Opinión

Sensatez, valentía y proyecto (y VI)

Un referéndum en Cataluña debería ser votado por todos los españoles

El profesor Juan Ramón Capella en su libro Un fin del mundo, Constitución y democracia en el cambio de época, afronta con serenidad y valentía la cuestión de la hipotética, pero necesaria, consulta al pueblo de Cataluña. Sintetizaré su propuesta con algunos comentarios y añadidos míos.

Para Capella la consulta sobre la separación de Cataluña afecta a este territorio pero, además, al resto de España. En consecuencia el ejercicio de la libre determinación debe ser, necesariamente, consensuado. Y por ende, añado, derivado de un pacto político que represente a la mayoría ciudadana de ambas partes. Es decir, como dice el profesor, que una mayoría de ciudadanos constitucionalice ese consenso.

Iniciar este camino conlleva una gran campaña de argumentación política y de debate que, a mi juicio, debe estar presidida por la ausencia de conflictos, altercados y acciones coercitivas ligadas al objeto de la consulta y realizadas por cualquiera de las opciones que se someten a la libre determinación consensuada. Y ello supone, al menos, un período de seis meses. En esta atmósfera de debate ciudadano pacífico y libre, el comienzo del proceso debiera iniciarse desde el Parlament de Catalunya con el objetivo de conseguir una voluntad sostenida de ejercer ese derecho, lo cual impone una mayoría parlamentaria, la convocatoria posterior de elecciones y la ratificación del ejercicio de libre determinación por la cámara resultante de esos nuevos comicios. Si la nueva cámara ratificase la decisión de la anterior, se convocaría el referéndum pertinente.

Pero antes queda una cuestión a dilucidar: ¿Qué porcentaje de participación o de Síes a la secesión sería conveniente? ¿Valdría la mitad más uno de los votantes? El profesor Capella considera - a mi juicio acertadamente - que una cuestión como ésta: la secesión de un territorio, necesita de una mayoría evidente que evite un territorio dividido prácticamente en dos mitades enfrentadas entre sí (como la situación actual en Cataluña). En consecuencia, propone que se debieran dar dos requisitos: la participación mínima del 80 por ciento del censo y una mayoría cualificada de Síes del 55 por ciento al menos en todas y cada una de las provincias catalanas. El autor de estas líneas recuerda que en el referéndum de 1980 en Andalucía sobre el acceso a la autonomía por la vía del artículo 151 de la Constitución, los andaluces lo conseguimos a pesar de tener que obtener un mínimo de Síes del 51 por ciento de los electores (censados) en cada provincia. Un censo, por entonces, sin actualizar, plagado de difuntos y otras anomalías.

Una última condición expone Capella y que no debiera obviarse. Se trata de que el hipotético nuevo Estado surgido de las urnas reconozca constitucionalmente los derechos que ya tienen los ciudadanos y respete los de las minorías, incluido también el derecho de libre determinación mismo, o sea, la reversibilidad del cambio institucional.

Caso de que se cumpliesen las condiciones y que los catalanes optasen por la independencia, tendrían estos la posibilidad de asociarse de algún modo a España, en forma de estado asociado o confederado. O federado en la República Federal Española, Hispánica o Ibérica, añado yo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

Platero
A Favor
En Contra

No tome el pelo a los españoles,esto es un problema creado por los politicos desde la CO78 buscando repartir la tarta entre las oligarquias regionales y que puede derivar en el cantonalismo que ya se vivió,con derramamiento de sangre inocente que se creen su patraña de autodeterminación.

Puntuación 4
#1
Usuario validado en Google+
Javier Gallardo Vía
A Favor
En Contra

¡Qué lectura tan extraña!

¿Como puede un marxista gastar tantas letras hablando de nacionalidades y de la organización fronteriza de los estados? E incluso se entra en algo tan inmaterial y nominalista como es el asunto (importantísimo para el "marxista" firmante) de la nomenclatura de dichos nuevos "estados" y su relación institucional.

Todo muy idealista y todo muy petardo.

Todo muy alejado de la realidad material, del trabajo, y del internacionalismo marxista. Las fronteras y las banderas son imposiciones ideológicas.

Señor Anguita: la patria del proletariado es el trabajo y las relaciones sociales que emanan en su vida diaria.

Parece usted abducido por el entramado de un politiqueo que es solo una lucha de grandes empresarios y capitalistas, y de "líderes" que pelean por la franquicia del cobro de impuestos y el poder.

(Pero siga vd. con su contratito con El Mundo... que yo alucino con sus artículos).

Puntuación 3
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Chinchu
A Favor
En Contra

Buscar una solución al problema catalán es una necesidad ineludible. Se habla de abrir un debate de seis meses. El debate se debe abrir ya y sin fijar fecha. llevamos años sin abrir la discusión y no se deben poner fechas.

Eso sí, desde ya deben estar las mentes más lúcidas debatiendo una salida. Lo actual, es inasumible en una sociedad democrática.

Puntuación 1
#3
Más fronteras no!!
A Favor
En Contra

¿Y la solidaridad entre ricos y pobres? ¿Llenar Europa de corrales para la gente buena, normal y trabajadora con banderitas mientras los que ya sabemos se llevan el dinero a Suiza y viajan por todas partes como cosmopolitas ilustrados? Abajo la tiranía del nacionalismo, la verdadera peste de Europa.

Puntuación 1
#4