Opinión

El yuan, aún muy lejos de destronar al dólar

El yuan, aún muy lejos de poder ser rival del dólar

El yuan cotiza en sus niveles más altos en dos años, y los inversores extranjeros de repente están mostrando interés de nuevo en tomar posiciones respecto a la moneda china.

A principios de la década, Pekín puso al yuan en el foco de interés mediante un esfuerzo agresivo por dotar a su moneda de disponibilidad en el extranjero a través de acuerdos de intercambio con bancos centrales de otros países y emitir bonos denominados en yuanes en esos mercados.

Ahora son los inversores extranjeros los que vienen a China para conseguir yuanes. Los activos chinos destacan en un momento en que los tipos de interés en gran parte del mundo están a cero o por debajo y muchas monedas se deprecian. Además, Beijing ha facilitado el acceso a los compradores extranjeros.

Sin embargo, a pesar de las ambiciones de Beijing de romper la hegemonía del dólar estadounidense frente a las sanciones de la administración Trump, el yuan todavía tiene un largo camino por recorrer. Aunque la reunión reciente del Comité Central del Partido Comunista retomó la causa de la internacionalización del yuan, la moneda no ocupará el lugar del dólar en la escena mundial en un futuro próximo.

Los datos disponibles sugieren que después de caer abruptamente en 2015, el uso internacional del yuan comenzó a recuperarse justo el año pasado. En 2019, los extranjeros demandaron yuanes para invertirlos en bonos y renta variable de China, y sólo las tenencias de esos bonos han aumentado en más de una cuarta parte hasta alcanzar los 2,8 billones de yuanes (419.300 millones de dólares).

Huelga decir que la debilidad general del dólar desde que la pandemia del Covid-19 comenzó a golpear la economía estadounidense en marzo ha sido una bendición para los intentos de las autoridades chinas de atraer inversiones, impulsadas por el jugoso diferencial de tipos de interés entre los bonos gubernamentales de referencia de las dos naciones.

Si se analiza más a fondo el uso internacional actual del yuan, los acuerdos comerciales denominados en la moneda china han aumentado ligeramente desde el año pasado, especialmente en las transacciones de servicios.

Sin embargo, las reservas del banco central chino en yuanes no han aumentado mucho. Los préstamos y depósitos en esta divisa que mantienen las instituciones extranjeras también siguen siendo mínimos.

Es significativo que, a pesar de la creciente influencia económica, política e incluso cultural de China, el yuan todavía no se ha convertido en un punto de referencia oficial para otras monedas asiáticas o para los mercados privados en general, con la excepción de los futuros del petróleo y algunos otros productos básicos.

Los activos chinos destacan por los bajos tipos de interés en gran parte del mundo

Lo que ha aumentado considerablemente es el valor de los pagos internacionales intermediados por el Sistema de Pagos Internacionales de China, una alternativa basada en el yuan al sistema Swift denominado en dólares y con sede en Bruselas. El volumen de esos pagos en yuanes ha ido aumentando más lentamente, lo que indica que la red se utiliza principalmente para transacciones de alto valor.

Lo que todo esto parece implicar es que China es, en efecto, plenamente consciente del riesgo de realizar la mayoría de sus transacciones de comercio e inversión internacionales en dólares y de mantener la mayor parte de sus activos extranjeros en dólares. La forma de reducir esta dependencia, más allá de diversificarse en el uso de otras monedas extranjeras como también ha estado ocurriendo, es impulsar el yuan.

Anteriormente, el uso internacional del yuan se subcontrataba a centros financieros extraterritoriales, especialmente a Hong Kong. Esto creó una especie de mercado dual para el yuan, uno offshore y otro onshore.

Como el mercado onshore permanecía dentro de los controles de capital de China y permitía movimientos diarios limitados, los inversores podían encontrar oportunidades de arbitraje que conciliasen la diferente valoración del yuan en los dos mercados.

La moneda china ni siquiera es referencia para otras divisas asiáticas

Esta vez, el mercado del yuan onshore es el rey, y Beijing está deseando atraer la mayor cantidad de capital posible. Ahora se espera que los inversores extranjeros operen en el continente incluso sin tener la plena seguridad de que la retirada de fondos será más rápida o fácil que en el pasado.

La idea es que los mercados de capital chinos son demasiado grandes como para que los inversores extranjeros puedan ignorarlos y que el diferencial de crecimiento entre China y el resto del mundo garantizará que la tasa de rendimiento relativo de las inversiones basadas en el yuan siga siendo positiva.

Si se observa el aumento de los flujos hacia la economía china continental (excluido Hong Kong), es evidente que los inversores opinan de esa manera, pero tal vez con un razonamiento un poco diferente.

Para algunos inversores internacionales, ha llegado el momento de hacer un carry trade, de pedir prestado a bajo precio en dólares en los Estados Unidos y luego invertir en activos en yuanes en China.

Pero cualquier cierre de la brecha de la tasa de interés o una renovada debilidad en el yuan podría cambiar ese cuadro dramáticamente. Si la economía china se desacelera repentinamente y el Banco Popular de China interviene recortando los tipos o haciendo bajar el yuan, esos inversores extranjeros están en condiciones de marcharse inmediatamente.

No sería la primera vez. Un movimiento repentino del Banco Popular en marzo de 2014 para modificar la horquilla dentro de la que fluctuaba la moneda china asustó a los inversores, causando pérdidas a aquellos que habían estado contando con un yuan cada vez más alto.

Una cuenta de capital totalmente abierta sigue siendo un requisito previo clave. Hoy en día, 2030 parece ser el nuevo objetivo de China para lograrlo, y el objetivo anterior de 2020 se está desvaneciendo.

Pero el alcance cada vez mayor de las sanciones y las medidas políticas de EE.UU. para impulsar el desacoplamiento financiero de China podría hacer retroceder aún más los esfuerzos de Beijing. En lugar de ocupar el lugar del dólar a nivel mundial, el yuan podría entonces emerger, en el mejor de los casos, como moneda de reserva dentro de un ecosistema reducido de economías muy vinculadas a China, siendo el dólar aún la moneda de reserva para el resto del mundo.

Eso sería un paso adelante para la internacionalización del yuan, pero no una verdadera victoria sobre el dólar.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin