Opinión

Los efectos económicos del cambio climático

Es preciso acelerar la lucha contra el cambio climático

El impacto del cambio climático en nuestra sociedad es una realidad que tiñe de negro nuestro futuro más próximo, especialmente en lo económico. Son muchas las políticas promulgadas en los últimos años que tratan de combatir este hecho, incluso poniendo sanciones a aquellos que llevan a cabo prácticas agresivas para con el planeta. Por ello, la sociedad requiere de un compromiso públicoprivado para tratar de amortiguar las consecuencias económicas de un impacto que cada día es más lacerante.

Los estudios confirman datos escalofriantes, como el hecho de que en 2030 el efecto del cambio climático podría llevar a cerca de 100 millones de personas más en el mundo a la pobreza. La Comisión Mundial sobre la Economía y el Clima ha aseverado que, si se toman medidas en tiempo y forma que puedan paliar, o al menos reducir, las consecuencias de un cambio climático galopante, los beneficios económicos podrían situarse en perspectivas prósperas para 2030, con la consiguiente creación de más de 65 millones de empleos nuevos de baja emisiones de carbono.

Para poder alcanzar estos objetivos es urgentemente necesario, en primer lugar, concienciarnos de que el cambio climático tiene unos efectos devastadores en el plano socioeconómico; en segundo lugar, tener voluntad para colaborar entre empresas privadas, administraciones públicas y sociedad en general a la hora de llevar a cabo planes de choque frente a las consecuencias; y no nos debemos olvidar de la importancia que tiene la responsabilidad social corporativa de las empresas, junto con las políticas y decisiones de la Unión Europea que acompasen el camino de la transición hacia un país con unas regiones más verdes.

Las principales conclusiones a las que podemos llegar tras la promulgación del Informe de la Comisión son que se debe hacer un uso sostenible de la tierra, lo que pasa por desempeñar técnicas agrícolas y ganaderas más amables y sostenibles con el medio, apostando por la protección de la fauna y la flora autóctona. Otro pilar a tener en cuenta es la gestión inteligente del agua, llevando a cabo técnicas que cumplan la fórmula "doble E": eficientes y eficaces. Para ello es imprescindible el uso de tecnologías aplicadas a los sistemas hidráulicos y la inversión en infraestructuras públicas.

En suma, existe un concepto en boga en los últimos años, como es la economía circular, un modelo de producción y consumo basado en técnicas sostenibles con el medio ambiente, cuyo objetivo es alargar la vida de los productos, algo que debe desarrollarse a través de la eliminación de residuos y contaminación desde el diseño, el mantenimiento de los materiales en uso y la regeneración de sistemas naturales. Todo ello se traduce en innovación tecnológica, prácticas industriales sostenibles, ahorro de costes, materias primas y reducción de plásticos, entre otros contaminantes, para lograr un mayor aumento en el PIB, mejorando la actividad económica mundial.

No debemos olvidarnos de la apuesta decidida que se debe realizar en sistemas de energías renovables o limpias, como son la geotérmica, eólica, hidráulica o solar, puesto que ayudan al autoconsumo a través de recursos gratuitos que ofrecen un plus de independencia energética, siendo su uso mucho más ventajoso para el medio ambiente.

De lo contrario, solo agudizaremos los efectos negativos en la sociedad, con el consiguiente descenso de la productividad, la subida de los precios de alimentos básicos, el aumento de la pobreza, el empeoramiento de la calidad de vida, las nuevas enfermedades e, incluso, los conflictos bélicos entre sociedades.

Parafraseando a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aún estamos a tiempo de que el impacto no sea excesivo, contamos con más y mejores métodos de gestión para poder hacer un planeta más sostenible, donde la naturaleza no salga perjudicada y la economía no se vea afectada por actuaciones insostenibles e irresponsables.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin