Opinión

El peligro de utilizar el dólar contra Putin

Si Rusia invade Ucrania, ya está claro cuál será la principal respuesta de Estados Unidos. Congelar al país en el sistema global de pagos. EEUU ha dejado claro que el dólar es ahora un importante instrumento de poder exterior y militar. De hecho, la Ley de Defensa de la Soberanía de Ucrania que se encuentra ahora en el Congreso lo hace explícito.

Pero, cuidado, EEUU corre grandes riesgos si convierte su moneda en un instrumento de política exterior y militar. Claro que puede funcionar en esta crisis. Pero simplemente animará a las potencias rivales a buscar alternativas al dólar para protegerse. Y se corre el riesgo de que grandes partes de la economía mundial se conviertan en daños colaterales en lo que de otro modo sería un conflicto regional. En realidad, al convertir el dólar en un arma, Washington podría acabar socavando el papel de la moneda como eje del sistema financiero mundial.

Queda por ver si la guerra estalla en Ucrania en los próximos días. Rusia ha acumulado un enorme ejército en las fronteras, y su presidente Vladimir Putin parece decidido a intimidar al país hasta convertirlo en un estado vasallo. La diplomacia de última hora, con el último esfuerzo liderado por el presidente de Francia, Macron, puede conseguir un compromiso en el último momento. Si no, podría convertirse en una guerra antes de que acabe el mes. Rusia necesita hacer su movimiento antes de que el terreno se descongele. Después de eso, será imposible mover los tanques y la artillería a través del terreno fangoso.

No parece que EEUU, o sus aliados de la OTAN, tengan previsto comprometer tropas terrestres para defender la independencia de Ucrania. Tampoco es muy probable que las fuerzas aéreas se involucren. Junto con la diplomacia y las sanciones, y la presión internacional, la principal represalia será financiera en lugar de militar. En efecto, el dólar se convertirá en un arma. Rusia quedará fuera del sistema de pagos Swift. A los bancos y corredores estadounidenses no se les permitirá tratar con Rusia, ni a ninguna institución financiera de ningún otro lugar del mundo se le permitirá realizar ningún tipo de negocio con el país, sus empresas o ciudadanos, y mantener el acceso a la infraestructura financiera estadounidense. Como deja claro la Ley de Defensa de la Soberanía de Ucrania, se hará pagar a Rusia un alto precio por su agresión. Y potencialmente lo suficientemente alto como para disuadir una invasión.

Es fácil ver por qué los líderes estadounidenses quieren utilizar el dólar en lugar de aviones de combate, misiles o marines para mantener la paz. Las facturas no llegan a casa en bolsas para cadáveres, y no hay madres afligidas cuando se rechaza un pedido de exportación. El coste de las represalias es mucho menor en sangre, y sólo un poco menos en tesoro. Si las sanciones financieras pueden contener a Vlaidimir Putin, tanto mejor. Sin embargo, aquí está el problema. Que los costes sean menores no significa que no existan. De hecho, hay dos grandes problemas.

En primer lugar, si bien puede funcionar en Ucrania, inevitablemente alentará a otros países a buscar alternativas al sistema del dólar para protegerse. Una vez que el poder de la divisa estadounidense empiece a utilizarse para doblegar a los países, es inevitable que otras potencias quieran estar fuera de su alcance. China, evidentemente, así como Rusia, y quizás la zona euro, animada por los franceses que exigen más "soberanía europea", como Brasil, Arabia Saudí y tal vez también Japón. Podría ser una criptomoneda o algo completamente nuevo, pero los jefes militares exigirán una alternativa. Paradójicamente, cuanto más eficaz sea la política contra Rusia, más se acelerará ese proceso. Será un potente símbolo de lo vulnerables que son todos a la presión financiera estadounidense.

A continuación, grandes partes de la economía mundial podrían convertirse en daños colaterales. Veremos hasta qué punto se congela a Rusia fuera de la economía mundial, si es que ocurre. Pero el coste será elevado. El gas dejará de llegar a Europa. Los envíos de petróleo estarán bloqueados. Las exportaciones de trigo y otros cereales -Rusia es el mayor exportador del mundo- se paralizarán. La lista es interminable. Una vez que se tengan en cuenta los efectos de la segunda ronda, ya que los países que dependen de las materias primas rusas se paralizarán, y en las instituciones financieras donde los activos rusos constituyen una gran parte del balance, será aún peor. Un ataque financiero a gran escala contra Putin y sus aliados puede estar justificado. Pero no tiene sentido pretender que el daño no se extienda al resto de la economía mundial.

"La militarización del dólar no puede acabar con el estatus de reserva del dólar de la noche a la mañana, pero podría ayudar a acelerar ese cambio. Aunque el despliegue del dólar como arma ofrece unos costes mucho menores que el uso de un conflicto armado para conseguir los mismos fines, no está exento de costes", argumentaba el Consejo Atlántico en un informe de esta semana. "Al utilizar el poder de la soberanía del dólar, la soberanía del dólar corre el riesgo de poner en peligro el estatus de reserva que le permite ser convertido en arma".

Muy cierto. Convertir el dólar en un arma militar puede parecer una alternativa de bajo coste a las tropas y los aviones de combate. Si resulta eficaz o no lo sabremos a su debido tiempo, pero se perderán muchas menos vidas que en una guerra de disparos. Pero eso no significa que no tenga consecuencias. Podría desencadenar el declive del dólar como eje del sistema financiero mundial, y aunque eso podría tardar años, si no décadas, en desarrollarse, no tardará en adquirir un impulso propio.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel
A Favor
En Contra

El gran beneficiado de todo esto seria Bitcoin ya que por ejemplo Iran ya lo esta usando para saltarse las sanciones economicas creadas por Estados Unidos.

Puntuación 0
#1
Papi
A Favor
En Contra

Se le olvida al articulista, que Rusia tampoco podra comprar ningun material hecho con tecnología estadounidense. Al igual que Huawei pero a nivel pais.

Rusia, la verdad es que mo nos vende trigo ninguno, quizas a Alemania. Nosotros compramos mas a canada fijate. TRUMP 2024

Puntuación 3
#2
vio
A Favor
En Contra

Cuando se empieza una guerra no se sabe cuando va a acabar ni como. Los ingleses que desembarcaron en Francia en la Primera Guerra Mundial pensaban que volvían a casa por Navidad. Y así ha sucedido en muchas otras ocasiones bélicas. Además, Rusia forma parte de Europa. Ucrania no vale una guerra de consecuencias imprevisibles para los europeos y los rusos. Se debe negociar con Putin de una manera más seria y definir un acuerdo de mutua confianza. El abuelito Biden se debe ir a una residencia de Florida a tomar el sol y dejar de hacer el vaquero payaso. Hay demasiados intereses en juego.

Puntuación 0
#3