Bolsa, mercados y cotizaciones

El precio del cobre se dispara por encima de los 11.000 dólares por primera vez en su historia

Fundición de cobre

El precio del cobre en la Bolsa de los Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) ha batido la cota de los 11.000 dólares la tonelada, lo que supone un nuevo récord histórico en este metal cotizado. Los contratos de cobre se han convertido en uno de los activos más valiosos en 2024 dentro del mercado de materias primas. De hecho, el cobre avanza más de un 25% en lo que va de año por la implicación del material en la fabricación de componentes electrónicos y su vinculación a la transición energética.

Si bien el lunes los contratos de futuros del cobre subieron más de un 4% en los primeros instantes de cotización, los precios se relajaron a medida que avanzó la sesión y dejaron la referencia por debajo de esos 11.000 dólares por tonelada. No obstante, los expertos no descartan que se puedan ver nuevos máximos en el corto plazo si la demanda de cobre se mantiene, aumenta o surgen nuevas disrupciones en el mercado que alteran la cantidad de cobre disponible.

Con el reciente repunte del mineral utilizado en la mayoría de componentes electrónicos el precio medio esperado para este año se situará por encima de los 10.000 dólares, según el consenso de mercado que recoge Bloomberg. Como en lo que va de año el promedio está por encima de los 8.900 por tonelada, los expertos están recogiendo la certeza de que los precios permanecerán altos el resto del 2024. A más largo plazo las previsiones del mercado sí valoran que el actual contexto que afecta a los precios del cobre elevarán los futuros en el LME hasta situarse en los 10.700 dólares de media en 2025.

"En la era del cambio climático, el cobre es el nuevo petróleo", opinó el experto en materias primas de Bloomberg Javier Blas. Por una parte, los inversores estarían leyendo la posibilidad de que China estaría en condiciones de incrementar sus pedidos de cobre ahora que llegan los primeros datos macroeconómicos que apuntarían a una lenta recuperación del gigante asiático.

No obstante, a cada anuncio de construcción de un centro de datos (en auge gracias a la inteligencia artificial) que se conoce o con cada nuevo parque energético renovable que surge aumenta el precio del cobre, por la necesidad de albergar o transportar la electricidad con metales conductores como el cobre. Y, a la par, la producción de cobre mundial será menor de la esperada este año, según el Grupo internacional del Estudio de Cobre (ICSG).

Por otra parte, existe una distorsión del precio del cobre dependiendo del mercado en el que se mire. El mineral cotiza tanto en la bolsa de Nueva York, en el Comex, como en la bolsa de Londres y en la de Shanghái. Y si se equiparan todos los precios (no todos utilizan el mismo sistema de medida) el diferencial se ha disparado hasta superar los 1.000 dólares entre las bolsas a ambos lado del Atlántico. Es cierto que siempre existe cierta diferencia, pero no suele traspasar los 100 dólares, como norma general. "Es algo que nunca habíamos visto. Ha habido una reducción de las posiciones cortas al vencimiento del contrato que ha exacerbado el movimiento", explicó Colin Hamilton de BMO Capital Markets.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud