Opinión

Ineficiencia en planes de pensiones

Los incentivos para el ahorro de cara a la jubilación no cumplen sus objetivos

Los incentivos fiscales al ahorro a largo plazo (planes de pensiones) restan cada año 2.000 millones a la recaudación, lo que supone un lastre más ante el abultado déficit estructural de la Seguridad Social (18.000 millones).

Los incentivos fiscales al ahorro a largo plazo cuestan 2.000 millones al año y no sirven para que haya más partícipes

Vaya por delante que estos incentivos son necesarios, ya que su objetivo es ofrecer beneficios fiscales en aras de incrementar el número de personas que abren planes de pensiones. Ahora bien, el problema es que las medidas no logran el fin para el que se diseñaron. Lo demuestra la caída de partícipes que se viene experimentando desde el inicio de la crisis. En concreto, desde 2008, han pasado de 10, 6 millones de beneficiarios hasta los 9,6 millones que se registran en 2019.

La razón que explica esta caída está en los errores de concepción con la que arrancó esta supuesta tributación favorable de los planes de pensiones. El incentivo al ahorro fue uno de los puntos más débiles y más criticados de la reforma fiscal del exministro de Hacienda Cristóbal Montoro de 2014, Faltó ambición para dotar de mayor atractivo a esos vehículos. Es más, al permitirse el rescate a los 10 años se perdía el incentivo para conservar unos ahorros que se plantean a muy largo plazo. Aunque lo peor es que dicho rescate tributa como renta del trabajo y no de capital, lo que obliga a pagar más a Hacienda. En otras palabras, los incentivos, si es que pueden llamarse así, son ineficientes, por lo que urge una mejora que realmente ayude a los ahorradores. Dicha reforma tampoco debería obviar la inclusión de alguna compensación relevante a las altas comisiones que se exigen al partícipe en relación a la inflación. Más aún si se tiene en cuenta la escasa rentabilidad que acostumbran a ofrecer estos productos, que suelen ser gestionados con el piloto automático.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
verymuchverymuch
A Favor
En Contra

COTIZACIÓN MEDIA POR TRABAJADOR EN ESPAÑA (2018) CAPITALIZADA ANTES DE IMPUESTOS.

Cotizaciones OBLIGATORIAS a la Seg. Social:

A nivel nacional en 2018, la parte que aporta el empleador de media es de 7.187,46€ anuales que es el 29,9%; el resto, hasta el 36,2% lo aporta el trabajador, por lo que el total cotizado POR TRABAJADOR son 8.701€ ANUALES.

Revalorización media anual (25 AÑOS) del IBEX 35 CON DIVIDENDOS: 9,16%. (incluídas las ENORMES caídas bursátiles de 2000 (-57%) y 2008 (-56%)).

8.701€ incrementados un 2,5% anualmente por inflación invertidos al 9,16% después de 37 años resultan 3.296.233€ futuros o 1.322.010€ actuales.

El monto que se puede retirar mensualmente con 1.322.010€ desde los 67 a los 92 años suponiendo una rentabilidad del 2% de lo que va restando y una inflación también del 2%:

Puntuación 0
#1
Usuario validado en elEconomista.es
verymuchverymuch
A Favor
En Contra

A los 67 años, equivalente al poder de compra actual de: 5.592€ MENSUALES.

A los 92 años, equivalente al poder de compra actual de: 3.408€ MENSUALES.

(Cálculos antes de impuestos).

Queda así demostrada LA ESTAFA PIRAMIDAL DEL SISTEMA socio-comunista DE REPARTO diseñada por los políticos para impedir la INDEPENDENCIA de los ciudadanos del Estado corrupto y que es mentira que invertir en Bolsa -a largo plazo- sea "arriesgado" (repito que el Ibex 35 -incluyendo DIVIDENDOS- tuvo dos caídas de más del 50% en 2000 y 2008 teniendo, a pesar de ello, una rentabilidad anualizada del 9,16%).

Puntuación 0
#2