Motor

UGT se abre a pactar con Ford más flexibilidad en Almussafes para lograr coches eléctricos

El complejo de Ford en Almussafes
Valencia

La historia se repite y finalmente será el sindicato mayoritario en la factoría de Ford en Almussafes (Valencia), UGT, y la dirección de la planta las que negocien directamente las condiciones para tratar de garantizar la llegada de nuevos modelos eléctricos a la factoría española y con ella garantizar su supervivencia más allá de 2030.

En la última reunión celebrada este martes, la empresa volvió a insistir en la urgencia de ajustes salariales, más horas de trabajo y reducción de las vacaciones para garantizar que Ford adjudique sus futuros coches eléctricos. La multinacional estadounidense ya ha comprometido inversiones para estos vehículos en sus plantas de Colonia (Alemania), Craiova (Rumania) y Turquía, con lo que tanto Almussafes como la planta alemana de Saarlouis han quedado descolgadas.

En el encuentro UGT anunció que está dispuesto a negociar "cuestiones de flexibilidad que puedan valer para resolver estos problemas" y que incluso llevará sus propias propuestas a la próxima reunión con la dirección. Desde el sindicato sin embargo rechazan que en esa negociación se incluyan rebajas salariales y en concreto la reclamación de la empresa de que no se aplique la subida vinculada al IPC incluida en el anterior convenio, que alcanzaría el 7%.

Las posturas

El sindicato ha anunciado a sus afiliados que para reforzar su posición negociadora realizará una consulta y les asegura que es "una situación insólita hasta la fecha" para la factoría, que recuerda a la de 2012, cuando Ford Europa anunció el cierre de su factoría en Genk (Bélgica). En esa línea, la propia empresa remitió a sus trabajadores un boletín interno en el que les instaba a la "responsabilidad" ante el reto de la electrificación de la factoría para garantizar la carga de trabajo.

Con esta postura UGT, que también firmó en solitario el nuevo Erte que estará en vigor este trimestre y los anteriores acuerdos laborales, se desmarca del resto de sindicatos del comité de empresa. Desde STM se consideran "inasumibles" todas las pretensiones de la planta, al considerar que en todas las negociaciones de convenios anteriores se han venido reduciendo los derechos de los trabajadores. Un rechazo a las medidas que también comparten CCOO y CGT.

Reunión con la Generalitat

Además, estos tres sindicatos tienen previsto mantener una reunión con el conseller de Economía de la Generalitat Valenciana, Rafael Climent, para mostrarle su preocupación por la falta de avances. La factoría valenciana de Ford emplea a cerca de 6.500 trabajadores, incluyendo también su planta de motores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.