Motor

La DGT prueba una nueva cámara para multar ante señales de stop y líneas continuas

Cámara de seguridad. / iStock

A lo ancho y largo del país, existen incontables líneas blancas, de diverso grosos y longitud, pintadas sobre el asfalto. Estas indican a los conductores qué pueden hacer y qué no, qué deben y qué no. Pese a ello, en muchas ocasiones sus indicaciones no se cumplen, dando lugar a infracciones de tráfico.

En el empeño de la Dirección General de Tráfico (DGT) por que se cumplan y respeten las señales de tráfico, el organismo de seguridad ha instalado diversos mecanismos para controlar, vigilar y sancionar a los conductores desobedientes, como radares o cámaras de vigilancia. En este sentido, la DGT ha comenzado a probar un nuevo sistema que vigilará lo que ocurre tanto en las líneas continuas como en los stop.

Jorge Ordás, subdirector de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, explica a la revista del organismo que "no respetar la línea continua o un stop son acciones que suponen un elevado riesgo y con efectos potencialmente peligrosos". De hecho, en el año 2021, un total de 1.093 conductores de entre los implicados en accidentes con víctimas no había respetado un stop. Esta es la quinta infracción más habitual, solo por detrás de las de velocidad (4.739), no mantener el intervalo de seguridad (4.981), no respetar otra regulación de prioridad (2.345) e invadir parcialmente el sentido contrario (1.552). Por su parte, la colisión lateral, frecuente al traspasar líneas continuas, produjo 217 muertes.

Vigilancia automática

Por el momento no posee un nombre que infunda respeto, temor o glamour. Sin embargo, si las pruebas dan resultados favorables y este sistema se implanta en las carreteras españolas, su nomenclatura oficial o extraoficial podría cambiar.

Este sistema consiste en una cámara de vídeo, previamente calibrada, que vigile a los vehículos en ambas situaciones. Por un lado, la cámara se va a probar a los vehículos que se acerquen a determinados cruces, en los que haya una señal de stop. Si esta detecta que no se ha respetado la señal, enviará un vídeo al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas, quien será el responsable de tramitar el expediente de sanción pertinente. Esta infracción se sanciona con multa de 200 euros y la retirada de 4 puntos del permiso.

Por otro lado, el dispositivo también se va a probar en el carril derecho de algunas incorporaciones carretera. Del mismo modo, tomará imágenes de los vehículos que transiten por el carril de acceso. "Cuando un vehículo es detectado, en una secuencia de pocos metros, en la vía de aceleración y, después, sin que haya terminado la línea continua, en el carril derecho de la vía principal, la conclusión es evidente: ¡no ha respetado esa línea continua!" En este caso, el procedimiento es el mismo: las imágenes se envían al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas para que tramiten la correspondiente sanción económica. En este caso, la multa también es de 200 euros, aunque no conlleva la pérdida de puntos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud