Bolsa, mercados y cotizaciones

China es el último ingrediente que alimenta el rebote en las bolsas

  • La especulación de que Pekín dejará atrás las políticas de confinamiento impulsa al mercado
  • El 'giro' de los bancos centrales y los resultados empresariales iniciaron la recuperación
Madrid icon-related

En el primer día de noviembre China se ha convertido en un aliado inesperado para las bolsas mundiales. El rebote que inició la renta variable el pasado 29 de septiembre, y que ya ha llevado al Eurostoxx 50 a recuperar un 11,3% desde mínimos, y un 7,9% en el S&P 500 estadounidense, ha recibido un nuevo impulso alcista gracias a la especulación de que el Gobierno chino está dando los primeros pasos para terminar con su política de confinamientos estrictos contra la pandemia de Covid-19.

La actividad del gigante asiático es un motor fundamental para la economía mundial, y los mercados han celebrado en el primer día del penúltimo mes del año que Pekín esté planteándose, por fin, dejar atrás su polémica forma de pelear contra el Covid: campos de confinamiento para posibles infectados, cierres perimetrales de ciudades e incluso bloqueos de edificios enteros en los que hay sospechosos de estar contagiados por la enfermedad.

Los inversores han dejado claro en los últimos meses que no aprueban en absoluto esta forma de combatir la pandemia, y las bolsas del país han caído en el cierre del mes de octubre hasta niveles que no visitaban desde 2005. En cuanto han surgido especulaciones en las redes sociales chinas de que el Gobierno ha encargado a un comité especial que elabore un plan para ir dejando atrás estas políticas, los mercados han dado su aprobación y el rebote de los grandes índices bursátiles chinos ha sido notable.

Bolsas como el índice de Hong Kong, el Hang Seng, rebotado desde mínimos de 17 años, y el impulso alcista ha sido notable: el selectivo terminó el martes con un rebote del 5,7%, y haciendo también que el índice CSI 300 chino cerrase la jornada con una subida del 3,6%.

Las bolsas europeas se contagiaron de las buenas noticias que llegaron desde China, y el rebote de las últimas semanas recibió un nuevo impulso, con el EuroStoxx llegando a subir un 1,73%, aunque luego se desinfló y quedó en un 0,9%, en los 3.651,02 puntos, y el Ibex 35 terminó la jornada con una subida del 0,53%, cerrando este último en los 7.999 puntos.

Además de los rumores de un cambio de política en China, el rebote de las bolsas desde mínimos está viéndose alimentado por una temporada de resultados mejor de lo previsto.

Los bancos centrales animan

Otra de las razones que está teniendo que ver con el impulso alcista que están viviendo las bolsas mundiales son los bancos centrales. La Reserva Federal estadounidense (Fed) y el Banco Central Europeo (BCE) han llevado a cabo una subida de tipos de interés a un ritmo acelerado, y la mayor parte del proceso de normalización de los tipos ya ha quedado atrás, según descuentan los mercados.

Ahora, los señores del dinero están empezando a plantearse que las próximas subidas de tipos sean menos agresivas que las que ya se han producido, y los mercados están empezando a ver el final del ciclo de endurecimiento de la política monetaria en el horizonte, al menos, en cuanto a los tipos se refiere, algo que está sentando bien a las bolsas. Hoy se reúne la Fed y podría haber pistas sobre el futuro de los tipos en EEUU.

Señales para el optimismo

Las ganancias registradas en este comienzo de mes, no hacen sino refrendar el sentimiento de optimismo que el lunes esbozaron las principales bolsas de Europa. Y es que, los índices continentales desplegaron "una pauta envolvente alcista al cierre del mes que plantea que los mínimos vistos en octubre han sido un probable suelo de las caídas que iniciaron en enero y el punto de origen de un rebote que aún podría tener recorrido por delante", explica Joan Cabrero, analista técnico y estratega de Ecotrader.

Eso sí, sigue siendo de vital importancia que el Dax 40 rompa la resistencia que presenta en los 13.565 puntos para dar definitivamente por superada la directriz bajista que viene guiando de forma milimétrica las caídas de los últimos meses en la principal referencia germana y confirmar todos los indicios alcistas que se están viendo en el mercado continental en las últimas sesiones.

En el caso de conseguirlo, el siguiente paso es identificar los puntos de entrada más atractivos para aprovechar este movimiento alcista de mayor envergadura. "Lo ideal es comprar en el soporte que proporciona el 50% de corrección de la vela generada en octubre", destaca Cabrero. "Si corregimos la mitad de todo el rebote que hemos visto desde los mínimos del mes pasado, tendríamos una oportunidad de compra muy buena", explica.

Acceder a una caída de ese calado supondría ver una vuelta del EuroStoxx a los 3.440/3.470, un nivel que ofrecería una ecuación rentabilidad/riesgo muy atractiva. Y es que, de esa cota al soporte de los 3.250 puntos, que es el que ha frenado las caídas en las últimas ocasiones, hay un riesgo de caída del 6%, un porcentaje muy pequeño si se compara con las potenciales ganancias que se obtendrían, ya que los objetivos que se perseguirían, los 4.000/4.050 enteros del índice continental, estarían a más de un 15% de distancia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud