Motor

Rebelión de los agricultores por los precios del suelo de la gigafactoría de Volkswagen

  • El justiprecio dobla e incluso llega a cuadriplicar el valor que se ofrecía
  • La empresa pública recurre a la vía judicial para tratar de pagar menos
  • AVA-Asaja y La Unió amenazan con protestas y hablan de "pleitesía" con VW
Los terrenos de la gigafactoría en Sagunto.
Valencia

En plena guerra del agua de los agricultores alicantinos por el recorte del trasvase Tajo-Segura, el campo valenciano ha abierto un nuevo frente por el intento de la Administración de pagar los terrenos de uso agrícola sobre los que se construirá la gigafactoría a precios muy inferiores al fijado por el Jurado Provincial de Expropiación y retrasar judicialmente los pagos, pese a haber cerrado ya la venta de la mayoría a Volkswagen.

De hecho, el anuncio del acuerdo de compra por el que PowerCo, la filial de Volkswagen, pagará 63,66 millones de euros por la parcela de casi 1,3 millones de metros cuadrados en la que se instalará la gigafactoría de baterías en Sagunto, ha encendido aún más a los agricultores y pequeños propietarios de estos terrenos.

Los dos grandes sindicatos agrarios valencianos, AVA-Asaja y La Unió-Coag han cargado contra la Generalitat y el Gobierno central por recurrir el justiprecio fijado por el Jurado Provincial, que duplica y en algunos casos casi cuadriplica la valoración del terreno frente a los precios ofrecidos por la empresa pública que desarrolla el parque industrial.

La sociedad pública Espais Econòmics Empresarials, que desarrolla el parque empresarial, valoró entre 10 y 15 euros por metro cuadrado la mayoría de las parcelas y ofreció a los propietarios acuerdos de compra privados para intentar agilizar el proceso. Como publicó elEconomista.es, la empresa pública justificó sus precios por las valoraciones realizadas en 2020 para expropiar terrenos para el acceso ferroviario al puerto de Sagunto que promueve Adif.

Sin embargo, buena parte de los agricultores con cultivos en uso optaron por no aceptar esa oferta y acudir a la vía del Jurado Provincial de Expropiación, que es quien debe dirimir las diferencias en tasaciones en el caso de estas compraventas forzosas justificadas por el interés general y público.

Este organismo administrativo, que incluye funcionarios del propio Estado e incluso en este caso un representante autonómico, estableció el justiprecio para expropiar a entre 25 y 30 euros por metro cuadrado en el caso de parcelas de cítricos y llegó a los 40 euros en el caso de cultivos de más valor como caquis, según explican desde La Unió.

Un precio que la empresa al 50% de Generalitat y del Estado rechaza por la vía contencioso-administrativa, presentando demandas individuales frente a los propietarios en el TSJ de Valencia.

Esta decisión que para los sindicatos agrarios sólo busca intentar "pagar limosnas" y retrasar los pagos mientras se alargan los procesos legales y "enfanga el conflicto por la vía judicial". Además denuncia que solo en las costas en procuradores estas demandas van a suponer 145.000 euros de dinero público en contratar procuradores.

Pleitesía a VW frente al campo

"Esta actitud beligerante hacia los agricultores contrasta con la pleitesía que la Administración concede a Volkswagen", señalan en un comunicado, en el que también amenazan con protestas si la Administración no rectifica.

"Es indignante que nuestra Administración, por los compromisos políticos adquiridos con esta multinacional que incluyen una lluvia de ayudas millonarias, quiera que lo paguen los agricultores de sus bolsillos y estafarles hasta el último céntimo, sobre todo cuando están atravesando una dura crisis de rentabilidad y este proceso les arrebata un espacio fértil de alto valor económico", denuncian el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, y el secretario general de La Unió, Carles Peris.

Por debajo del precio viable

Como publicó elEconomista.es, el precio acordado con la filial de Volkswagen supone que pagará 49,2 euros por metro cuadrado de suelo a la empresa pública de la Generalitat y la sociedad estatal Sepides que expropió el suelo y desarrolla la urbanización de esta zona, que abarca más de 6 millones de metros cuadrados brutos.

Según la documentación del proyecto urbanístico autorizado por el propio Gobierno autonómico, el precio medio estimado "para obtener un aprovechamiento lucrativo" con el suelo se fijaba en al menos 116,32 euros por metro cuadrado. Además, el informe sitúa el precio de coste en 93,87 euros por metro cuadrado de techo, un valor que también más que duplica el acordado con Volkswagen. Su filial de baterías abonará 45,1 euros por los algo más de 1,4 millones de metros cuadrados de techo edificable que se permite en su parcela, la mayor de las previstas en Parc Sagunt II y que supone casi la mitad de la superficie neta.

El propio informe recoge que al tratarse de un proyecto "extraordinario" y promovido por la Administración no se consideraran sólo esos criterios económicos en el precio final de venta, además de señalar que los precios siempre varían en función del tamaño y la atracción de un proyecto tractor, que permita aumentar los ingresos por las ventas de otros suelos. Además también incluye la comparativa con los precios de mercado, a los que se vendió suelo en Parc Sagunt I, "que han oscilado entre los 67 euros/m2 suelo de la parcela más barata a los 240 euros/m2 suelo de la más cara".

Malos precedentes

La Generalitat Valenciana ha tenido que afrontar pagos multimillonarios precisamente por los precios de suelos expropiados que los propietarios llevaron a los tribunales. Una situación que ya se produjo en casos como los de Terra Mítica en Benidom y Ciudad de la Luz en Alicante tras largos procesos judiciales.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ppp
A Favor
En Contra

Pero es todo mentira, giga- es para contables, muchas cosas, no cosa muy grande. Tantos millones y sin saber hablar sólo se consiguen con millones de asesinatos. VIVA ETA y RUSIA.

Puntuación -8
#1