Opinión

Necesario debate sobre el 'modelo Glovo'

El fallo contra Glovo trastoca el modelo de negocio del reparto a domicilio

El fallo del Supremo que certifica que los repartidores de la plataforma Glovo son falsos autónomos plantea un reto al negocio del reparto a domicilio.

Sin duda, la sentencia debe acatarse pero esa obligación no impide que se entable un debate sobre hasta qué punto su actividad es compatible con una relación laboral a tiempo completo. Ante un problema complejo no valen soluciones rápidas como cargar a los bares y restaurantes con los costes laborales de esas personas. Esa externalización podría ser ilegal. El Gobierno sí podría buscar nuevas fórmulas que doten a esas empresas de mayor flexibilidad laboral si, tras el debate abierto en la sociedad e incluso en el propio Ejecutivo (donde hay una clara discrepancia), se considera necesario para preservar este servicio ahora tan demandado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.