Motor

Ford negociará más despidos en Almussafes con un nuevo ERE

Un trabajador accede a la entrada de la factoría de Ford España, en Almussafes. Fotografía: Rober Solsona (Europa Press).
Valenciaicon-related

El anuncio de Ford de garantizar la carga de trabajo de su planta española de Almussafes (Valencia) con un nuevo vehículo a partir de mediados de 2027 tiene una cara menos amable. El fabricante automovilístico tiene que afrontar el excedente de plantilla que actualmente tiene en su factoría, que desde el pasado mes de abril sólo ensambla el modelo Kuga.

La dirección de la planta valenciana ya ha convocado al comité de empresa para iniciar el periodo de consultas de un expediente de regulación de empleo (ERE) el próximo 28 de mayo. Una medida que supondrá un nuevo ajuste de empleo, aunque de momento la compañía no ha cuantificado sus cifras. Ford emplea actualmente a unas 4.800 personas en Almussafes, después de que el año pasado ya materializase un ERE que supuso la salida de algo más de 1.100 trabajadores.

El nuevo ERE será el cuarto que lleve a cabo la mayor fábrica de Valencia desde 2020. En este periodo la factoría ha reducido su plantilla en algo más de 2.000 trabajadores, ya que antes de la pandemia rondaba los 7.000 puestos de trabajo. Una reducción qua al venir de la mano de la bajada de producción también afecta a sus proveedores directos. La industria auxiliar estima que genera tres empleos por cada trabajo directo de un fabricante de coches.

En estos momentos, y debido al final del modelo Transit Connect y la escasa demanda, la planta valenciana trabaja diariamente con entre 1.400 y 2.300 trabajadores menos, aunque también por los problemas de suministro de algunos componentes.

Ford garantizó a UGT, el sindicato mayoritario de Almussafes, que el nuevo vehículo híbrido que empezará a fabricar a partir de mediados de 2027 supondrá una carga de trabajo de 300.000 unidades al año, frente a las 150.000 que viene a suponer el Kuga. Desde el sindicato también pidieron a las administraciones que se involucraran para poder articular fórmulas que redujeran los ajustes de empleo a medidas temporales, con ayudas para formación y otras alternativas.

Paradoja eléctrica

Paradójicamente, después de varios años insistiendo en que el futuro de la factoría pasaba por la electrificación, Ford aseguró a los representantes sindicales que la carga de trabajo y empleo garantizada con esta adjudicación será superior a la que supondría una plataforma eléctrica hoy en día. Una realidad provocada por el lento avance del mercado de eléctricos puros.

La multinacional también ha anunciado que desiste de sus solicitudes a las ayudas de la segunda convocatoria del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico y Conectado (Perte VEC), tanto en la línea de cadena de valor como en la de baterías. Una renuncia que se suma a la de la primera convocatoria de 2022, que en este caso se debía a que el nuevo modelo no tendrá una versión 100% eléctrica con la que pueda acogerse a las ayudas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud