Opinión

Planes de pensiones penalizados

Un nuevo freno a los escasos beneficios fiscales de los planes de pensiones reducirá aún más su número de partícipes

El Gobierno vuelve a abrir la puerta a recortar los incentivos tributarios para planes de pensiones, una vez que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) los someta a examen.

Sin duda, una revisión de ese tipo es necesaria pero no para limitar estas bonificaciones. Su problema radica en que carecen de efectividad. Puede afirmarse que en España no existe un verdadero beneficio para estos vehículos financieros; como mucho, puede hablarse de un simple diferimiento de sus obligaciones fiscales. No en vano las aportaciones a planes de pensiones que no tributaron en el momento de realizarse acabarán gravadas en el IRPF cuando se produzca su rescate.

El posible recorte a los muy limitados beneficios fiscales de estos vehículos desincentivará aún más el ahorro privado

Además, lo harán en el apartado de rendimientos del trabajo, con unos tipos superiores que se aplican en el capítulo del ahorro. Medios alternativos como los llamados PIAS tienen aún un alcance demasiado escaso como para cambiar la única realidad efectiva hoy por hoy: el ahorro complementario para la jubilación está penalizado. El modo en que se obstaculiza esta práctica contrasta vivamente con las mayores obligaciones que se exigen para el sostenimiento de las pensiones. El incremento continuado de las bases máximas de cotización desde 2013 se produce sin ninguna contraprestación en la cuantía de las pensiones a las que esas aportaciones dan derecho.

No resulta justo que los trabajadores que hacen ese mayor esfuerzo se vean también castigados cuando buscan mejorar su futura jubilación por sus propios medios. Es más, la reducción de incentivos al ahorro a través de planes de pensiones supone que la tributación de las aportaciones a estos vehículos deja de diferirse en el tiempo. Constituye así una subida de impuestos encubierta para estos contribuyentes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
verymuchverymuch
A Favor
En Contra

COTIZACIÓN MEDIA POR TRABAJADOR EN ESPAÑA (2018) CAPITALIZADA ANTES DE IMPUESTOS.

Cotizaciones OBLIGATORIAS a la Seg. Social:

A nivel nacional en 2018, la parte que aporta el empleador de media es de 7.187,46€ anuales que es el 29,9%; el resto, hasta el 36,2% lo aporta el trabajador, por lo que el total cotizado POR TRABAJADOR son 8.701€ ANUALES.

Revalorización media anual (25 AÑOS) del IBEX 35 CON DIVIDENDOS: 9,16%. (incluídas las ENORMES caídas bursátiles de 2000 (-57%) y 2008 (-56%)).

8.701€ incrementados un 2,5% anualmente por inflación invertidos al 9,16% después de 37 años resultan 3.296.233€ futuros o 1.322.010€ actuales.

El monto que se puede retirar mensualmente con 1.322.010€ desde los 67 a los 92 años suponiendo una rentabilidad del 2% de lo que va restando y una inflación también del 2%:

A los 67 años, equivalente al poder de compra actual de: 5.592€ MENSUALES.

A los 92 años, equivalente al poder de compra actual de: 3.408€ MENSUALES.

(Cálculos antes de impuestos).

Puntuación 0
#1
Usuario validado en elEconomista.es
verymuchverymuch
A Favor
En Contra

Queda así demostrada LA ESTAFA PIRAMIDAL DEL SISTEMA socio-comunista DE REPARTO diseñada por los políticos para impedir la INDEPENDENCIA de los ciudadanos del Estado corrupto y que es mentira que invertir en Bolsa (a largo plazo) sea "arriesgado" (repito que el Ibex 35 (incluyendo DIVIDENDOS) tuvo dos caídas de más del 50% en 2000 y 2008 teniendo, a pesar de ello, una rentabilidad anualizada del 9,16%).

Ver "2:" con los enlaces justificativos.

2:

https://www.ine.es/prensa/eacl_2018.pdf

https://shorturl.me/meEHj

https://shorturl.me/qG6FX

https://shorturl.me/Q8pg9pf

https://shorturl.me/OU9pnJc

Puntuación 0
#2