Economía

Europa blinda su compromiso para reducir las emisiones un 55% para 2030

  • Países y Eurocámara acuerdan el calendario para conseguir la neutralidad climática
Bruselas

Las negociaciones de los objetivos climáticos siempre terminan por convertirse en jornadas maratonianas o noches en vela en Bruselas. Los líderes de la UE, los ministros y eurodiputados saben bien lo que cuesta aunar las metas e intereses de los 27 socios y el Parlamento Europeo en la transición 'verde'. La madrugada del miércoles, y tras 14 horas de discusiones, los negociadores del Consejo (que agrupa a los Estados miembros) y la Eurocámara llegaron por fin a un acuerdo para reducir "al menos" un 55% los gases de efecto invernadero para 2030, en comparación con los niveles de 1990.

De esta manera, la UE incrementa la ambición de su meta intermedia que había fijado en una reducción del 40% para esa fecha, y así encarrila sus esfuerzos para conseguir la neutralidad en las emisiones de CO2 para 2050, es decir, con tantos gases producidos como compensados (por ejemplo a través de la masa forestal).

La nueva Ley Climática sellada este miércoles también hará vinculante para la UE en su conjunto la consecución de la neutralidad climática para mediados de siglo, aunque no será finalmente obligatorio para cada Estado miembro, para salvar la oposición al acuerdo de grandes críticos como Polonia.

La fumata blanca llegó la víspera de la cumbre del clima que organiza este jueves el presidente de EEEUU, Joe Biden, para dar un impulso a los esfuerzos globales para que el aumento de las temperaturas no supere los 2ºC, como se acordó en París.

Los europeos, que han hecho de la lucha contra el cambio climático su bandera, tenían miedo de llegar sin una hoja de ruta firme a la cita, por lo que pisaron el acelerador para sellar su compromiso con la neutralidad climática para 2050.

"Este es un momento histórico para la UE. Hemos llegado a un acuerdo ambicioso para plasmar nuestro objetivo de neutralidad climática en una legislación vinculante, como guía para nuestras políticas para los próximos 30 años. La Ley del Clima dará forma a la recuperación ecológica de la UE y garantizará una transición ecológica socialmente justa", dijo Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea al cargo de la transición verde.

Adecuada pero escasa

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica del Gobierno, Teresa Ribera, también valoró el acuerdo en vísperas de la cumbre convocada por Biden. "Llega justo en un momento muy adecuado, en el momento en el que Europa debe, junto con los otros países comprometidos en el mundo, acelerar la reducción de emisiones," dijo.

Sin embargo, el objetivo para 2030 no resultó tan ambicioso como había pedido la Eurocámara, que defendió una reducción de emisiones del 60%. Para el eurodiputado de los Verdes, Ernest Urtasun, los negociadores "han tenido prisa en aprobar una débil Ley Climática para tener una foto con el presidente Joe Biden, perdiendo la oportunidad de que la UE sea líder mundial en la acción climática."

La Unión se compromete a que, a partir de 2050, Europa sea un emisor "negativo", es decir, retire más gases de los que emita

El acuerdo alcanzado la madrugada del miércoles también fija el volumen de gases de CO2 que podrán emitirse, para luego ser compensados con diferentes fórmulas para mantenerse dentro de la neutralidad climática. Y se establecerán estrategias sectoriales para descarbonizar la economía europea.

A petición de la Eurocámara, también se creará un Consejo Asesor Científico Europeo, un organismo independiente con 15 miembros para asesorar sobre la alineación de las políticas de la UE con el objetivo de neutralidad climática del bloque. Otras dos novedades serán la introducción de un objetivo para 2040 por definir, y el compromiso de que, a partir de 2050, Europa sea un emisor "negativo", con una capacidad de compensación superior a la producción de gases.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

jall
A Favor
En Contra

Puedo prometer y prometo que si puedo te la meto...

Puntuación 0
#1