Bolsa, mercados y cotizaciones

Acciona es compra por primera vez desde la reforma eléctrica

  • Los analistas otorgan a la firma un recorrido del 20%

El comienzo de año ha sido complicado para Acciona. En lo que va de 2016 sus títulos han sufrido un retroceso del 13%, frente al 4,2% que se dejan las utilities en Europa y el 8% que cede el Ibex 35. Según explican los analistas, el mercado está descontando un año difícil debido a los menores precios de venta de la electricidad, pero el castigo infligido al valor ha sido excesivo.

Acciona logra por primera vez después de la reforma eléctrica de 2013, que provocó unos extraordinarios negativos que superaron los 2.200 millones de euros en 2013, una recomendación de compra por parte de las 22 casas de inversión que siguen a la compañía. La recuperación de la firma comenzó en septiembre del pasado año, cuando después de tres años con el peor consejo del sector en España logró librarse de ese lastre.

El consenso fija su precio objetivo en los 82,35 euros, un recorrido del 20% desde los precios actuales. De hecho, uno de los objetivos que se especula que puede tener la propia firma es recuperar los 100 euros por acción y ya son cinco los analistas que ven los títulos en los 90 euros o por encima.  

Una de las claves de la buena salud de la firma es su perfil de mayor crecimiento frente al sector. "A partir de 2017 comienza una nueva etapa de crecimiento", explican en CaixaBank, a la vez que apuntan que será resultado de "un mayor esfuerzo inversor [calculan 600 millones al año] tras tres ejercicios de poco capex por la preocupación por el balance". Ya en 2015 presentó un beneficio de 207 millones, mejor de lo previsto "por la evolución sólida de la actividad industrial, Trasmediterránea y los servicios", apuntan en Beka Finance.

El consenso prevé que sus ganancias entre 2016 y 2018 crezcan un 31%, frente al 6% del resto del sector. La segunda firma que más aumentará sus resultados en el periodo es Iberdrola y lo hará al 10%, si bien es cierto que la firma está muy lejos de su beneficio histórico, mientras otras como Iberdrola se están acercando al mismo.

Así, cotiza con un PER (veces que se recoge el beneficio en el precio de la acción) de 20 veces, en línea con su media histórica. En CaixaBank recuerdan que ahora cotiza en esos niveles "pero con un crecimiento recurrente que se traduce en dividendos" y que está "rebajando niveles de deuda". De hecho, en 2014 recuperó el dividendo con cargo a 2015 y se esperan 2,5 euros por acción que abonará en julio, frente a los 2 euros de 2014.

Uno de los principales atractivos que encuentra el mercado en la compañía es la posibilidad de que se lleven a cabo más operaciones corporativas. Recientemente cerró la fusión de Acciona Windpower con Nordex, -una operación en la que ha elevado su participación en la germana hasta el 29,9%-, si bien las condiciones del mercado no están ayudando a llevar a cabo el despiece ordenado planeado, lo que ha provocado un retraso en la venta de su negocio inmobiliario, una noticia que desde Sabadell consideran "negativa pero sin impacto por ser esperada. Entendíamos que la situación actual de los mercados enfría la posibilidad de una operación corporativa en el corto plazo porque Acciona no tiene presión de balance y no iba a considerar valoraciones bajas".

Otras opciones

En cualquier caso, la compañía tiene más opciones, ya que en el futuro podría colocar negocios como Trasmediterránea y Bestinver. Si bien, con respecto a la primera, la empresa anunció en su día del inversor que se ha decidido no seguir persiguiendo su colocación. "Se espera que los resultados sigan creciendo significativamente (en Trasmediterránea)", apuntan desde Sabadell. Ya en 2015 el beneficio bruto de la filial alcanzó los 41 millones, frente a los 30 millones de 2014.  

Por su parte, Bestinver cada vez adquiere una valoración superior para los expertos. En CaixaBank valoran a la gestora en 402 millones, frente a los 234 en los que tasan a Trasmediterránea y los 361 millones del negocio de construcción. Aún se queda lejos del valor del inmobiliario, de 890 millones, según los cálculos de CaixaBank.

Mientras, la valoración del energético se sitúa en casi 7.000 millones y la de las concesiones en 762 millones, cifras en las que se tiene en cuenta la deuda. Los analistas ven en las operaciones corporativas uno de los principales apoyos para la cotización. "Sigue estudiando la venta de una participación de sus negocios inmobiliario y renovables, aún lo vemos como un catalizador positivo pues permitiría reducir deuda hasta en un 20% y seguir reforzando el crecimiento y el dividendo", concluyen en Sabadell.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin