Bolsa, mercados y cotizaciones

El euríbor cierra febrero en negativo... ¿cómo le afecta?

El euríbor es la referencia a la que están vinculadas más del 90% de las hipotecas en España y su media mensual está acaba de cerrar en negativo, en el -0,008% por primera vez en la historia.

El 5 de febrero, la referencia a la que están vinculadas el 90,7% de las hipotecas en España -el euríbor a doce meses- cerraba la sesión en negativo por primera vez. Entonces llegó la gran pregunta... De arrojar la media mensual también una cifra inferior al 0%, ¿significa que la banca debe pagar al hipotecado en aquellos casos en los que la suma del euríbor y el diferencial tenga como resultado un número negativo? El día ha llegado y todo parece indicar que no.

Para empezar, en el caso de que se produjera esta situación, sólo unos pocos hipotecados se verían afectados. En concreto, aquellos que contrajeron sus préstamos entre 2007 y 2009, cuando se podían conseguir diferenciales que iban del 0,18% (con Bankinter) al 0,39% (con Barclays), por ejemplo. En esos casos, si el euríbor alcanzase -0,18 ó -0,39% en media mensual, los hipotecados que tuviesen que realizar la revisión, semestral o anual según dicte el contrato, sí que estarían ante el dilema. Y entonces, ¿qué?

Judith Gracia, abogada de Arriaga Asociados, explica que, en el peor escenario, lo que se produciría es que el cliente amortizaría menos intereses y amortizaría más parte del capital. "El préstamo hipotecario saldría más barato, en otras palabras, pero sólo sería significativo en el caso de que la bajada del euríbor se prolongase a lo largo de la vida del préstamo", añade. Y parece difícil que el euríbor, que en definitiva es el tipo de interés medio al que se prestan dinero los principales bancos de Europa, se mantenga en los niveles actuales en los próximos 21 años, que es el plazo medio de una hipoteca según el INE (Instituto Nacional de Estadística) con datos a cierre de noviembre.

Básicamente porque el Banco Central Europeo no va a dejar el tipo de facilidad de depósito eternamente en negativo -actualmente está en el -0,3%-, ni tampoco los tipos de interés tan bajos, que se encuentran en mínimos históricos. Precisamente esa política acomodaticia ha sido lo que ha llevado al euríbor a cotizar por territorio desconocido en el último mes. Con un BCE que cobra un 0,3% a las entidades por aparcar su dinero en él, hace que existan bancos con exceso de liquidez que estén dispuestos a prestar dinero a tipos negativos, aunque siempre por encima de ese umbral.

En cualquier caso, aunque contra todo pronóstico el euríbor continuase por la senda del terreno negativo en los próximos años, parece improbable que por el tipo de contrato que rige una hipoteca, "oneroso", explica Judith Gracia, de Arriaga Asociados, la banca llegue a pagar por prestar dinero. "En el peor de los casos se limitaría al 0%", considera.

Precisamente algunas entidades se estarían protegiendo ya de esa manera en sus nuevos contratos, mientras que otras entidades, como Santander, han optado por encarecer su hipoteca. Movimiento que ya hicieron antes bancos como Kutxabank, que sitúa el tipo de su hipoteca en el 1,4% el primer año, aunque ha bajado el diferencial para el resto al 0,9% o Ibercaja, que lo ha incrementado hasta el 2% en los doce primeros meses y ha mermado al 1,25% el diferencial sobre el euríbor a partir del segundo ejercicio.

Al margen de la situación actual, los préstamos hipotecarios se realizan a muy largo plazo y en un futuro el euríbor podría subir, por lo que no conviene perder de vista este riesgo. Simplemente con que esta referencia regresara a su media desde el año 2000 -cuando sustituyó al mibor como la principal referencia de las hipotecas a tipo variable-, que se sitúa en el 2,4%, bastaría para encarecer sustancialmente la cuota que paga por su hipoteca.

En números, el impacto de que se encarezca

Por ejemplo, para una hipoteca media de 150.000 euros con una duración de 21 años, cuyo interés sea el nivel del euribor a 12 meses más un margen adicional de un punto porcentual, en estos momentos, con el índice hipotecario medio de enero en el 0,042% -y, por tanto, un interés total del 1,042%-, pagaría una cuota de 662,8 euros al mes. Si el euríbor regresara a su media, el interés total crecería hasta el 3,41% y la cuota se encarecería hasta los 834,3 euros.

En un escenario aún peor, sólo para que vea el impacto, si el euríbor volviese a visitar los máximos históricos que marcó en 2008, cuando la media mensual de esta referencia se disparó al 5,38%, la cuota se elevaría nada más y nada menos que a 1.081,8 euros.

Más en Inversión a Fondo

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin