Opinión

Tecnología y ciencia contra la moralina

El filósofo francés Gilles Lipovetsky ha pasado por Madrid y Valladolid para participar en el Foro de la Cultura. Es autor de ensayos como Gustar y emocionarLa estetización del mundo o La era del vacío.

En cuanto al futuro tras la pandemia, el filósofo declaró a Paula Corroto lo siguiente:

"En cuanto se vayan todas las restricciones vamos a volver a ver todo repleto de gente, California, Las Vegas, los bares, los restaurantes porque la gente quiere salir. Es posible que cambie la frecuencia con la que la gente va a las salas de cine por culpa de Netflix. Por tanto, eso de pensar que el consumo va a tener menos prevalencia en la vida de la gente, no es así. Y se debe a tres razones. La primera es que el gusto por consumir ya no es un efecto de la publicidad y el márketing. La gente ya no ve un anuncio y compra. La pasión por consumir se fundamenta sobre todo en la Edad Moderna, es decir, en una sociedad que se secularizó. […] El consumo cumple una función muy importante en la vida cotidiana y es que nos consuela. Antes, cuando uno tenía problemas con su amante, con su chica… te ibas a la Iglesia a rezar. Ahora no, ahora te vas al psicoanalista, te vas de viaje o al peluquero. El consumo tiene una función terapéutica, es una forma de que se te bajen las frustraciones. Te da un ratito de felicidad".

Lipovetsky sostiene que existe una ecología punitiva que, según él, no puede triunfar. Lo que de verdad se necesita son nuevas fuentes de energía y que los Estados inviertan en eso, aun cuando hay muchos impedimentos. Sostiene el pensador que hay líderes de la ecología que tienen unas decenas de coches en casa. "Como decía Spinoza, hay que coger a los hombres tal y como son y no como los soñamos. Así que lo que pienso es que lo mejor es darle a la gente una nueva oferta que les permita ir hacia una mejor calidad de vida. Yo no estoy a favor de un consumo menor, sino que estoy a favor de consumir mejor. Pero para esto tiene que ser accesible y ahora mismo los productos ecológicos son tres veces más caros y la gente no puede comprarlos. Claro, mucho "hay que, hay que…", pero es que ahora consumir menos es más caro".

Y añade una verdad como la copa de un pino: Si la técnica es lo que ha traído el calentamiento global, será la técnica (y la ciencia) la que pueda revertir el proceso. Es la inteligencia lo que puede resolver el problema y no la moral. Se me ocurre al hilo de lo dicho por Lipovetsky una línea de investigación: ¿Cómo eliminar de la atmósfera los gases de efecto invernadero? Si una investigación resolviera esa incógnita dejaría a los ecologistas radicales con el culo al aire. ¿Por qué no han vuelto a hablar del agujero de la capa de ozono? Precisamente por eso, porque la tecnología eliminó el problema.

En otras palabras, en lugar de inventar coches eléctricos –carísimos e ineficaces- quizá se pueda eliminar la contaminación una vez que ésta está en el aire.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Menudo dislate de articulo, las bombas atomicas tiradas sobre dos ciudades de Japon y las camaras de gas son un producto de la ciencia y la tecnica. Solo dos ejemplos de lo que puede hacer la ciencia sin una etica responsable

Puntuación -3
#1
Facior
A Favor
En Contra

Estimado "yomismo:"

Un fuerte aplauso a tu corto pero contundente mensaje. Los grandes imperios se han construido sobre una moral o ética, y es la corrupción la que los ha destruido. El tiempo es un juez insobornable que destruye a quien no va por el camino adecuado.

Puntuación 2
#2
Facior
A Favor
En Contra

Un ejemplo de la fuerza de la moral lo tenemos en los talibanes de Afganistán. Cuatro pastores de cabras, han vencido al ejercito soviético y recientemente a la OTAN.

Los chinos, en la China Comunista, no creen en castigos divinos; pero si en el karma. Lo que haces hoy tendrá consecuencias mañana. Los occidentales no hemos inventado el karma, sino el chivo expiatorio que paga por nuestras maldades. Una parábola ayudará a entenderme.

Si esta noche te emborrachas, para un oriental, el karma hará que mañana tengas una resaca que te amargará el día.

Un occidental se toma un paracetamol y elimina la resaca. El paracetamol hace de chivo expiatorio y te crees que has eliminado las consecuencias de la borrachera. Pero tú hígado ahora habrá sufrido dos enemigos: el alcohol y el paracetamol.

Pues de las borracheras contaminantes de hoy, tendremos resaca mañana. De todas maneras, la contaminación en manos de políticos de todo signo, solo sirve para culpar a los otros y encarecer lo que convenga. En manos de científicos y técnicos, la lucha estaría más de acuerdo con la realidad que con los intereses partidistas o de clase.

Puntuación 3
#3
Kiko
A Favor
En Contra

#1 Tú no eres más tonto porque para todo hay un límite. Debe ser difícil para tí entender la diferencia entre lo que la ciencia ha descubierto o desarrollado, y que a cada cosa se le pueda buscar una aplicación nefasta para el ser humano. Por ejemplo, internet, es una gran herramienta, pero excrementos de corte comunistoide lo usan para vomitar su odio día sí y día también contra aquellas personas nobles a las que parasitan, y para muestra tus comentarios

Puntuación 0
#4
yomismo
A Favor
En Contra

Me troncho contigo, me llamas tonto por supeditar la ciencia a la moral y tu dices lo mismo con otras palabras, puesto que dices que la ciencia es buena o mala dependiendo del uso que se le de. En cuanto a tus insultos me la sudan, retrasado

Puntuación 1
#5