Bolsa, mercados y cotizaciones

Cómo quedaría Naturgy tras la opa de Taqa: claves de la liquidez y de su continuidad en el Ibex 35

Naturgy es uno de los 20 valores más negociados del Ibex 35. Foto: Archivo.

Más de 50.000 accionistas particulares están muy pendientes de los siguientes movimientos en el tablero accionarial de Naturgy. El grupo energético emiratí Taqa ha confirmado que está manteniendo conversaciones con dos de los accionistas de referencia de la española, CVC y GIP, para una posible adquisición de sus acciones. Si la jugada finalmente se produce, el grupo de Emiratos Árabes se quedaría como la reina del tablero (en un perfecto matrimonio con Criteria), con al menos un 41% del capital que le obligaría a lanzar una oferta pública de adquisición (opa) por todo el capital restante, según exige la normativa y como reconoce la propia Taqa.

La clave para su futuro como cotizada, para su permanencia en el Ibex y, en general, para la liquidez de la acción está en cuál será el porcentaje de esos pequeños accionistas y fondos de inversión que acuda a un posible opa, teniendo en cuenta que ya solo un 12,9% del capital se mueve en bolsa (es el capital flotante o free float). Y en si, posteriormente, Taqa decide sacar acciones al mercado para dar más liquidez, a través de alguna oferta pública de venta (OPV) como en su día hizo Enel con Endesa años después de su opa.

Nada hace pensar que Naturgy dejará de ser una empresa cotizada en el corto plazo. La jugada que se está estudiando no vendrá acompañada de un jaque que busque excluir a la compañía de bolsa. Ni siquiera podría, porque hay más piezas en el tablero (el fondo FMI tiene un 15%, o Sonatrach, un 4,1%) que, en principio, podrían no estar dispuestas a vender. Hay que recordar que para que una opa sea forzosa, es decir, que el que la lanza pueda obligar al resto a vender, la oferta tiene que haber sido aceptada por, al menos, un 90% del capital. Y aquí estarían obligados a convivir entre dos y cuatro grandes accionistas de referencia.

¿Podría seguir cotizando con un free float mucho más bajo del actual? Este tipo de cosas suelen venir especificadas en los folletos de las ofertas. Aunque todo dependerá del dinero que mueva ese número de acciones que siga en mercado, ya que, por ley, debe garantizar "cierta liquidez", según señalan fuentes de mercado. La normativa recoge que para que una empresa salga a bolsa debe tener un capital flotante de al menos un 25%, aunque no es necesario que alcance esa cifra si "el mercado puede operar adecuadamente con un porcentaje menor debido al gran número de acciones de la misma clase y a su grado de distribución entre el público". Esta norma, recogida en el Real Decreto 814/2023, de 8 de noviembre, sobre instrumentos financieros, admisión a negociación, registro de valores negociables e infraestructuras de mercado, es "extrapolable" a cuando la empresa sigue su vida como cotizada, según explican esas fuentes.

La liquidez es uno de los problemas que se le está cuestionando a Naturgy desde que el capital flotante se quedó por debajo del 13%, sobre todo después de que la compañía saliese de grandes índices de capitalización de MSCI, obligando a vender a fondos que replican estos índices. Pero la realidad es que con ese pequeño porcentaje es capaz de mover mucho más dinero que compañías que tienen un 100% de su capital libre en bolsa.

Y hay más bazas. No hay que olvidar un caso no muy lejano en el tiempo de una gran capitalizada. Endesa llegó a quedarse con un solo un 8% del capital libre en bolsa en 2007, tras la opa de la italiana Enel. Siete años después, esta última realizó una OPV con la que redujo su participación a poco más del 70%, quedando el resto como free float y mejorando así su liquidez. Durante ese intervalo de tiempo, las acciones de Endesa movieron dinero para seguir como cotizada aunque estuvieron fuera del Ibex entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014.

Su permanencia en el Ibex

Se ha cuestionado también en los últimos meses si en algún momento podría salir del Ibex 35. Las acciones de Naturgy están moviendo más de 15 millones de euros al día, según la media de los últimos seis meses que recoge Bloomberg, en línea con lo que movilizan las de Enagás, por ejemplo. Esto la sitúa en el puesto número 20 en el ranking de negociación del Ibex 35; no ha caído muchos puestos, ya que hace dos años estaba en la posición 16. Y sigue lejos de lo que rotan las empresas menos líquidas del índice. Meliá, la empresa con menor negociación, moviliza en torno a 3,5 millones diarios.

Su permanencia en el Ibex no estaba en riesgo hasta ahora, ya que el índice trata de recoger a las empresas más líquidas, a diferencia de otros indicadores de capitalización. Aunque los expertos que cuidan del Ibex también se fijen en el tamaño, su capitalización (ajustada al capital flotante) hasta ahora ha sido suficiente para no correr ningún riesgo de salir. Incluso si este free float se fuese a la mitad tras una posible opa, el valor en bolsa ajustado pasaría el baremo. Su caso es muy particular: Naturgy es la una de las diez mayores empresas de la bolsa española, por lo que una pequeña parte de su capital equivale a muchos más millones de euros de lo que valen cientos de cotizadas españolas al completo.

El futuro de Naturgy estaría, en parte, en manos de esos accionistas minoritarios, que controlan en torno al 5,5% del capital, que se verán más o menos tentados a acudir a una posible opa en función del precio de la oferta. Los analistas valoran ahora a la acción en 24,05 euros. Aunque la última palabra la tendrían Criteria y Taqa, si finalmente deciden poner más acciones en mercado tras una posible opa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud