Bolsa, mercados y cotizaciones

El 'shock' con los tipos se agota y las aseguradoras abren la puerta a una década dorada

  • Swiss Re espera una nueva era de rentabilidad por los bancos centrales
  • Hasta ahora el violento movimiento de los tipos desató tensiones financieras
  • La inflación también sacudió la rentabilidad de estas firmas

Las aseguradoras, y en particular los seguros de vida, llevaban una década atrapadas en una espiral de baja rentabilidad por los bajos tipos de interés. Sin embargo, la enorme subida del BCE y la Fed no solo no tuvo un impacto inmediato, sino que generó múltiples desafíos a una industria. La inflación y un 'shock' al estilo Silicon Valley Bank generaron una incertidumbre que impidió disfrutar de la idea de una nueva era de altos tipos de interés. Sin embargo, a medida que la situación se estabiliza, las empresas suben con fuerza en el parqué y, en muchos casos, anticipan que el sector entra ya en una nueva era.

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) explicaba que "el endurecimiento de los tipos de interés ha traído un gran alivio a un sector, el de seguros de vida, que estuvo bajo presión durante años en la era de bajos tipos". Sin embargo, hasta ahora estas empresas habían rendido muy por debajo de lo esperado debido a que la veloz subida de tipos había traído desafíos inesperados.

El motivo fundamental es algo parecido a lo que pasó con los bancos regionales de EEUU y que derivó con la quiebra de Silicon Valley Bank, Signatura Bank y First Republic. Desde BIS señalan que esta industria estuvo en el centro de las miradas del mercado de renta fija pues posee el 20% de los bonos globales y una enorme caída de los precios como la que sucedió con los mayores tipos de interés "explica el peor desempeño de sus acciones".

Esto se manifestó en situaciones similares, particularmente en Europa, donde la aseguradora italiana Eurovita tuvo que ser rescatada en 2023 por un consorcio que unió a Generali, Intesa Sanpaolo Vita, Poste Vita, UnipolSai y Allianz. Al igual que Silicon Valley Bank la alta exposición a unos bonos que se desplomaron provocó que Eurovita tuviera serios problemas liquidez tuvo que ser apoyada desde fuera para impedir su caída. El consorcio garantizó una financiación de 6.000 millones, según Reuters, para garantizar reembolsos de clientes al tiempo que, gracias a no tener que vender sus bonos, neutralizaban cualquier tipo de pérdida.

"Un escenario de estrés de un aumento grande y repentino en los rendimientos de los bonos y los diferenciales corporativos podría inducir pérdidas del 30%"

El temor de que este tipo de situaciones genera un importante 'agujero' en los balances de otras firmas similares y pusiera en jaque a todo el sector financiero es algo que alertó al mismo FMI. "Un escenario de estrés de un aumento grande y repentino en los rendimientos de los bonos y los diferenciales corporativos podría inducir pérdidas de valor de mercado del 30% para las aseguradoras en algunas jurisdicciones", explicaba la institución.

Este problema que generó los altos tipos de interés, que puede llevar a pérdidas importantes, la firma tiene que vender estos bonos se mezcló con un entorno de alta inflación, algo que es muy peligroso para el sector. "Los mayores precios, junto con un aumento de los tipos de interés, afecta las posiciones de capital de las aseguradoras a través de la valoración de activos y pasivos consistente con el mercado y la necesaria recalibración de sus supuestos sobre el costo esperado de futuras reclamaciones" explicaba la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA).

La subida generalizada de los precios plantea una complicada situación para las aseguradoras, pues afecta de forma importante a casi todas las ramas de los seguros, que suelen tener en cuenta la inflación y los costes aumentan. El aumento de los costes para tratar siniestros, tratamientos o compensaciones no han ido de la mano de un aumento en los ingresos, lo que ha erosionado los márgenes.

La situación se ha estabilizado

Sin embargo, a medida que el shock se estabiliza y, en particular, desde finales del 2023, el sector está viviendo un importante impulso. El ETF que recoge el sector asegurador europeo, el iShares STOXX Europe 600 Insurance, acumula una revalorización del 19% desde noviembre de 2023 y del 12% en 2024. Mayores son las subidas en EEUU donde el iShares U.S. Insurance ETF se revaloriza un 22% desde noviembre y un 14% en lo que va de año.

A pesar de todo, este recoge un avance muy irregular, pues las diferentes firmas no han avanzado al unísono. De hecho, Progressive, el gigante de los seguros de EEUU avanza un 32% en 2024 y Chubb un 18%, pero firmas como Aon caen un 1,7%. En Europa firmas como Axa avanzan un 9,35% y Munich Re un 21,65%. La firma helvética Swiss Re hace lo propio un 18%. Allianz y Generali, aunque están diversificadas con otros servicios financieros, son dos de los dos titanes de la industria y suben un 6% y un 21% respectivamente. En España Mapfre avanza un 10% y Catalana Occidente un 23%.

Ahora, sin cambios bruscos y ante lo que parece un entorno más estable de elevados tipos de interés, algunos agentes del sector creen que ha llegado el momento de brillar. Así lo planteaban desde Swiss Re, que afirmaban que el sector vivirá un 'boom' al adentrarse en una década de alta rentabilidad. "Durante los próximos diez años (gracias a los tipos de interés más altos en todo el mundo) se generarán 1,5 billones en primas para la industria, más del doble de lo que se generó en la etapa anterior". Después de solo 300.000 millones de dólares de crecimiento de primas en toda la década 2010-2019, "predecimos que las aseguradoras de vida ganarán 1,5 billones de dólares en primas de ahorro en los 10 años a partir de 2025, para alcanzar 4 billones de dólares en primas de ahorro para 2034".

La lógica detrás de este punto de vista es que, a pesar de que los tipos de interés es que, a pesar de que el BCE ya ha empezado desde la reunión de junio un nuevo ciclo con los tipos al iniciar su primera bajada, y la Fed parece que va a moverse en esa dirección este año (este mismo septiembre) todo parece indicar que el entorno monetario ha cambiado de forma crítica.

La era de los tipos de interés ultra bajos no va a volver por un tiempo y, de hecho, la hoja de ruta de la Fed espera que se sitúen por encima del 3,1% en 2023 y que "en el largo plazo" se enmarquen en el 2,5%. Los expertos esperan una situación similar en Europa donde, al margen de que se produzcan caídas en el 'precio del dinero' no se espera que vuelvan a verse unos niveles similares a la última década.

Jérôme Jean Haegeli, economista jefe del grupo Swiss Re explica que "los productos de ahorro son atractivos para los consumidores después de una década de demanda débil y bajos rendimientos. Swiss Re Institute espera un nuevo máximo para las ventas de anualidades fijas este año, después de ventas récord tanto en 2022 como en 2023".

"Las tasas de interés más altas cambian las reglas del juego, proporcionando a los seguros de vida y a los productos de pensiones un viento de cola para abordar mucho mejor los desafíos del ahorro para la jubilación que plantea el envejecimiento demográfico" explica Haegeli. El experto prosigue alegando que "los productos de ahorro vuelven a ser atractivos como consecuencia directa de normalizar las tasas de interés los mayores rendimientos de las inversiones también benefician a los productos de protección de larga duración".

"Los rendimientos de los bonos gubernamentales significativamente más altos ahora también están mejorando los rendimientos de las inversiones"

Nils Bosse Parra, Gestor de fondos ODDO BHF explica que "las compañías de seguros se benefician en una fase de subida de los tipos de interés del hecho de que salgan al mercado nuevos bonos con mayor rendimiento" y, en general, es más fácil encontrar activos de inversión en renta fija con mejores rentabilidades.

Por su parte, Paul Murray, director general de Reaseguros de Vida y Salud de Swiss Re, explica que el gran problema que hasta ahora eran unos bonos apreciándose a toda velocidad ya parece haberse estabilizado. "Los rendimientos de los bonos gubernamentales significativamente más altos ahora también están mejorando los rendimientos de las inversiones de las aseguradoras de vida y los márgenes de las rentas vitalicias fijas".

Aún hay problemas en el horizonte

Allianz, la mayor firma de seguros de Europa aseguró que, incluso con los problemas que sacudieron a muchas de estas firmas, el sector asegurador creció un 7,5% en 2023, el mayor avance en un año desde 2006 provocando que las aseguradoras del mundo recauden 6,2 billones de euros en primas de seguros de vida. En cualquier caso destacan que buena parte de esto viene con la inflación la realidad es que descontando los ingresos se estancaron en el 0,7% desde el año 2020. En cualquier caso esperan un crecimiento anual del 5% para la próxima década.

Desde S&P Global, aunque no compraban este optimismo tan claro, explicaban que algo ha cambiado de forma clara: "el futuro se ha vuelto más claro". La agencia señala que "la tendencia que parece haberse asentado son los tipos obstinadamente más altos", Es por ello que, solo con los altos rendimientos de la deuda "estas empresas tendrán un viento de cola mediano y a largo plazo para la industria de los seguros".

Sin embargo señala que hay problemas, particularmente en EEUU debido "al impacto de la inflación en las primas y la exposición de la industria a los bienes raíces comerciales (el negocio de las oficinas)". Durante estos años de colapso de este negocio, estas firmas "han ido reduciendo su exposición" y, respecto a la inflación "muchas firmas están incrementando las primas por encima del IPC", lo que permite cierto alivio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud