Opinión

China se prepara para los tiempos difíciles

Los nuevos planes de Xi Jinping para impulsar el crecimiento de China

El mes pasado, la atención mundial se centró en el XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCC). Más allá de los titulares -especialmente la confirmación del presidente Xi Jinping para un tercer mandato-, el Congreso presentó un informe aleccionador en el que Xi sostuvo que, en medio de desafíos externos e internos sin precedentes, el Partido y la nación deben prepararse para tiempos más difíciles.

En sus dos primeros mandatos, Xi se centró, en primer lugar, en consolidar el poder y erradicar la corrupción. En cuanto a la política social y económica, su principal prioridad fue erradicar la pobreza absoluta y construir una "sociedad moderadamente próspera" (xiao kang). Pero en los próximos cinco años, Xi planificará un cambio drástico en la política china, convirtiendo la mejora de la seguridad nacional, en lugar del desarrollo económico, en el principal objetivo de su administración. La economía debe estar al servicio de la seguridad nacional mediante la consecución de la autosuficiencia en tecnologías y materiales clave -por ejemplo, los semiconductores-, como parte de la estrategia Made in China 2025 de Xi.

Por supuesto, la economía china está siendo sacudida por importantes vientos en contra. En el tercer trimestre de 2022, el crecimiento económico siguió siendo escaso, un 3,9%, entre otras cosas por la política de cero COVID, que ha supuesto el cierre de muchas ciudades y regiones. El mercado inmobiliario es cada vez más precario, y la bolsa alcanzó mínimos históricos tras el Congreso. El desempleo va en aumento.

Al mismo tiempo, las relaciones internacionales de China son cada vez más tensas. La imposición por parte de Estados Unidos de nuevas y radicales restricciones a la venta de semiconductores a China es sólo la última escalada de una guerra comercial y tecnológica entre las dos mayores economías del mundo. Las advertencias de altos funcionarios estadounidenses de que Estados Unidos debe prepararse para una invasión china de Taiwán exacerban aún más las tensiones.

Estados Unidos se opone firmemente a una declaración de independencia de Taiwán, y con razón: Casi todos los chinos la considerarían una declaración de guerra a China. Un acontecimiento así sería realmente desastroso para el mundo, ya que podría derivar fácilmente en un conflicto nuclear. Por tanto, la cuestión de Taiwán debe tratarse con sensibilidad, sin que ninguna de las partes busque aumentar la fricción.

Como el politólogo Zheng Yongnian observó prescientemente en 2019, China corre el riesgo de caer en dos trampas: la trampa de los ingresos medios y la trampa de Tucídides. Evitarlas y construir una China próspera, moderna, segura y centrada en el pueblo, requerirá un liderazgo eficaz y sabio. No cabe duda de que los nuevos dirigentes están unidos en torno a Xi, ya que muchos trabajaron estrechamente con él en Fujian, Zhejiang y Shanghái antes de su ascenso a la dirección central.

Entre los nuevos miembros del Comité Permanente del Politburó se encuentran el probable próximo primer ministro, Li Qiang, que hasta hace poco era secretario del PCC de Shanghái, y el probable próximo primer viceprimer ministro, Ding Xuexiang, antiguo jefe de gabinete de Xi. Los secretarios del PCC de Guangdong y Pekín -Li Xi y Cai Qi, respectivamente- también se incorporan al grupo de máxima dirección del partido.

Los miembros del Comité Permanente que regresan tienen vínculos igualmente fuertes con Xi. Wang Huning, que probablemente presidirá la Conferencia Consultiva Política Nacional, ha sido un asesor político de confianza no sólo de Xi, sino también de sus predecesores, Jiang Zemin y Hu Jintao. Zhao Leji -que probablemente presidirá la próxima Asamblea Popular Nacional- fue jefe del organismo anticorrupción durante el último mandato de Xi.

El ascenso a un cargo superior a nivel nacional y provincial depende de la elección de un funcionario para el Comité Central, que incluye 203 miembros titulares y 168 alternativos. Aunque el número de miembros del Comité Central procedentes de instituciones extranjeras de enseñanza superior (o del sector financiero) ha disminuido, no es insignificante. Por ejemplo, Yin Yong, ex vicegobernador del Banco Popular de China, estudió en la Universidad de Harvard. He Lifeng, actual jefe de la agencia de planificación estatal de China y probable próximo viceprimer ministro, estudió tanto en China como en Estados Unidos.

Esto sugiere que los dirigentes chinos reconocen la importancia de volver a comprometerse con los actores económicos y financieros extranjeros. De hecho, dado el difícil entorno económico exterior -con una inminente recesión mundial y un dólar estadounidense más fuerte-, el nuevo equipo directivo cortejará a las empresas y a los inversores y socios comerciales extranjeros como parte de un esfuerzo por impulsar el crecimiento. Li Qiang, al que se le atribuye haber traído una fábrica de Tesla a Shanghái, tiene mucha experiencia en la gestión de las relaciones económicas exteriores.

Al mismo tiempo, los dirigentes chinos reforzarán los incentivos para los funcionarios locales y los empresarios privados con el fin de estimular las empresas chinas y fomentar el empleo. Ya han eliminado la estrategia cero-COVID, que ha golpeado con especial dureza a las pequeñas y medianas empresas, al sector de los servicios personales y al sector inmobiliario comercial.

Para restablecer la confianza de los consumidores y las empresas, habrá que utilizar los instrumentos fiscales y monetarios de forma más agresiva para reactivar el comercio, la inversión, los ingresos y el consumo. Afortunadamente, China dispone del espacio fiscal y monetario necesario para hacer frente a las posibles perturbaciones de la demanda y el crecimiento. Los retos estructurales a largo plazo, como la creciente demanda de asistencia sanitaria y prestaciones de jubilación, el imperativo del desarrollo ecológico y los problemas de financiación de los gobiernos locales, también deben abordarse con urgencia.

Históricamente, China ha llevado a cabo sus reformas más importantes en tiempos de crisis. El 20º Congreso ha dado a los dirigentes del país un mandato inequívoco para tomar las decisiones difíciles que exigen los tiempos difíciles. Tanto si tienen éxito como si fracasan, el mundo entero sentirá sus efectos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud