Opinión

Confusión legal en la economía colaborativa

Sentencias contradictorias con la contratación de falsos autónomos

Trabajo intensifica sus inspecciones sobre plataformas de economía colaborativa como Glovo o Deliveroo. Sin duda, el control sobre estas nuevas empresas se demostró necesario en los últimos años ante el abuso de figuras como los falsos autónomos.

Sin embargo, debe también considerarse la ambigüedad jurídica a la que empresas de este tipo se enfrentan a la hora de definir el status laboral de sus trabajadores. Existen incluso casos de flagrante contradicción entre los magistrados que exigen que se dé de alta en la Seguridad Social a los repartidores y aquellos que solo ven una relación mercantil. Urge, por tanto, que el Gobierno no se limite a inspeccionar y sancionar; igualmente importante es que aclare el régimen legal de esta actividad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.