Motor

Seat y los sindicatos pactan una subida salarial retroactiva del 6,5%

  • Corresponde a la inflación de 2021 y atrasos del preacuerdo para un nuevo convenio
  • La plantilla votará el día 27 el preacuerdo del convenio hasta 2026 alcanzado hoy
  • Se mantiene la revisión salarial anual ligada a la inflación con una excepción este 2022
Fábrica de Seat en Martorell. EE
Barcelona

Después de meses de contactos y 13 reuniones, Seat y los sindicatos CCOO y UGT han alcanzado este viernes un preacuerdo sobre el XX convenio colectivo de la compañía, que incluye un aumento salarial del 6,5% con cargo a la inflación de 2021 y otros atrasos.

El preacuerdo deberá ser ratificado por los trabajadores afiliados a ambos sindicatos en un referéndum vinculante el 29 de junio, pero los representantes de la plantilla se muestran optimistas porque el nuevo marco laboral "recoge de forma amplia los objetivos establecidos", según un comunicado de CCOO.

El convenio, que comprende hasta finales de 2026, mantiene la cláusula de revisión salarial anual ligada a la inflación, con una excepción para 2022. A la inflación de este año se le restarán tres puntos a la hora de subir sueldos, ya que los sindicatos calculan que este impacto se recibirá en forma de otros beneficios laborales, como la reducción de la jornada del colectivo vinculado a producción por primera vez en los últimos 16 años, que quedará en 212 días al año, dos menos que ahora y la más ventajosa entre los fabricantes de automóviles en España, han explicado a elEconomista.es fuentes sindicales.

Asimismo, se mantiene la jornada del colectivo no vinculado a producción y se mejoran los mecanismos de flexibilidad, priorizando y garantizando el descanso y su realización con plantilla fija, evitando así parte del excedente calculado por la empresa.

Plan industrial

El preacuerdo alcanzado también recoge el objetivo de Plan de futuro, que establece las bases para desarrollar un plan industrial que debe garantizar el empleo y la viabilidad de los cinco centros de trabajo de Seat, mediante la adjudicación de 6 piezas adicionales a Seat Componentes en El Prat de Llobregat, el proyecto de economía circular (segunda vida de los vehículos y de las baterías) para el centro de Seat Zona Franca, y el compromiso de la dirección de Seat de apostar por la asignación de una segunda plataforma eléctrica para la fábrica de Martorell.

Según CCOO, con este plan de futuro se avanza en el objetivo de abordar el proceso de transformación hacia una movilidad sostenible "sin medidas traumáticas", con una apuesta por una transición justa e inclusiva, abordando la reestructuración de la plantilla mediante un plan de suspensión voluntario para mayores de 61 años de hasta 1.330 personas, entre otras medidas.

También mejora la clasificación profesional, se destopan los trienios, se amplía la paga de beneficios y se prevé una paga en el momento de la firma del convenio.

Además, incorpora mejoras sociales, como la aportación al fondo social, la creación del Plan de diversidad de personas Lgtbi+ o los leasings desvinculados. Todas estas propuestas se explicarán con detalle en una asamblea para los afiliados de CCOO de Seat que se realizará este sábado, en la que también se rendirá cuenta del trabajo realizado en todo el proceso de negociación.

Mensaje a los trabajadores

En un comunicado a la plantilla, la dirección de Seat ha expuesto que, con la firma de este preacuerdo, se ha dado "un paso clave para garantizar un marco estable para el futuro de la compañía".

"Estamos en un momento de transformación hacia la electromovilidad que hace que nos tengamos que replantear nuestra estructura, para tener una organización más robusta y ágil. Aun así, hemos sido capaces de garantizar la estabilidad del empleo en la compañía a la par que avanzamos en construir un futuro sostenible", añade el texto consultado por elEconomista.es.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.