Opinión

Riesgos de la política de Trump con Irán

Las acciones de Trump con Irán están generando inquietud entre los propios aliados de los americanos

La autorización del presidente estadounidense Donald Trump del asesinato selectivo del comandante de la Fuerza Quds iraní Qassem Suleimani es, en muchos sentidos, similar al enfoque de su administración en materia de comercio. En ambos casos, la administración ha demostrado su voluntad de sorprender al aprovechar unilateralmente la fuerza de EEUU en la búsqueda de resultados a largo plazo, a pesar de los considerables riesgos a corto plazo y sin amplias consultas. Como demostró el presidente Ronald Reagan en la década de 1980 con su estrategia frente a la Unión Soviética, un unilateralismo tan agresivo puede funcionar. Pero lo mejor es utilizarlo de forma selectiva y con moderación.

Al tratar de abordar los agravios a largo plazo de EEUU (y de Europa) contra ciertas prácticas comerciales chinas, la administración Trump decidió abandonar el enfoque tradicional de buscar la reparación a través de las instituciones multilaterales existentes como la OMC. En su lugar, optó por lo que la teoría de juegos llama un enfoque no cooperativo, imponiendo duros aranceles a las importaciones chinas, y luego amenazando aún más si China toma represalias. Al armar lo que tradicionalmente es una herramienta de política económica, EEUU fue capaz de perseguir objetivos de seguridad nacional junto con objetivos económicos y financieros.

Depender del unilateralismo amenaza la arquitecta internacional

Hasta ahora, al menos, el cálculo subyacente funciona para Trump. Al igual que su impulso unilateral de revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, ha mostrado su voluntad de tolerar algunos daños en su terreno con la esperanza de que el daño infligido a las otras partes sea mucho mayor y las obligue a hacer concesiones.

La administración Reagan perfeccionó este enfoque cuando se embarcó en una acelerada carrera armamentista con la URSS (o lo que Reagan denominó el "imperio del mal"). Al aumentar el gasto en defensa, Reagan aprovechó la fuerza económica y financiera de EEUU sabiendo que los soviéticos no podrían mantener el ritmo. Al final, aseguró no solo una victoria táctica estrecha, sino un triunfo geopolítico más amplio, que culminó con el colapso de la URSS.

Presionar a un adversario en una esquina con la esperanza de que cometa un error es una vieja estrategia. Y como en cualquier estrategia, viene con costes y riesgos potenciales. En el caso de Reagan, su administración tuvo que pagar el peaje de crear grandes déficit presupuestarios, así como el riesgo de una seria confrontación militar con los soviéticos.

Las acciones de Trump entorpecen las relaciones de EEUU con sus principales aliados

En el caso del TLCAN, la administración Trump corrió el riesgo de que las represalias de Canadá y México resultaran empobrecieran a todos. Sin embargo, hicieron muchas de las concesiones que EEUU quería y que ahora están incluidas en el nuevo Acuerdo. China, sin embargo, reaccionó inicialmente de manera diferente, y puede haber exagerado su mano. Al prolongar las tensiones comerciales con EEUU a través de una escalada prolongada de aranceles "ojo por ojo", las autoridades permitieron que la economía se desacelerara e impulsaron a muchas empresas a comenzar a diversificar sus cadenas de suministro en un esfuerzo por reducir su dependencia de China. El nuevo mantra entre un número creciente de los que operan en China refleja esto: "En China, para China".

El efecto inmediato de estos acontecimientos ha sido complicar el esfuerzo de China por aplicar las reformas estructurales necesarias para mantener su histórico (si no inédito) ascenso. Pero a largo plazo, los efectos de mayor alcance de la guerra comercial podrían aumentar la posibilidad de que China quede atrapada en la trampa de los ingresos medios, como tantos otros países en desarrollo antes que ella. Si eso sucede, Washington habrán logrado evitar que la economía mundial pase de un orden dirigido por EEUU a uno bipolar.

Todo esto nos lleva a Irán, donde la reciente confrontación de la administración Trump parece estar siguiendo el mismo esquema. El patrón es claro: la administración da un paso sorpresivo que sus predecesores podrían haber considerado, pero nunca perseguido; lo hace sin amplias consultas internas y externas. El resultado inmediato es un aumento significativo de las tensiones, con terceros países (incluidos los aliados) que se preocupan por el giro unilateral. El adversario (en este caso Irán) da una respuesta que, aunque menos severa, le lleva también a cometer un trágico error (el derribo accidental de un vuelo de pasajeros civiles). Ahora, incluso los países europeos que durante mucho tiempo habían buscado salvar el acuerdo nuclear de Irán para el año 2015 están acusando a Irán de violarlo.

Queda por ver cómo se desarrollará este conflicto. Pero ya está claro que EEUU ha conseguido algunos avances y que el mayor riesgo inmediato -una guerra abierta o un conflicto asimétrico desestabilizador- se ha evitado, al menos por ahora.

Una vez más, sin embargo, esto no significa que la estrategia de presionar las fortalezas relativas de uno sea siempre aconsejable. La dependencia excesiva del unilateralismo agresivo co rre el riesgo de desmantelar una arquitectura internacional que ha servido bien a los intereses de EEUU. Además, las acciones de la administración Trump, si presiona demasiado, podrían obligar a terceros países a tomar decisiones que van en contra de sus intereses. Es testigo, por ejemplo, de la continua voluntad de algunos países de profundizar sus relaciones económicas y financieras con China a través de su nueva Ruta de la Seda, a pesar de las objeciones de EEUU.

A fin de cuentas, el unilateralismo agresivo no es un enfoque que pueda aplicarse como regla general. Debe utilizarse de manera muy selectiva y poco frecuente, y sólo después de una cuidadosa evaluación de los costos y beneficios. Si se hace bien, puede ayudar a conseguir beneficios específicos y a la vez contener los daños colaterales. Pero si se abusa de ella, podrían producirse consecuencias no deseadas de gran alcance, que implicarían costos cada vez mayores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0