Opinión

Teletrabajo hoy, ¿trabajo mañana?

Los riesgos del teletrabajo para el empleo

Hay que reconocer que el teletrabajo se ha erigido en arma decisiva para no paralizar por completo la actividad económica. En los últimos meses todos hemos hecho, al dictado de las circunstancias, ímprobos esfuerzos de adaptación al nuevo entorno imperante y la tan cacareada transformación digital ha irrumpido en nuestras vidas. Mis clases en la Facultad son online, como los exámenes, y también congresos, encuentros académicos, profesionales y empresariales que se realizan a través de plataformas. Y virtuales son igualmente reuniones de trabajo y conferencias. La movilidad restringida y las limitaciones a la presencialidad han impulsado el mundo digital. A mediados de marzo de 2020, me consideraba un analfabeto en esas lides tecnológicas y por los avatares pandémicos tuve que hacer cursos acelerados para manejar diversas plataformas gracias a las que hoy nos podemos conectar. No obstante, me sigo considerando a veces semianalfabeto digital, que conste. En el plano profesional, el teletrabajo se ha impuesto. Aunque, a buen seguro, cuando volvamos a la normalidad que anhelamos la presencialidad prevalecerá sobre la virtualidad.

Obviamente, hay sectores en los que el teletrabajo ha sido factible y en otros, debido al imprescindible contacto social, como en las "industrias sociales", que en España juegan un papel primordial en nuestra economía -turismo, hostelería, comercio, actividades lúdicas, ocio y un largo etcétera-, el teletrabajo apenas es factible.

Muchos reconocíamos que el teletrabajo había llegado a nuestras vidas para quedarse, con la ventaja agregada de evitar desplazamientos al lugar de trabajo. Sin embargo, ahora, hay quienes se cuestionan si teletrabajar es la solución definitiva. Éste es el caso de las grandes tecnológicas, alma máter del teletrabajo, que anuncian que en pocos meses la mayoría de sus empleados se irá reincorporando a sus habituales puestos de trabajo presencialmente y el teletrabajo será algo excepcional. Lo mismo sostienen las principales entidades financieras internacionales: la vuelta al trabajo presencial.

¿Por qué? Es evidente que teletrabajar nos aísla, impone barreras físicas entre nosotros, deja de integrar equipos, impide el básico contacto social y el calor de la relación humana, merma la cultura empresarial que se cuece en el seno de oficinas y despachos, mina las sinergias de trabajar codo con codo, resta energía a equipos de profesionales, desvanece el alma de la compañía, apaga el espíritu empresarial y la sociabilidad se erosiona. Al final, siempre necesitamos interactuar entre nosotros viéndonos las caras. No es lo mismo hablarle a una pantalla que tomarse una copa, compartir comida con compañeros o, incluso, las creativas tertulias de retrete marcadas por nuestra idiosincrasia de que nadie va solo al lavabo en horas de trabajo. La fluidez de las tormentas de ideas, de las creatividades, se excita estando físicamente juntos. El trato con clientes y proveedores es distinto a través de la pantalla y en modo online que de manera presencial. Así que ahora está por ver si aquello de que el teletrabajo ha llegado para quedarse se confirmará una vez seamos capaces de contener la pandemia.

Ahora bien, adoptar tecnologías digitales en el mundo laboral, que hoy es una magnífica solución, plantea un reto de futuro. ¿Cuál será a largo plazo el impacto del teletrabajo y cuando sea realidad la aceleración en el uso de tecnologías digitales? Soslayando cuantas proezas se narran acerca de las virtudes de la digitalización, la automatización, la robotización y la inteligencia artificial, seamos conscientes de que a corto y medio plazo surgen amenazas de destrucción de empleo y que la provisionalidad laboral es indudable. En el entorno laboral, esta crisis se ceba con trabajadores jóvenes y con los menos cualificados, que son los más afectados, pero también se advierten pérdidas de empleo femenino. Sin embargo, los ERE que se cuecen afectan a empleos de calidad.

Y la aceleración de la transformación digital y de la automatización acarrea consecuencias graves porque muchos de los empleos perdidos tienen pocas probabilidades de reaparecer mientras la robotización perjudica a puestos de trabajo menos cualificados. Consiguientemente, hay que actuar para lograr la reasignación de trabajadores entre sectores, para evitar que se sufran recortes sustanciales en los ingresos de los empleados cuyos puestos de trabajo están en la cuerda floja.

Pensemos en algunos ejemplos. Se recortarán viajes de negocios al haber más reuniones virtuales. Hoy el comercio online gana posiciones en detrimento de las tiendas físicas. La pandemia está provocando la desaparición de muchas empresas y que otras entren en riesgo. Los confinamientos torpedean el crecimiento económico y el empleo. No todas las empresas pueden adaptar su actividad al contexto digital. Hay sectores y empleos que se debaten ante su supervivencia. Y cada paso que se da en pro de la digitalización a menudo causa menos empleo. Que no se cumpla ese perverso aserto de que el teletrabajo confluirá a la larga en tele, pero sin trabajo. Por eso es tan imprescindible preparar a la gente para los nuevos tiempos y que todos nos adaptemos a las herramientas de la tecnología digital.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Heriberto AA
A Favor
En Contra

Partiendo del principio que las empresas no pagan impuestos sino que los recaudan para el Estado el teletrabajo permite asignar mejor los recursos. Por el mismo dinero contrato a un no residente que en realidad cobra más dinero y que tiene que pagar menos impuestos. O contratar a gente que necesita salarios más bajos ya que el nivel de vida de su país es menor. Y por otro lado esta el "fraude" puedes teletrabajar oficialmente por un salario base bajo y tener los complementos en otro contrato. La Hacienda del país donde esta la empresa no creo que pierda mucho el tiempo para que el dinero que recaude vaya a otro país.

Puntuación 9
#1
Usuario validado en Facebook
Pepe Cristiano
A Favor
En Contra

En España con el nivel de matonismo del Estado hacia todo el que emprenda algo superior a un puesto de castañas es imposible todo esto. La casta dirigente quiere tener a la población atada en corto, han hecho una excepción con el covid, pero cuando se termine el encierro se acabó el teletrabajo, porque le van a poner tantas trabas que mejor será llevarse la empresa fuera y que teletrabaje Rita.

Puntuación 14
#2
RAE
A Favor
En Contra

La primera palabra "ay" sin H. ¡Madre mía!

Puntuación 8
#3
Marisa
A Favor
En Contra

En líneas generales, los empresarios españoles son muy proclives a que los empleados calienten las sillas muchas horas. Y sobre todo presencial. Yo tuve un jefe que solía venir una hora antes de la salida y se le ocurría entonces retenernos con charlas y estupideces. Salir a tu hora está mal visto en España. En Alemania, por ejemplo, es al contrario mal visto por los mismos jefes.

Puntuación 12
#4
Usuario validado en Google+
crisatlantic crisatlantic
A Favor
En Contra

Solo resaltas una cosas negativas, todo este parrafo "teletrabajar nos aísla... sociabilidad se erosiona" se resume en una sola cosa, en pequeñas interrupciones entre compañeros que la mayoria de las veces no aportan nada productivo, al contrario.

Y no mencionas lo positivo.

- Mas de 30 horas/mes de vida recuperadas.

- Menos estress al iniciar la jornada, mente despejada para la innovacion.

- Reuniones mas productivas, registradas y mas flexibilidad para montarlas.

- Cero distracciones y concentracion 100%.

- Comunicacion con personal de otros equipos mas fluida.

y muchhasss mas ventajas, que parece que ahora nadie quiere mencionar.

Puntuación 6
#5
kaligandaki
A Favor
En Contra

el teletrabajo, tiende a que se trabaje desde fuera del pais, con menores costes salariales, por ejemplo, bancos tienen sus centros operativos por ejemplo en la INdia, sudamerica etc, con menores costes salariales y será la nueva tendencia, despues de haber tenido una experiencia previa y sino esperemos

Puntuación 1
#6
Nicaso
A Favor
En Contra

Lo que usted diga Sr. profesor pero yo que he desarrollado mi vida profesional en el mundo tecnológico, veo muchos más inconvenientes que ventajas en querer digitalizar nuestras vidas. El teletrabajo en concreto ha sido un sucedáneo para ir tirando en esta situación de pandemia pero nada más. Por otro lado, no es nuevo ya se practicaba hace una 13 o 14 años como un mero complemento para tareas que se podían hacer con un ordenador desde casa. Si esto llegase a cuajar, espero que no, pongámonos en guardía para un deterioro de servicios y una pérdida de empleo considerable.

De momento, todo el que puede te casca su dirección webb para no mandarte recibos ni comunicaciones y para que les hagas parte de sus trabajos administrativos gratis. Por otro lado, sacar títulos académicos como quien dice por correspondencia no sé que clase de profesionales va a crear.

Puntuación 2
#7
Usuario validado en elEconomista.es
Molins
A Favor
En Contra

En el Mediterráneo, el encargadillo encima de una tarima controlando a 20-30 empleados con visera y manguitos es una imagen siempre asociada al trabajo. La eficiencia? Si eso para otro día. En mis empresas, con o sin pandemia, nos vemos un par de veces por semana, y los empleados pasan la mayor parte del tiempo trabajando desde casa; obviamente no en laboratorio. Sólo hay que garantizar trabajo realizado, no silla calentada cuantas más horas mejor. No tenemos remedio.

Puntuación 1
#8
jose
A Favor
En Contra

Yo desde que levanto tabiques desde casa (cuando antes lo hacía al sol) me encuentro más saludable, oiga... y sonriente... No paro de hacer chistes...

Puntuación -1
#9