Motor

La DGT prepara un curso obligatorio para quienes conducen motos de 125cc sin carnet

iStock

El año 2023 ha finalizado con 1.145 fallecidos en las carreteras españolas, según los datos del balance provisional de los siniestros registrados en las carreteras españolas durante el pasado año. De todos ellos, 229 eran motoristas, lo cual supone un incremento de la mortalidad de moteros del 19% respecto a 2022, cuando perdieron la vida 254 usuarios. Este medio de desplazamiento es, de hecho, el único que ha aumentado la siniestralidad desde 2012, con un aumento del 37% (de 218 a 299).

"Quienes entendemos la pasión por las dos ruedas no podemos comprender que pueda costarnos la vida. 299 motoristas fallecidos es un auténtico disparate, es sencillamente inadmisible", ha lamentado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la presentación del informe. En vista de estos datos, el ministro ha anunciado una serie de medidas para garantizar la seguridad de los motoristas, como la actualización del contenido de los cursos de recuperación de puntos o la imposición del uso obligatorio del casco integral o modular y los guantes homologados a los motoristas en carretera (8 de los motoristas fallecidos en 2023 no llevaba casco, según los datos del balance).

Sin embargo, la medida que que más interés ha despertado es otra: el establecimiento de un curso obligatorio para los conductores del permiso B con tres años de antigüedad que quieran conducir motos de hasta 125 centímetros cúbicos. Una medida reclamada por muchos y que, en palabras del ministro, "ya está implantado en países como Francia o Alemania".

"Estamos diseñando cómo va a ser y cómo va a materializarse ese curso. Para conducir una moto de hasta 125 centímetros cúbicos tiene que haber un previo ejercicio de conocimiento del vehículo y de la conducción, que no tiene nada que ver con un vehículo de cuatro ruedas", ha subrayado el responsable de Interior.

"Qué gran error fue"

Hasta ahora, los conductores de coche (permiso B) con más de tres años de experiencia pueden conducir "motocicletas cuya conducción autoriza el permiso de la clase A1", según el actual Reglamento General de Conductores. Estas son motocicletas "con una cilindrada máxima de 125 cm3, una potencia máxima de 11 kW y una relación potencia/peso máxima de 0,1 kW/kg". Gracias a ello es tan habitual ver motoristas, sobre todo en vías urbanas, conduciendo motos sin haber obtenido permiso específico de moto (A1, A2 o A). Una licencia que, según lo expresado por el máximo responsable de Interior, está a punto de concluir.

En este sentido, diferentes plataformas y organizaciones de seguridad vial celebran la decisión y lamentan que no haya llegado antes. "Bienvenidos sean los cursos específicos para quienes quieran acceder a llevar una moto de 125 centímetros cúbicos teniendo solamente el permiso B", ha señalado a Europa Press la portavoz y vicepresidenta de la Plataforma Motera para la Seguridad Vial, María José Alonso. "Qué gran error fue el dar carta blanca a aquellos que poseían una antigüedad de tres años en el permiso B para poder llevar motocicletas de 125 centímetros cúbicos", ha añadido.

Por su parte, desde la Unión Internacional para la defensa de los motociclistas (IMU) han advertido del "elevado riesgo" que supone incorporar al escenario conductores "sin formación suficiente legalmente acreditados".

"Los datos ofrecidos y también sesgados muestran cómo se acentúa de forma grave el fracaso de la DGT en la protección de la seguridad vial de este sector. La DGT sigue mirando para otro universo cuyos objetivos son el control de la velocidad, el alcohol, las distracciones y las drogas, un universo muy lejos de la realidad de riesgo que sufren los ciudadanos motociclistas y que, desde hace años, venimos denunciando ante la DGT", ha señalado Juan Carlos Toribio, responsable del área de Seguridad Vial de IMU.

Perfil del motorista fallecido

El perfil tipo de motorista fallecido en 2023 es el de un hombre de entre 35 y 64 años y con más de diez años de antigüedad en su permiso de conducir. El año pasado el 80% de los motoristas murieron en carreteras convencionales y más de la mitad en fin de semana.

Además, dos de cada tres motoristas fallecidos el año pasado conducía motos de gran cilindrada y en la mitad de las ocasiones el siniestro se produjo por una salida de vía, "por una distracción o exceso de velocidad".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud