Nacional

Mercadona sustenta el éxito de su chorizo de pavo bajo un ingrediente inesperado

  • El nuevo top ventas de la cadena llega gracias a una empresa catalana
  • Cada barra de 235 gramos sale por 2,35 euros en los estantes valencianos
Foto: Dreamstime.

Mercadona ha vuelto a sorprender al mercado de la alimentación, gracias a su extraño pero apetecible último producto. Un chorizo de pavo cuyo atractivo se encuentra en un ingrediente inesperado. Todo un nuevo éxito de ventas de la cadena valenciana, que esta vez llega de la mano de una empresa catalana.

Los supermercados que dirige Juan Roig han pasado a la acción en medio de la guerra que mantienen las cadenas de alimentación por ser el líder del sector. Así, en los últimos días han anunciado una nueva línea de pizzas (una de sus joyas de la corona) o han añadido un producto exótico a sus patatas fritas.

Y precisamente en esta línea, por la de ingredientes extraños pero que atraen al consumidor, ha llegado su último top ventas. Un chorizo de pavo, de la marca Hacendado, pero producido por Embutidos Monter. Con sede en Gerona, esta empresa alimenticia ha conseguido dar a la cadena valenciana un artículo que llame la atención de potenciales clientes.

Cada chorizo sale por 2,35 euros en una barra de 235 gramos

Gracias a su elaboración con leche desnatada en polvo, el embutido consigue tener un 30% menos de grasa. Además, al chorizo se le han añadido la carne y grasa del pavo, sal, pimentones, especias y aromas, entre otros, para conseguir un sabor que además atrae por su precio.

Por tan solo 2,35 euros la unidad, este chorizo viene pesando alrededor de 235 gramos. Toda una novedad para volver a situar a los embutidos de Mercadona en el punto de mira de los consumidores, a la par que suma un nuevo atractivo a su catálogo con el fin de liderar los supermercados nacionales.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.