan un shock macroeconómico que, por lo general, conduce a un colapso de las importaciones, de la producción y de la moneda local.

Sin embargo, las sanciones financieras son mucho menos efectivas contra aquellos países, como es el caso de Rusia, que tienen superávits de cuenta corriente, porque esos países pueden afrontar el pago de las importaciones con los ingresos que obtienen por exportaciones, sin necesidad de financiamiento. Si bien las sanciones financieras reducen la eficiencia económica y afectan la capacidad de financiar proyectos grandes y complejos, esos efectos inciden en el crecimiento futuro, no en la producción actual.

La efectividad de las sanciones comerciales también depende del contexto en el que se impongan. En particular, su éxito depende de la capacidad de cada parte para redireccionar sus exportaciones o importaciones. Sancionar las exportaciones a Rusia no es lo mismo que prohibir las importaciones de Rusia en términos de costos y beneficios.

Antes de la guerra, la UE era casi tan dependiente de las importaciones de energía rusa como Rusia lo era de vender su petróleo y su gas a la UE, lo que resultaba en un monopolio bilateral de facto. Pero mientras que el gigante petrolero estatal Rosneft tiene una posición dominante del lado ruso, la UE tiene muchas empresas importadoras de energía en los 27 estados miembro. En consecuencia, mientras que Rusia puede tomar medidas unilateralmente, la UE tiene que hacer un esfuerzo para ponerse de acuerdo antes de actuar. En contraste, antes de la guerra, Rusia procuraba el 40% de sus importaciones de la UE, mientras que el mercado ruso representaba menos del 42% de las exportaciones europeas.

Los números parecen aún más favorables para la coalición anti-Putin si consideramos que Estados Unidos y la UE -junto con los restantes miembros del G7, Taiwán, Corea del Sur y Australia- dominan muchas industrias, entre ellas la aeronáutica, la de maquinaria y la de instrumentos médicos. Para el 30% de los productos importados por Rusia, la coalición tenía más del 70% de participación de mercado antes de la guerra. Esto les permite a Estados Unidos y a sus aliados restringir el acceso de Rusia a suministros esenciales, lo cual, según documentos internos rusos, puede tener efectos económicos devastadores en los próximos años.

Ahora bien, las sanciones actuales están lejos de maximizar el daño que se le puede causar a Rusia. Las sanciones actuales se centran en bienes de capital, los cuales afectan la producción rusa sólo de manera gradual, a medida que se deprecia el equipamiento ruso existente y requiere ser reemplazado. Por ello, no tienen el efecto inmediato en la producción como sí lo tendría la alteración en el suministro de insumos intermedios clave. Dada la urgencia del esfuerzo bélico, es importante identificar y bloquear las importaciones que causen daños inmediatos a Rusia.

Los miembros de la coalición anti-Putin también parecen tener serios problemas de coordinación. A mediados de octubre, la UE había prohibido la exportación a Rusia de alrededor del 37% de todos los productos exportados por Europa, según datos de la Alerta Comercial Global. Estos productos representan el 45% de las exportaciones de la UE a Rusia previas a la guerra. Pero casi la mitad de los productos que prohibió la UE no son objeto de restricciones a las exportaciones en Estados Unidos, y viceversa, lo que le permite a Rusia comprar en unos países de la coalición lo que otros miembros han restringido.

En un estudio reciente, desarrollamos un marco para evaluar la efectividad de las restricciones actuales a las exportaciones a Rusia. Allí proponemos un criterio para priorizar las restricciones a las exportaciones a Rusia. Nuestra conclusión es simple: estas sanciones son en general muy efectivas, causando una pérdida porcentual del PIB ruso que es 100 veces mayor que el daño que le causan a la coalición.

Si las sanciones se basaran en nuestro criterio y estuvieran mejor coordinadas entre los miembros de la coalición, los costos en los que incurriría Rusia aumentarían aproximadamente en un 60%, sin ningún costo adicional para los países de la coalición. Asimismo, existe un margen significativo para aumentar aún más las pérdidas de Rusia si se aplican restricciones a más productos.

La guerra de Ucrania se libra tanto en el campo de batalla como en el frente económico. Millones de personas están haciendo sacrificios inmensos para proteger al país y a su democracia. Debemos respaldarlas garantizando que las sanciones comerciales tengan toda la efectividad que pueden tener.

comentariosicon-menu8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Teudis Carmona
A Favor
En Contra

RUSOFOBIA: OCCIDENTE TRATA DE DESTRUIR RUSIA.

1.-) El pago de Europa al suministro de las fuentes energéticas rusas que le han permitido medrar. No es otro que una guerra comercial que tiene como objetivo destruir Rusia. A lo que se suma para este objetivo:

-Sanciones, confiscaciones, a individuos y empresas rusas.

- financiación de un ejército de mercenarios.

- avituallamiento de material bélico moderno para destruir al ejército ruso.

-asesinatos selectivos de generales y mandos rusos.

- asesinato de ciudadanos Rusos como la joven nacionalista.

-asesinato de prisioneros.

- sabotaje de infraestructuras rusas. Gaseoductos, puente de Crimea,..

Porque trata Europa de dañar a Rusia de esta forma?. Que ha hecho Rusia para dañar a Occidente y a la UE.

-Quien son estos dirigentes europeos tan canallas y malvados? Que legitimidad tienen para comportarse de esta forma tan cruel con Rusia?

-Donde esta la gestión de mediar, de neutralidad, de diplomacia, UN ACTO POR LA PAZ, es todo lo contrario es armar un ejercito, es convertirse en parte, es mancharse las manos de sangre de la sangre de los soldados rusos, del pueblo ruso, de la nación rusa.

-Responderá Rusia al ser tratado de forma tan cruel por Europa, descalificaciones, desprecios, humillaciones del pueblo Ruso, de sus dirigentes, de sus instituciones ?......

FABULA DE INVIERNO:

Un zorro llamado “Occidente” tenía como enemigo mortal a un Águila bicéfala llamada “Rusia”. Este zorro quería apropiarse del territorio del águila y convertir a los descendientes del águila en sus súbditos. Para conseguir su propósito recurrió a la hidra a la que dio el encargo de asesinar al Águila. La hidra intento cumplir su encargo cuando el águila bicéfala cuidaba a su protegido el oso llamado “prorruso”. Tres preguntas encierran esta fábula de invierno:

1ª.- Occidente y su brazo armado, está dispuesta a exterminar a los prorrusos de Ucrania (más de 10 millones de personas), antes que permitir su independencia de Ucrania/ y su Unión con la federación Rusa, como ha ocurrido en otros territorios como Yugoslavia, Checoslovaquia,..?.

2ª.-Si cualquier persona que quiere eliminar a un supuesto enemigo, recurre a un sicario / o un ejército de mercenarios, al que además de pagarle, le financia,.. ¿Qué responsabilidad tiene esta persona en el derecho penal? ¿Y si en lugar de una persona fuera un Estado, que responsabilidad tiene en el derecho internacional?

3ª.- Según el sr. Putin-Occidente odia a Rusia. Rusofobia. Occidente financia al ejercito de Ucrania y a un presidente indolente con el sufrimiento de su pueblo. Occidente jura y perjura que estará unido hasta que Rusia sea vencida. Para ello recurre a una guerra comercial, a sanciones, confiscaciones contra ciudadanos, y empresas. Occidente trata de aislar a Rusia, para cumplir su fin.¿ Tiene Rusia el deber/derecho a defenderse / o debe dejarse destruir por Occidente?.

Puntuación 2
#1
navegante, las herencias para los herederos no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

1#, sr Carmona, Gilaune vez contó un chiste que le vA a esta guerra como anillo al dedo.

Dice el chiste, paseaba yo con mi señora por una avenida y en un callejón veo que cuatro grandullones le estaban dando una paliza a un pequeñajo, y le digo a mi señora que hag me meto o no me meto, total que entro en la pelea y le dimos entre los cinco un palizón al pequeñajo ese.

Claro esto es un chiste, no es una fábula pero para mi a un es pococo las sanciones a Rusia, otra cosa es que no se pueden comparar los sufrimientos de Ucrania con los de rusia, y esto ni es chiste, ni fábula.

Puntuación 1
#2
Facior
A Favor
En Contra

Hay otro chiste que ilustra mejor el caso.

Entra un señor en su casa un se encuentra a su mujer acostada con un vecino.

Como el marido era muy corpulento, el vecino tiembla asustado. El marido le ordena muy tajante:

Súbete a mis espaldas. Asi lo hace y se lo lleva acuestas dos kilómetros. Allí lo baja de su espalda y le dice:

Y la próxima vez que le pille acostado con mi mujer me lo llevaré a cinco kilómetros.

Puntuación -2
#3
navegante,Prohibido arruinar España via impuestos y cualquier idea de los del progreso
A Favor
En Contra

Al 1, yo señor Carmona respeto su comentario como no puede ser de otra manera, pero no lo comparto, el chiste para que se me entienda lo contó él genial Gila, yo he cometido el error de ponerlo todo junto, y une, en vez de una. Lo siento.

Puntuación 0
#4
Manuel
A Favor
En Contra

Para acabar con la guerra solo hay que colgar del palo mayor a Biden,Von de layen y Zelensky.

Puntuación -2
#5
vio
A Favor
En Contra

Los tres firmantes de este artículo, muchas firmas para poco texto, los señores Ricardo Hausmann, Ulrich Schetter y Muhammed Yildirm no hablan para nada de los 10 millones de ucranianos prorrusos del Donbáss, ni de la guerra civil que desde el año 2014 Kiev ha desatado contra ellos. Tampoco mencionan por qué razón no se aplicaron los acuerdos de Minsk. Ni la reciente voladura de los gaseoductos Nord Stream I y II que tanto molestaban a Joe Biden sin que se sepa quien ha sido. Lentamente, la guerra civil ucraniana se ha transformado en guerra civil europea, ya que Rusia, se quiera o no, forma parte de Europa. Hay un claro vencedor, Estados Unidos, cuyo gas licuado de esquisto de baja calidad le vamos a comprar en sustitución del gas ruso de gran calidad por lo menos durante los próximos 30 años, al igual que le vamos a adquirir todo el material militar que nos quiera vender. Además, si Rusia se ve acorralada, puede decantarse por una desesperada respuesta nuclear al chantaje y a la guerra que se le ha declarado desde Estados Unidos e Inglaterra. El resto de participantes europeos son meras comparsas. Esperar que Ucrania recupere unos territorios que le pertenecían de manera meramente nominal es soñar con la luna. Antes desaparecerá Europa. Además, todas estas triquiñuelas que emplea Occidente para quebrar la economía rusa se estudian con mucha atención desde China, India, Paquistán, Brasil, Arabia Saudí y otros muchos países que están tomando buena nota de nuestra forma de actuar, ya que en cualquier momento estas sanciones se pueden volver contra ellos. El declive europeo es evidente y cuanto antes se pare la guerra mejor para todos, aunque parece que hay determinados gobiernos que obtienen sustanciosos beneficios con ella y les interesa prolongarla cuanto más mejor. Al fin y al cabo, los muertos los ponen otros y los beneficios son para ellos. Que los grandes recursos naturales rusos pasen a manos chinas, indias o de Paquistán no es para lanzar las campanas al vuelo, más bien parece un disparate descomunal. Eso sin contar con que Rusia puede pasar la tecnología de misiles balísticos intercontinentales, ICBM, para ayudar a Cuba, Corea del Norte o Irán, lo que representa una gravísima amenaza para el mundo occidental que no se valora adecuadamente. La guerra se detendrá cuando le venga bien a Estados Unidos.

Puntuación 3
#6
¿¿??
A Favor
En Contra

LA GUERRA NO SE VA A PARAR CON SANCIONES, SI A LOS RUSOS LES HACEN DAÑO, A LOS EUROPEOS EL DOBLE....PERO QUIZA ESO INTERESE A ALGUNOS.

Puntuación 0
#7
Atommar Por
A Favor
En Contra

Bien se dice que cuando a un tonto le señalan la luna, el tonto mira el dedo. Mirando la destruccion de Ucrania nos olvidamos de la luna, que es la destruccion economica y financiera y politica -si alguna vez exisitio- de Europa.

Puntuación -1
#8