Opinión

No podemos seguir así

Que el sistema fiscal español hace agua es algo que ningún estudioso puede negar. Para mostrarlo basta con un dato elocuente: entre el 80 y el 90% de la recaudación a través del IRPF sale de los bolsillos de los asalariados mientras el conjunto de esas rentas salariales apenas llegan al 45% del PIB. En otras palabras, los asalariados pagan por medio del IRPF en torno al doble de lo que les correspondería apoquinar.

Pues bien, con la pandemia, la cosa ha empeorado. Los españoles consiguieron ahorrar el año 2021 34.000 millones de euros, a pesar de que percibieron en sueldos 2.246 millones de euros menos que antes de la pandemia y de que tuvieron que pagar en IRPF un total de 7.714 millones de euros más que en 2018.

Según datos del INE recogidos por Funcas en su Cuadernos de información económica, la renta disponible de los hogares creció un 2,2% interanual en 2021, pero este aumento no fue suficiente para recuperar todo lo perdido en el año de la pandemia. Sólo se ha recuperado un 42% de lo que se perdió y además hay diferencias importantes en función de dónde procede la renta.

Los asalariados ingresaron en 2021 un 0,4% menos que en 2019. Es decir, 2.246 millones menos en 2021 respecto a 2019. Y la brecha con 2019 sería aún superior si no se tuvieran en cuenta los sueldos públicos, ya que precisamente son los que más han crecido en 2021. Los sueldos públicos fueron en 2021 un 9,4% mayores que los que percibieron en 2019 y las prestaciones sociales fueron un 15% más altas de las percibidas en 2019.

Según María Jesús Fernández, economista de Funcas:

"La recuperación de las renta de los hogares españoles procedió en gran medida de las remuneraciones salariales pagadas por las Administraciones Públicas, así como de las prestaciones sociales, partidas ambas que registraron un incremento notable con respecto a 2019".

De hecho, las rentas de los hogares en 2021 no llegaron a las ingresadas en 2019. Sin embargo, lo que esos hogares pagaron en concepto de cotizaciones sociales e impuestos sobre la renta y patrimonio se situaron por encima de las cifras de 2019. Las cotizaciones sociales fueron superiores en 11.329 millones; los impuestos sobre la renta pagados (vía IRPF) se incrementaron en 7.714 millones.

A pesar de eso, los españoles fuimos capaces de ahorrar: los hogares acumularon 34.000 millones de euros en ahorro, que se suman a los aproximadamente 60.000 millones que se habían ahorrado en 2020.

En resumen, los pagos por impuestos sobre la renta y el patrimonio se incrementaron un 43%. Así pues, todo el mundo ha perdido dinero durante la pandemia menos el Estado, que a través de impuestos tan injustos como el IRPF, que cobra como "renta percibida" hasta un piso que le cedes a un hijo tuyo. Daré un dato personal: doné a mi hijo la mitad de un piso en Madrid y me cobraron vía renta 23.000 euros en impuesto del IRPF, como si esa donación hubiera entrado en mi bolsillo. Un atraco sin piedad cuyo perpetrador tiene un nombre: Cristóbal Montoro.

En resumidas cuentas: el sistema fiscal español se ha convertido en una tomadura de pelo para los españoles (salvo para Irene Montero y sus "enemigos", los ricos de este país).

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Es conocido que los Inspectores de Hacienda cobran un plus de productividad por Navidad en función de lo que recaudan, que sin duda les vuelve muy codiciosos aparte de ser discriminatorio respecto al resto de compañeros funcionarios del estado. Cobrar por las donaciones es otro robo legal más, sobre todo si vives en la denominada Comunidad Valenciana, dónde su presidente Chimo Puig ha subido hasta el 50 por ciento el valor catastral de los inmuebles a partir del 1 de enero, lo implica que la Generalidad se lleva de impuestos hasta tres veces más, cantidad independiente de la declaración de la renta que se paga al año siguiente. Este impuesto confiscatorio no existe en Madrid. Y qué decir del robo legal de la Plusvalía municipal desenmascarado por un juez del Supremo, o la doble imposición a los beneficios empresariales, por no hablar de los impuestos invisibles que pagan religiosamente las Pymes. Hacienda nos roba y no sabe hacer otra cosa. Respecto a Cristóbal Montoro es un caso paradigmático del funcionario que asciende a Ministro, cargo que le venía grande y para el que no estaba preparado. Su gestión fue nefasta hasta para el propio PP. Ahora está jubilado y pasea a los nietos por algún parque. Otra de sus brillantes ideas fue penalizar al empresario de Pyme que pretende continuar trabajando en su empresa pasada la edad legal de jubilación, esperando el relevo generacional, la venta o la ruina. Antes, para seguir trabajando debía renunciar al 30 por ciento de su pensión, cantidad que Montoro elevó al 50 por ciento con el visto bueno de Mariano Rajoy. Supongo que coincidimos en que su ego recaudatorio no tenía fin. Ahora que está felizmente jubilado se dará cuenta del desmán que cometió. Es evidente que Hacienda nos roba. Para poder robarnos mejor ha prohibido el pago en efectivo por encima de 1000 euros, a sabiendas de los inconvenientes que genera a las pequeñas Pymes que forman la mayoría del tejido empresarial de este país. Con estos criterios meramente recaudatorios no es de extrañar que España tenga uno de los tejidos empresariales más paupérrimos de Europa, si no es el peor. Gracias, Hacienda, los parados y el atraso general del país te lo agradecerán siempre. Corolario, cuanto más sube el IPC Hacienda recauda mucho más sin mover un dedo, a la chita callando. Usted se acaba de enterar, pero muchos ciudadanos sufren estos desmanes desde hace muchísimo tiempo y seguimos así, como si no pasara nada.

Puntuación 11
#1
Nicaso
A Favor
En Contra

D. Joaquín, usted que es un docto entendido en economía debería tener claro que una donación y una herencia no son lo mismo salvo que sea dineraria. Al donar un bien inmueble le actualiza hacienda el precio y le carga al donante la plusvalía obtenida que la tendrá que plasmar en su IRPF.

Estoy de acuerdo que esto es un infierno fiscal y que cuando les apetece nos cargan una nueva emplumada fiscal como puede ser la doble imposición en dividendos que convierten al fisco en el afortunado destinatario de los beneficios empresariales. Desde luego D . Joaquín, su antiguo partido se ha convertido en una máquina reaudatoria que terminará con la clase media del país.

Un cordial saludo.

Puntuación 9
#2
woniu
A Favor
En Contra

Quereis que vuelva la produccion a españa? , da lo mismo, el gobierno si quiere, ya que pronto no sabra a quien cobrarle impuestos. Pero antes de traer la producion habra que arruinar a la clase media. Asi la gente tendra ganas de trabajar en lo que sea. En eso estamos ahora, con la izquierda, deflactando por el bien de todos, despues ya vendra la derecha con el palo.

Puntuación 5
#3