Opinión

La nueva era de la inflación

El alza de la inflación es políticamente correcto en el momento actual, según el autor

Estamos viviendo un momento extraordinario en la historia económica y política tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea. El equipo del presidente Biden está decidido a no repetir los errores de la presidencia de Obama. La administración Obama, asesorada por el economista de Harvard, Larry Summers, creía que, al ser fiscalmente responsable de los déficits fiscales y la deuda pública, podría convencer al Partido Republicano de apoyar sus políticas económicas para enfrentar la crisis financiera.

La falta de estímulo fiscal en 2009 tuvo dos consecuencias importantes. En primer lugar, se dejó que Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal pusiera manos a la obra y tuviera que introducir políticas monetarias extraordinarias, incluidas tasas de interés extremadamente bajas y "quantitative Easing". En segundo lugar, y posiblemente más importante, los votantes blancos de la clase trabajadora abandonaron el partido Demócrata y votaron por el Partido Republicano. Obama perdió su mayoría y la presidencia de Obama fue vista como un fracaso económico y político y, por lo tanto, condujo a la elección de Trump.

El partido democrático tiene una mayoría muy estrecha en el Congreso y, por lo tanto, el enfoque de la presidencia de Biden está en los ciudadanos estadounidenses, no en los bancos ni en los ricos. El Plan Familias Estadounidenses de Biden está reformando silenciosamente los servicios públicos en los Estados Unidos para proporcionar niveles europeos de protección. El enfoque político está en recuperar la confianza de los tradicionales votantes demócratas que votaron por Trump. El enfoque económico es aumentar el empleo y los salarios de los trabajadores, no reducir los déficits, las deudas y la inflación.

La deuda nacional de Estados Unidos se situó en el 63% del PIB durante la presidencia de Clinton y afirmó que recortaría el déficit en lugar de estimular la economía para salir de una recesión. Bajo el presidente Obama, la deuda nacional era del 77% del PIB y temía aumentar los déficits. La deuda nacional actual es de alrededor del 130% del PIB y Biden culpa a Trump por sus recortes de impuestos y no teme agregar $ 3 billones de deuda pública para financiar su plan de infraestructura. Biden tiene a los votantes de su lado. En la última encuesta de Gallup, solo el 3% de los encuestados citó la deuda o el déficit como el problema más importante que enfrenta el país.

Según Biden, el problema más importante que enfrenta el país es el crecimiento económico y el empleo. Asimismo, la Unión Europea también está preocupada por los altos niveles de desempleo, y suspendió el control de los déficits y deudas públicas durante la crisis del coronavirus y creó el Fondo de Próxima Generación para estimular a las economías europeas a salir de la recesión del coronavirus.

El FMI sugiere que la economía estadounidense crecerá más del 6% este año y se mantendrá por encima de su tasa de crecimiento potencial del 3% el próximo año. A pesar de que el crecimiento económico está por encima de los estándares históricos, la tasa de desempleo se encuentra estancada en el 6,1%. El FMI sugiere que la economía de la UE crecerá más del 3% este año y más del 4% el próximo. Según Philip Lane, economista jefe del Banco Central Europeo, la debilidad prolongada del mercado laboral compensará las presiones inflacionarias en la zona del euro.

A pesar de que la inflación anual de los precios al consumidor se elevó al 4,2% en EEUU, la Reserva Federal ha comunicado que no aumentará las tasas de interés por dos razones. En primer lugar, cree que los aumentos actuales de precios son temporales debido a interrupciones en la oferta y, en segundo lugar, porque está utilizando una meta de inflación promedio. Como la inflación ha estado por debajo del 2% durante un largo período de tiempo, se necesitarán varios años de inflación superior al 2% para lograr su meta promedio de inflación del 2%. Asimismo, el Banco Central Europeo no tiene planes inmediatos para reducir la "quantitative Easing" o aumentar las tasas de interés para frenar el aumento de las tasas de inflación a corto plazo.

Según Martin Wolf, la inflación es siempre y en todas partes un fenómeno político. Los vientos políticos han cambiado drásticamente y una mayor inflación es políticamente bienvenida. No está claro que una inflación superior al 2% sea algo tan malo en una recesión económica, dado el peso de la deuda pendiente en la economía. Podría decirse que es la menos dolorosa para los deudores y también la forma más aceptable desde el punto de vista político de salir de la enorme carga de la deuda después de la crisis del coronavirus.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

No está claro que una inflación superior al 2% sea algo tan malo en una recesión económica, dado el peso de la deuda pendiente en la economía. Tal vez no para Estado Unidos, pero sí para España y países similares cuyo crecimiento va a ser mucho menor. Por otra parte, me llama la atención que estos estudios tan sesudos, incluyendo sin duda el de los asesores económicos de Bidem, piensen que su enfoque está en los ciudadanos y no en los bancos ni en los ricos. Quizás por ello ninguno parece tener en cuenta una disminución razonable del aparato militar estadounidense. Con 10 grandes y modernos portaviones más sus grupo de apoyo, escolta y ataque, más las numerosas bases de todo tipo para darles cobertura, el presupuesto militar americano es excesivo y desproporcionado, forzando a lo que se quiere hacer, subir impuestos a las grandes empresas antes que rebajar el esfuerzo bélico. Queda claro que el ciudadano americano está muy orgulloso del gran garrote que tiene en las manos y de que su país sea el matón del barrio entre los países del mundo. Propongo la solución de disminuir el ejército para fomentar el desarrollo económico y social de sus habitantes. Además, relajaría a países como China y Rusia, por citar algunos, de intentar seguir su senda de armamento a toda costa para intimidar a sus vecinos y a los que no compartan sus ideas, y que ese remanente se empleara en universidades, infraestructuras y en elevar el nivel de vida y bienestar de sus ciudadanos. Es evidente que sin tanto derroche militar hay dinero de sobra para todas estas cosas.

Puntuación 0
#1