Opinión

Alineados con el futuro

Cepsa se encarga de la transición estratégica ordenada

Como compañía energética global, tenemos muy presente la función que desempeña nuestra actividad en la lucha contra el cambio climático.

Una responsabilidad común que afrontamos con el propósito de impulsar un desempeño responsable y sostenible, que a la vez garantice el acceso universal a la energía y la seguridad de abastecimiento ante la creciente demanda energética mundial.

La transición energética es, de hecho, una cuestión estratégica para Cepsa. Nuestro compromiso pasa por reducir de forma efectiva el impacto ambiental de nuestras actividades, mediante el aumento de la eficiencia de nuestros procesos y la búsqueda constante de desarrollo de vectores energéticos cada vez más sostenibles, para los que es imprescindible seguir apostando por la innovación, la tecnología y la digitalización. Contamos con una ruta marcada, con unos objetivos responsables y firmes en todas nuestras unidades de negocio.

La apuesta para ampliar nuestra presencia en el sector de las energías renovables es decidida: en los próximos años queremos desarrollar entre 500 y 600 MW de capacidad en proyectos de energía eólica y solar. Por otro lado, comercializamos energía eléctrica de origen 100 por cien renovable tanto para el consumo de nuestras instalaciones, como para otros clientes industriales, pymes y consumidores residenciales. Y recientemente hemos comenzado la instalación de paneles solares para que nuestras estaciones de servicio puedan autoabastecerse.

La transición energética ordenada es una cuestión estratégica para Cepsa

Nos comprometemos a suministrar energía cada vez más baja en carbono, teniendo en cuenta toda la cadena de valor de los derivados del petróleo, mediante la incorporación de materias primas alternativas y el uso de nuevas tecnologías. Ejemplo de ello son los diferentes proyectos de transformación digital que, mediante la implantación de procesos propios de la industria 4.0, nos permiten incrementar la eficiencia de nuestras instalaciones o el cambio tecnológico que estamos llevando a cabo en nuestra planta química Puente Mayorga, la primera del mundo en reemplazar la tecnología HF por el sistema Detal -diseñado por Cepsa y UOP-, una mejora tecnológica que aumentará la eficiencia de la planta y reducirá sus emisiones.

Y, como en todo aquello que llevamos a cabo, no concebimos esta transición si no es de la mano de nuestros clientes, a quienes queremos acompañar en este proceso, del que son una parte fundamental. Pare ello, nuestro objetivo es ofrecer la más amplia variedad de soluciones de movilidad. Estamos incorporando a nuestro porfolio el suministro de gas natural vehicular: mediante una alianza con Redexis, vamos a crear la mayor red de estaciones de repostaje de gas natural en España; por otro lado, IONITY -la red de carga europea de alto rendimiento impulsada por los principales fabricantes de vehículos- ha comenzado ya la puesta en marcha de puntos de recarga ultrarrápida en nuestras estaciones de servicio.

Una regulación  homogénea y global impulsará la inversión en sostenibilidad

Para afrontar este desafío global, desde Cepsa proponemos una transición ordenada para alcanzar los objetivos para 2030, con proyectos realistas para todos los sectores y para la sociedad, en base a criterios de coste-eficiencia, que deben ir de la mano de señales regulatorias claras y globales, incluso más allá de la circunscripción europea, que permitan a todos los agentes competir en igualdad de condiciones bajo el mismo escenario regulatorio, afrontando los mismos retos y oportunidades.

Un marco regulatorio competitivo, homogéneo y global es la base fundamental para llevar a cabo el esfuerzo inversor necesario que impulse la investigación e innovación necesarias para afrontar este reto sin precedentes. Confiamos en que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) que se celebra estos días en Madrid sirva para alcanzar un consenso en este sentido y se fortalezcan los objetivos en determinadas regiones.

En Cepsa, llevamos años reduciendo la intensidad de nuestras emisiones y lo seguiremos haciendo. Uno de los valores que nos definen es la mejora continua. Y en este ámbito, el objetivo es continuar disminuyendo nuestras emisiones, después de haber logrado reducir en un 40 por ciento nuestra intensidad de emisiones de CO2 desde 2006.

Acelerar la lucha contra el cambio climático es una responsabilidad de todos. El futuro nos demanda continuar avanzando para alcanzar un modelo aún más eficiente y sostenible, garantizando la generación de energía asequible para todos, algo que solo será posible estableciendo unos marcos claros y realistas para alcanzar una transición justa y ordenada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0