Opinión

La sostenibilidad como pieza clave en la innovación

La sostenibilidad debe estar en el ADN de las empresas

Cada vez tenemos más señales de la necesidad de un cambio en la organización de las empresas. Todos tenemos presente en la actualidad que la relación entre compañías y consumidores va mucho más allá de una simple compra-venta. La reforma de la Ley de Sociedades de Capital ha puesto en valor las estrategias sostenibles de las compañías cotizadas. Un ejemplo es el reciente estándar normativo ISO 37301 que se enfoca en la mejora de la sostenibilidad e integridad de las organizaciones. También podemos pensar en la popular Ley de Información No Financiera. Y no podemos obviar que el pasado mes de septiembre se cumplieron 6 años desde que la ONU presentó la Agenda 2030 y, con ella, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con sus 169 metas que cumplir.

Todos estos avances a nivel legislativo y los cambios en las expectativas de la sociedad se van viendo reflejados en las políticas de las compañías, que vamos dando pasos en el camino de la sostenibilidad, para integrar más el propósito con nuestra estrategia a nivel medioambiental, social y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés), con el fin de comprender y satisfacer mejor las necesidades de nuestros grupos de interés. La sostenibilidad ya es una realidad en cualquier organización, independientemente de su carácter o sector. El objetivo de integrar la sostenibilidad en la estrategia de la empresa es lograr un impacto positivo para los públicos de la organización, y por ello se está abordando de forma muy consciente en las organizaciones.

Es reconfortante observar cada vez más iniciativas alineadas con la sostenibilidad; el compromiso con los ODS es más tangible que nunca. Creo que podemos afirmar que estamos avanzando y consiguiendo logros relevantes en este territorio. Sin embargo, aún queda camino por recorrer, pues este tipo de acciones tienen que formar parte del ADN de las empresas si no queremos que el impacto sea cortoplacista o se diluya con el tiempo.

No todas las compañías ni todos los sectores son iguales, pero creo que hay muchos factores comunes y medidas aplicables a cualquier sector. En este punto, es interesante observar cómo la industria farmacéutica aborda la sostenibilidad.

El principal objetivo de las compañías biomédicas es el desarrollo de tratamientos que permitan mejorar la salud de la población. Tal y como indica la reciente Memoria de Sostenibilidad de Farmaindustria, la industria farmacéutica es, junto con la automoción, el sector líder en inversión en I+D de la industria española. Con el peso de esta inversión, hay que apostar por modelos a largo plazo. Trabajar en una innovación sostenible. Una innovación integral que busque y se apoye en la participación e involucración de todos los actores implicados. Y, en el caso del sector farmacéutico, con el principal fin de generar valor para los pacientes y el sistema sanitario, de una manera responsable.

En Pfizer creemos en la innovación sostenible, que tiene como objetivo generar valor para las personas en los ámbitos científico, tecnológico, social y medioambiental. Los ámbitos en los que actuamos. La innovación sostenible se establece como principio transversal de nuestro trabajo para transformar la sociedad y construir soluciones responsables que perduren y mejoren la vida de las personas. Por ello, la actividad que desarrollamos se basa en la innovación sostenible. Así, podemos asegurarnos de que las iniciativas que llevamos a cabo estén en línea con los ODS y que su repercusión sea positiva, perdurable en el tiempo, medible y tangible. En este sentido, centramos especialmente nuestro trabajo y esfuerzos en el ODS 3: 'Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades', además de contribuir a otros ODS, como el de Igualdad de Género, Trabajo decente y crecimiento económico, Industria, innovaciones e infraestructura; Producción y consumo responsables, y Alianzas para lograr los objetivos.

Somos conscientes de que, al igual que en muchas otras organizaciones, todavía nos queda camino por recorrer, pero esto nos anima a buscar nuevos objetivos, nuevas metas, que nos permitan llegar más lejos en nuestro compromiso con la sostenibilidad. Seguimos inmersos en nuestro proceso para integrar aún más nuestro propósito con nuestra estrategia a nivel medioambiental, social y de gobernanza para comprender y satisfacer mejor las necesidades de pacientes, colaboradores, socios, accionistas y comunidades a las que prestamos servicio.

En definitiva, la innovación sostenible debe tener un impacto en todos los ámbitos de la actividad de cada sector para poder avanzar en las metas que nos hemos establecido, destacando la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas.

Más que nunca es necesaria la cooperación de todas las organizaciones para lograr los objetivos que permitan una mejora sostenible en todos los ámbitos. Es el momento de reflexionar sobre cómo podemos contribuir para avanzar, de replantearnos cómo llevarlo a la acción y cómo podemos medir el impacto. Es el momento de trabajar en sostenibilidad de una manera más consciente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin