Opinión

Es la economía, estúpidos

Los españoles tendrán que pagar el gasto improductivo

Vuelvo a recurrir a esta frase de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, porque, aunque sorprender no sorprende ya nada en la política española, y especialmente en la Cámara de Diputados, si entristece y abochorna el nivel y la incoherencia de lo que allí acontece, cada día más alejado de los intereses generales y de las preocupaciones de la calle. Sólo así puede explicarse, pero no entenderse, que justo el día después de que el Gobierno hiciera público un cuadro macroeconómico que reduce el crecimiento, dispara el gasto, renuncia al equilibrio presupuestario y frena la creación de empleo el Partido Popular, en teoría la oposición alternativa, obviara totalmente esta cuestión para centrar exclusivamente sus preguntas de control al Ejecutivo social populista en el "caso Ábalos" y Venezuela.

Asunto importante, cierto es, pero agotado salvo en su posible vertiente judicial y ajeno a lo que realmente interesa a una ciudadanía a la que lo único que le mueve y le preocupa es "el bolsillo y las cosas de comer", hoy seriamente amenazados por este escenario económico revisado que, a priori, sólo anticipa menos actividad económica, caída de inversiones, mayor desigualdad y endeudamiento, aumento del gasto, más impuestos y más paro, además de volver a colocarnos a las puertas de ese procedimiento de déficit excesivo con el que la Comisión Europea castiga a los países incumplidores por el despropósito de sus gobiernos.

Los españoles pagaremos fiscalmente el derroche de gasto improductivo

Si vamos a gastar 127.609 millones, un 3,8 por ciento más, creciendo menos, ya podemos empezar los españolitos de a pie a apretarse el cinturón y a sufrir un nuevo "atraco" fiscal para pagar el derroche de gasto improductivo, los favores a los nacionalistas e independentistas y la orgía de cargos públicos en un gobierno cuya prioridad ha sido y es hacer suyas esas palabras de Iñigo Errejón cuando aterrizaron en el Ayuntamiento de Madrid, instando a colocar a los amigos cuanto antes para cuando toque volver a ser oposición. Esa es su urgencia y su objetivo, que paga el pueblo y ellos ya son casta.

Y qué decir del desempleo. La hoja de ruta del Gobierno admite ya que la creación de puestos de trabajo sólo crecerá el 1,4 por ciento, casi un punto por debajo del 2,3 por ciento de 2019. Un objetivo que a pesar de su pobreza entra más en el terreno de la ficción que de la lógica sobre todo teniendo en cuenta que la economía española nunca ha creado empleo con tasas de crecimiento de la economía inferiores al 2 por ciento, salvo con la reforma laboral de 2012, la misma que este gabinete pretende derogar, movido más por inquinas ideológicas que por la sensatez.

De hecho, tándem de ministras Calviño-Montero ya ha avisado de que el ritmo de creación de empleo será "ajustado a la desaceleración de la economía". Lo que en castellano vulgar y exento de retóricas se puede traducir porque ni está, ni se le espera. Y todo ello con el añadido de los efectos perniciosos del coronavirus de cuyas calamidades alertan ya las agencias de rating y los organismos internacionales.

Pero a tenor de lo visto en el Congreso, de esto ni se ocupan ni interesa a sus señorías del Grupo Popular con su presidente y secretario general a la cabeza, para mayor gloria y regocijo de un Pedro Sánchez, que se complace en observar como esa oposición a la que ni teme ni respeta, entra una y otra vez a los trapos que les pone en forma de pin parental, franquismo, Maduro o eutanasia, mientras se desentiende de lo que realmente le aterra y la hace daño. Una oposición que abandona también a los agricultores, ausentándose del debate parlamentario sobre unas protestas y reivindicaciones tan añejas como justas, cuando deberían colocarse al frente de la manifestación.

¡Es la economía, estúpidos!

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

Usuario validado en elEconomista.es
pedgom1962
A Favor
En Contra

https://drive.google.com/file/d/1wma1t5Vv35fEvQfY3ZUIGrHOxddI21O8/view La Escuela Austriaca desconoce el Principio de Crecimiento Progresivo de la Masa Monetaria. Necesitamos derechos económicos constitucionales: https://drive.google.com/file/d/1VEVDU5EOfQE89iWjszSitcEerbNsUksz

Puntuación -5
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Juan
A Favor
En Contra

El PP ya demostró lo poco que le importa el bienestar de los españoles cuando no apostaron por la Coalición PSOE-PP y dejaron vía libre a que entrase PODEMOS en el Gobierno. A partir de entonces está luchando por recuperar a sus ex-votantes, ahora de VOX.

Puntuación -3
#2
Pedro
A Favor
En Contra

Brillante articulo, leyendo parece que estamos condenados a la miseria comunista, se diría que buscan la pobreza del pueblo para justificar un golpe de estado, como hizo Vladimir Lenin y quería hacerlo Largo Caballero .

Puntuación 8
#3
Incrédulo
A Favor
En Contra

Vamos a ver. Nos enteramos ahora que en España todos los partidos políticos son igual de mafiosos. Solo luchan por estar en el poder al precio que sea. El país les importa un pimiento.

En España solo hay partidos de ultraizquierda y socialdemócratas. No existe ninguno Liberal de verdad. Son todos parecidos. Solo se diferencian en el grado de zurdos o socialdemócratas que son.El único que en lo económico es algo Liberal es VOX, y le denominan ultraderecha. En el resto de su ideario no económico, no entro. Ni me interesa, ni me importa.

Puntuación 15
#4
Vicente
A Favor
En Contra

El franquismo justificaba la prohibición de partidos políticos afirmando que solo trabajaban para ganar votos y no para resolver los problemas del país. Estos partidos que sufrimos se empecinan en dar la razón al franquismo. Solo trabajan para ganar votos. Los problemas no están para resolverlos, sino para culpar de los mismos a los otros. Las autonomías no están para resolver problemas. Con culpar a Madrid de los mismo todo resuelto.

La consecuencia es que, como Podemos supone que lo votan los pobres, hará todo lo posible para que aumente el número de pobres. Como el PSOE supone que tiene el voto de los estúpidos, hará lo posible para que aumente el número de estúpidos. Como el PP supone que lo votan los estúpidos con genes de derechas, hará lo posible para que aumente el número de estúpidos. Como los separatistas saben que solo los talibanes y fanáticos les votan, adoctrinarán por tierra mar y aire.

No sé que es peor, negarnos el derecho a votar, o con nuestro voto hacer lo contrario de lo que hemos votado.

Solo me queda un consuelo: Que nos dominen los musulmanes y que le pongan un burka a Carmen Calvo y a Leire Pajín. También me consuela pensar que nos colonialice China y nos obliguen a hacer taichí todas las tardes,.

Puntuación 9
#5