Opinión

2041: cuando la Inteligencia Artificial se apoderará de nuestras vidas

Las grandes incertidumbres que la IA genera

La IA cambiará nuestro mundo dentro de veinte años. "Ella", pronto fluirá a través de nuestras vidas como lo hace la electricidad hoy, rehaciendo cada esfera de la actividad humana. La IA traerá enormes beneficios a la sociedad y la economía, garantizando una producción más eficiente y, por tanto, los productos y servicios de nuestro entorno serán más económicos y accesibles.

Dentro de dos décadas, aspectos de la vida humana diaria serán irreconocibles. La IA generará una riqueza sin precedentes, revolucionará la salud, el transporte, el mundo financiero, la alimentación y la educación a través de la simbiosis hombre-máquina y creará nuevas formas de comunicación y entretenimiento.

Con la IA será posible lograr y producir grandes avances en la ciencia y la medicina, incluso nos plantearemos si otorgarle a "Ella" el Premio Nobel de Medicina. Gracias a este progreso, podremos vivir vidas más longevas y saludables. Los principales actores de la salud no serán las farmacéuticas, serán Google, Microsoft, Amazon y Apple, porque tienen tus datos. "Ella" llegará a tal nivel de profundidad en tu vida que analizará las heces de tu inodoro inteligente y realizará un diagnóstico de tu salud, o incluso, tu reloj inteligente le enviará datos de tu nivel de estrés, y acabarás tomando píldoras inventadas y recetadas por la IA para mantener tu presión arterial bajo control.

Diría que en 2041 no poseeremos automóviles, ni mucho más, sino que te suscribirás a los productos que necesitas y que te recomendará "ella". Verás los informativos y las películas protagonizadas por "actores" generados por la IA y que tú has elegido. "Ella" estará conectada con tus electrodomésticos y hará la compra predictiva por ti, por lo tanto, vivirás la muerte de las compras tal y como la conoces hoy en día. Seguramente el almacén donde preparen tu pedido estará gestionado mayoritariamente por robots, los mismos que contratarán, evaluarán, supervisarán y despedirán a los humanos.

"Ella" seguirá anticipándose a tus decisiones y te mostrará el valor de la ultra-personalización. Viviremos la inmortalidad digital y la atención al cliente que recibiremos de las compañías será a través de los Humanos Artificiales.

Los robots y la IA se harán cargo de tu antiguo trabajo, pero también crearán uno nuevo para ti, un trabajo que no podrías haber imaginado en 2021. Frente estos posibles escenarios, y al liberarnos del trabajo rutinario, la IA también desafiará los principios organizativos de nuestro orden económico y social.

Pero, ¿y si resulta que la IA no creará un trabajo diseñado para nosotros y sí para sus compañeros los robots? ¿Y si es cierto de que estamos a las puertas del final del trabajo tal y como lo conocemos hoy en día?

Durante siglos, los visionarios y eruditos han ido prediciendo que las máquinas volverían obsoletos a los trabajadores humanos (obsolescencia humana). El temor de que la automatización pueda desplazar a los trabajadores y potencialmente conducir a una gran cantidad de desempleo se remonta a un mínimo de 200 años a las revueltas luditas en el Reino Unido. Y desde entonces, esta preocupación ha surgido una y otra vez, ahora, tal vez, hemos incorporado recientemente en la ecuación la posibilidad de que los robots graven y paguen nuestras pensiones, pero es una simple variante del destino final.

Ante el pronóstico del World Economic Forum de que en 2025 un 50% de los trabajos estarán desarrollados por máquinas, se ha vuelto a acentuar el debate y la gran preocupación de la sociedad por el reemplazo masivo de los puestos de trabajo, cediendo el protagonismo a la IA, a la automatización y siempre bajo una óptica de escepticismo.

Pero este tsunami masivo no lo empezaremos a ver hasta 2030. cuando la IA esté generando un aumento estimado del 26% (€13,2 billones) en el PIB mundial. Economistas y tecnólogos seguramente pronosticarán y advertirán que la economía está ya en un punto de inflexión. Cuando analicen en profundidad los datos del mercado laboral, verán signos preocupantes, enmascarados por ahora por una recuperación cíclica. Al levantar la vista de sus hojas de cálculo y algoritmos deficientes, observarán las dos caras de la automatización: robots en la sala de operaciones y detrás del mostrador de comida rápida.

Se imaginarán coches autónomos serpenteando por las calles y drones de Amazon sobrevolando el cielo, reemplazando a millones de conductores, trabajadores de almacén, agricultores, etc... incluso observarán robots que polinizan desde almendros hasta arándanos. Verán que las capacidades de las máquinas, ya extraordinarias, continúan expandiéndose exponencialmente, mientras que desgraciadamente, las nuestras siguen siendo prácticamente las mismas, debido a los planes erróneos de los gobiernos a la hora de prepararnos para el futuro. Y se preguntarán: ¿Hay algún trabajo realmente seguro?

Seguramente sí, y aunque la decisión del final del trabajo sigue siendo solo un concepto futurista y utopía para la mayor parte de la humanidad, no debemos olvidar que todavía, a fecha de hoy, los humanos seguimos siendo los autores de nuestro destino, claro está, hasta que "Ella" quiera tomar parte, y si no, sólo hace falta recordar las palabras de Stephen Hawking al catalogarla como el peor evento en la historia de nuestra civilización.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Y estos hdlgp comunistas de Sanchinflas nos quieren traer 250mil africanos al año para que les paguemos subsidios familiares toda su vida. A costa de que nuestros jóvenes no puedan tener hijos y tengan que emigrar. O acabamos ya con la banda del satánico Sanchinflas o acaban con nosotros en dos años.

Puntuación 13
#1
Intruso
A Favor
En Contra

En fin, coincido parcialmente con las consecuencias expuestas, y me resulta terrible un mundo en el que no solo la cuestión laboral sufrirá un impacto descomunal, lo que más rechazo me produce es el control social hasta cuotas insospechadas dando lugar a una distopía. Considero más importante las reflexiones que pueden hacer sobre el asunto los sociólogos, que las que puedan hacer tecnólogos y economistas. Para muestra de lo que se nos viene encima dejo el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=tF4DML7FIWk

Puntuación 5
#2
Usuario validado en elEconomista.es
amatperez
A Favor
En Contra

Lo siento por los que en esa fecha aún estén por aquí, pero a mi ya no me afecta, y los que aguanten seran destruidos por los del progreso, que no por el covid-19.

Puntuación 4
#3
Jesús
A Favor
En Contra

Hará más imbécil a la humanidad, dejaremos de pensar y seremos más manipulables por una élite, sinceramente no me veo tan optimista como el autor del artículo.... bienvenidos a 1984

Puntuación 2
#4