Bolsa, mercados y cotizaciones

Puig enfila el Ibex 35: está entre los 20 mayores valores y los 25 más negociados

  • La próxima revisión del índice es el 12 de junio y tiene opciones de entrar
  • Aunque lleve poco tiempo, hay una excepción para empresas grandes
  • El comité también podría esperar a las reuniones de septiembre o diciembre
Marc Puig, CEO de Puig, tocó la campana en su debut en bolsa el 3 de mayo en Barcelona.

Puig tiene asegurado un puesto en el Ibex 35. La compañía, que protagonizó a principios de mes la mayor salida a bolsa del mundo en lo que llevamos de año, llegaba al parqué español con todas las credenciales para formar parte del índice y los números lo avalan ahora, después de dos semanas como cotizada. La única duda es el cuándo, ya que, aunque la normativa permitiría que entrase ya en la próxima reunión fijada para el 12 de junio, todo queda en manos de los ocho miembros del Comité Asesor Técnico (CAT).

La norma general es que una empresa esté cotizando al menos los seis meses que analiza este comité para poder incorporarse al Ibex. En el caso de la reunión de junio, sería desde el pasado 1 de diciembre hasta el 31 de mayo. Para compañías que acaban de salir a bolsa, existe la opción de incluirlas si han cotizado una tercera parte de ese periodo, es decir, dos meses. Puig no cumple con ninguna de estas fechas marcadas. Pero hay una excepción recogida en la norma. Es posible incluir a una empresa si su capitalización flotante de cómputo en el índice es una de las 20 mayores. Y Puig logra colarse entre esos puestos, por lo que ya estaría justificada su entrada.

La familia Puig se quedará con un 71,7% del capital si se vende la última parte reservada a los colocadores para el mes siguiente al debut (conocido como green shoe). Con ello, BME debería aplicar un coeficiente del 40% para ajustar valor en bolsa (es el utilizado para tramos de capital flotante o free float entre el 20% y el 30% como es este caso), que daría como resultado unos 5.850 millones. Esta capitalización la situaría en el puesto 18. Estaría por delante de empresas con más capitalización como Naturgy, que tienen poco free float. Con ese puesto, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, cree que podría entrar en la revisión del 12 de junio.

"El Comité Asesor Técnico tomará, en todo caso, las decisiones de inclusión o exclusión de valores en los índices que estime oportunas atendiendo a circunstancias especiales no recogidas en las estipulaciones correspondientes", indican en BME.

Por tanto, queda en manos del comité incluirla en junio o esperar a las reuniones de septiembre o diciembre. Son pocas las sesiones en las que Puig ha cotizado después de su estreno el pasado 3 de mayo. Pero si se analiza su negociación, ya se puede comprobar que claramente es uno de los 35 valores más líquidos de la bolsa española (eso es lo que trata de recogerse en el Ibex). Sus acciones han movido 13,9 millones de euros de media al día después del debut, lo que la situaría en el puesto número 25. Estos volúmenes aún pueden estar distorsionados, pero ya dan una primera idea de la liquidez que tiene.

También cumple sin dificultad con el criterio capitalización mínima. Aunque se emplee la ajustada, esta representa un 1% del conjunto del Ibex 35 (más del 0,3% exigido).

Otros casos recientes

Si Puig entra en junio o septiembre, no sería la primera vez que una empresa nueva en bolsa alcanza el Ibex antes de seis meses. La falta de grandes salidas a bolsa, eso sí, provoca que haya que remontarse hasta 2015. El 11 de febrero de ese año, el Estado privatizó un 49% de Aena. El comité del Ibex se reunió un mes después, en marzo, pero no fue hasta junio, cuatro meses después del debut, cuando anunció la incorporación de Aena al índice. Hay que tener en cuenta, no obstante, que las reuniones de marzo y septiembre se consideran "de seguimiento" y no suelen realizar muchos cambios esperando más a las citas de junio y diciembre.

Otra compañía que tardó muy poco en estar en el Ibex 35 fue Bankia. La entidad financiera, absorbida por CaixaBank en 2020, se estrenó como cotizada el 20 de julio de 2011 y 50 días después, el 8 de septiembre, el CAT decidía su entrada en el índice gracias a su liquidez y su elevada capitalización, acogiéndose a la excepción de incluirla sin llevar cotizando dos meses por estar entre las 20 mayores empresas.

Ese mismo mes de julio de 2011 también debutó Dia en el parqué. Su entrada al Ibex tampoco se hizo esperar demasiado, aunque en lugar de incorporarse con Bankia lo hizo tras la revisión de diciembre de ese año. Algo más tardaron otras empresas que hoy continúan en el Ibex y cuyos debuts se han producido en la última década, como el de Acciona Energía (tardó 12 meses), Cellnex (13 meses) o Merlin Properties (18 meses). En todos los casos las entradas se han producido en revisiones ordinarias, no extraordinarias.

Valores con riesgo de salir

No solo Puig está pendiente de lo que decida el CAT. Una de las empresas más atentas a la reunión de junio y de las próximas es Meliá. La hotelera es la compañía del índice con más riesgo de salir, según los volúmenes de negociación de los últimos meses que la sitúan como el valor menos líquido del Ibex. Además, su capitalización lleva mucho tiempo sin alcanzar el 0,3% del total del índice (esto último, no obstante, no obliga a excluirla).

Pero podrían darse otras circunstancias. El grupo energético Taqa lanzará, junto a Criteria, una opa sobre Naturgy que podría remover el índice. La idea no es excluirla de bolsa, y podrían continuar varios de los grandes accionistas actuales. Pero su permanencia en el Ibex dependerá de lo que decidan hacer los más de 500.000 accionistas minoristas que tiene la española y de si Taqa y Criteria deciden posteriormente poner más acciones en mercado para elevar su liquidez (ya solo hay un 12,9% de free float). Esto último es algo que ya se vio con Endesa, que llegó a quedarse con solo un 8% del capital libre en bolsa en 2007, tras la opa de la italiana Enel. Siete años después, esta última realizó una OPV con la que redujo su participación y mejoró así su liquidez. Durante ese intervalo de tiempo, las acciones de Endesa movieron dinero para seguir como cotizada, aunque estuvieron fuera del Ibex entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud