Opinión

Divididos y en la inopia

“En Europa nadie ve hoy la capacidad del equipo de Pablo Casado para hacer gobierno”

Mientras la coalición Frankestein de populistas e independentistas avanza, con la aparente colaboración de Pedro Sánchez, "en su intentona de golpe de Estado blando" contra la Constitución y el régimen de libertades del 78, nosotros seguimos divididos y en la inopia".

Esta reflexión de un destacado ex dirigente del Partido Popular viene a resumir la desorientación estratégica y el arrinconamiento parlamentario que atraviesa hoy el bloque del centroderecha en España y que reflejan día a día las encuestas de intención de voto -las buenas, no las de Tezanos- en las que el PSOE, a pesar de los graves errores, negligencias y mentiras en la gestión de la pandemia, sigue siendo la fuerza más votada, mientras que el Partido Popular sigue estancado después de recuperar el voto prestado a Ciudadanos".

El PP navega entre el viaje al centro y la radicalización y sin estrategia de comunicación clara

Los datos del último Electopanel, del 13 de junio, muestran una ligera subida del PSOE, que, con un 25,9 por ciento de sufragios recupera la ventaja de un punto con el PP, que queda en el 24,7 por ciento, y ambos empatarían a 109 escaños. Un resultado del principal partido de la oposición, que unidos a los 44 de Vox, lo dos de Navarra Suma, el que obtendría Foro Asturias y los 14 de Ciudadanos, dejaría al bloque de centro derecha en 170 escaños, a seis de la mayoría absoluta, que si conseguiría Pedro Sánchez sumando los 29 de una Unidas Podemos a la baja y el resto de los Frankestein.

Escenario este que se viene repitiendo desde las pasadas generales del 10-N y ante el que los partidos de ese bloque y sus direcciones siguen sumidos en sus egos y en esa dispersión de fuerzas y de votos que les impide recuperar una mayoría de Gobierno por los efectos de la Ley D'Hondt, y ni siquiera consolidarse como alternativa verosímil.

La división de la derecha y la dispersión de esfuerzos y de votos les impide recuperar una mayoría de gobierno por efectos de la Ley D'Hondt

Como sentenciaba el citado dirigente y ex alto cargo popular: "un líder del centroderecha que no puede unir al centroderecha, no sirve para liderar al centroderecha", y Pablo Casado y su equipo siguen sin saber cómo evitar la presencia de Vox en su espacio electoral y, lo que es más grave, navegando entre dos aguas, la del viaje al centro y la de la radicalización, además de carecer de una estrategia de comunicación clara y convincente.

Y entre sus posibles socios, lejos de centrarse y concentrarse en una sola fuerza y un solo mensaje, Inés Arrimadas impulsa un acercamiento de Ciudadanos al sanchismo, sin efectos prácticos, recogiendo las migajas del banquete a cambio de renunciar a sus principios fundacionales y del liberalismo y de transfigurarse en un socio más de los Frankestein con los independentistas y los comunistas. Mientras que, Santiago Abascal y Vox se han convertido, sin querer, en el principal aliado de la estrategia política de Sánchez para dividir a la derecha e impedir que el PP pueda volver a gobernar, al menos en el corto y medio plazo.

La interlocución con Europa es clave para el futuro de la Legislatura y en Europa nadie ve hoy la capacidad del equipo de Casado para formar gobierno

Un objetivo este último para el que parece que va a contar con la ayudad de una Unión Europa cuya interlocución unos y otros consideran "clave" para el desarrollo futuro y la duración de la Legislatura. Desde Moncloa consideran que "Sánchez la tiene amarrada, máxime si se consolida la candidatura de Nadia Calviño para presidir el Eurogrupo. Mientras que Casado busca el apoyo de Bruselas para la condicionalidad de las ayudas europeas. Aunque como apuntan desde las filas de los populares europeos, "en Europa nadie ve hoy la capacidad del equipo de Casado para hacer gobierno". Pues eso, en la inopia que, como define el diccionario, significa "indigencia, pobreza, escasez, y estar en la más absoluta ignorancia de algo".

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
pvallejuelo
A Favor
En Contra

Si el PP dejase de tener vergüenza de ser de centro-DERECHA muchos votantes de VOX volveríamos a votar PP.

Deben de fijarse que los socio-comunistas-anarquistas no tienen ninguna vergüenza de serlo sino que presumen de ello.

Puntuación 0
#1