Opinión

Gibraltar- España. Una negociación subcontratada

Imagen del Peñón de Gibraltar

Ni nos engañemos, ni que no nos engañen. No se ha negociado un pacto entre España y el Reino Unido a ser refrendado posteriormente por la UE. La ambición de nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores se ha limitado a lograr lo que califica como un "entendimiento" entre la UE y el Reino Unido; o para utilizar el término exacto que encabeza el texto a non-paper, es decir, un "documento oficioso" sin carácter oficial que no compromete a los ponentes.

Por lo tanto, no hay nada atado, solo pretensiones, anhelos. Todo está abierto, todo es negociable excepto lo principal: las negociaciones entre Gibraltar y España se llevarán a cabo en jurisdicciones superiores: UE por parte española y R.U por parte de Gibraltar. Eso y solo eso es lo único incontestable de ese non-paper. Nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores ha subcontratado las negociaciones consiguiendo lo impensable: rebajar nuestro estatus negociador al mismo nivel que Gibraltar. Y aunque es verdad que el eventual acuerdo de la UE y R.U. deberá estar sometido al visto bueno español, Bruselas, si vienen mal dadas -como mucho me temo visto los antecedentes- siempre puede servir de coartada a nuestros representantes para salvar la cara.

Exteriores ha logrado rebajar nuestro estatus negociador al nivel de la Roca

De lo que si estamos seguros es que a Gibraltar le va literalmente la vida en esta negociación. Gibraltar es, desde que la importancia de su base militar dejó de ser nuclear para su economía, un artilugio, una plataforma, al servicio de media docena de extremadamente competentes y hábiles bufetes de abogados que han sabido gestar y desarrollar un sector financiero offshore que abarca desde servicios bancarios y financieros, domiciliación de fondos de inversión, fin-techs a juego online. Y esos poderes, fácticos competentes y curtidos negociadores, van a defender con uñas y dientes una situación de privilegio que les permite disfrutar de una rentas per cápita de $92 000 una de las mayores del mundo; y eso ¡Oh milagro! desde una roca pelada, árida de 3,5 km2, sin recursos naturales y una población de 30.000 habitantes pero con 80.000 empresas registradas, por mor de un floreciente sector financiero y de juego on-line que solo es posible gracias a la excepcionalidad de un régimen fiscal y legislativo que les permite obtener ventajas competitivas frente a España. Una economía, en fin, "subvencionada" gracias a un régimen de privilegio fiscal pero dependiente del cordón umbilical de España para su viabilidad y que utiliza esa dependencia en bienes, servicios y trabajadores como su justificación para perpetuar esa situación de excepción.

Gibraltar. ¿Puerta gatera de la City a la UE?

Sabiendo lo que les venia encima con el Brexit, Gibraltar y el Reino Unido previsoramente acordaron otorgarse mutuamente un pasaporte financiero plasmado en el llamado Statutory Instrument 2019/589 por el que se habilita a las entidades financieras del R.U. a ofrecer sus servicios a través de Gibraltar sin la necesidad de disponer de oficinas o representantes en la Roca y a las entidades de la Roca operar en igualdad de condiciones en la City. Y por consiguiente todo indica que si no se toman las medidas cautelares oportunas por parte de la U.E podríamos acabar con una City virtual con toda su fuerza y panoplia de servicios en La Roca. Y no empezarán desde cero; cuentan ya con la infraestructura de un pujante sector Fin-Tech y de una red de comunicaciones de última generación. Y es que en la Roca el mas tonto -como dice la frase- hace relojes.

Se está propiciando un paraíso fiscal al servicio de 'La City' en el patio trasero de la Costa del Sol

En estas negociaciones que se inician, Gibraltar pretende por encima de todos preservar el estatus- quo anterior; aquel en el que formando parte de la UE, pero fuera de a la Unión Aduanera les permite una libertad legislativa en materia fiscal que les convierte en el lugar idóneo donde grandes fortunas y empresas pueden establecer su residencia fiscal beneficiándose de un régimen en el cual el impuesto por ganancias de capital es cero, no se tributa por patrimonio, royalties ni sucesiones. El impuesto de sociedades es del 10% y lo que se conoce como passive income, es decir, ingresos derivados de alquileres o de limited partneship y empresas similares tampoco está sujeta a impuestos. El menú de regímenes fiscales de privilegio que ofrece la Roca -y que se escapan a la brevedad de este artículo- hace la boca agua al sufrido contribuyente español; un nuevo Sancho sometido al régimen estricto de aquel dietista Pedro Recio de Mal Agüero -vulgo Hacienda- que nos relata Cervantes.

Pero entre lo que se sabe y lo que se adivina tenemos mas que suficiente para que la opinión pública exija tanto a Madrid como Bruselas estar puntual y transparentemente informada y que se examine detenidamente las implicaciones de dicho "entendimiento". No vaya a ser que estemos propiciando las bases de una auténtico paraíso fiscal al servicio de la City en nuestro patio trasero de la Costa del Sol, y que una vez consumado el disparate nos acordaremos con nostalgia de los buenos tiempos cuando el contrabando de tabaco propiciado por Gibraltar solo suponía una sangría a las arcas españolas de 1.000 millones en impuestos.

Y debemos también hacer un llamamiento a esta izquierda que con toda justicia y razón dice abominar de los paraísos ?scales, de la evasión de impuestos y del blanqueo de capitales para que no mire a otro lado en estas negociaciones, se haga presente y no se ausente con la excusa de que las cosas de Gibraltar, impedir que se medre desde la excepcionalidad fiscal, es cosa de derechas.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Rafra
A Favor
En Contra

Maravilloso artículo. A continuación, pregunto: ¿es posible que ninguno/a, de las personalidades españolas, que han aprobado el Acuerdo de marras, haya tenido en cuenta estas posibilidades, que les han ofrecido en bandeja a Gibraltar?

Si es así, serían unos inútiles y si no..., algo peor

Puntuación 4
#1
VIO
A Favor
En Contra

Me parece estupendo que en Gibraltar no se tribute por patrimonio, ni por sucesiones, ni por otras cosas. En España se debería hacer lo0 mismo. Aquí tenemos muchos funcionarios y muchas bocas que mantener, y con tantos impuestos vamos a quebrar nuestras empresas y no vamos a conseguir ni un euro de inversión extranjera. El señor Nart sólo piensa en recaudar, no en crear empresas. Tal vez lo correcto sería expandir el sistema de Gibraltar al resto de España, seguro que nos iría mejor. Señor Nart, ellos hacen muy bien, frente a este abuso de recaudación que sufrimos, en mantenerse como están. Tal como usted escribe y lo que propone, seguro que muchos españoles están deseando irse a empadronar allí. Ya se ha dicho repetidamente en este medio, de seguir como vamos España lleva camino de convertirse en un infierno fiscal. Aquí no va a querer vivir ningún empresario.

Puntuación 4
#2